Provincias crean distritos económicos

Publicado Por

Puerto Industria agosto 2014La historia de éxito de China no se puede entender sin la integración de zonas económicas especiales (ZEE), que se formaron en regiones muy focalizadas de ese país, y que han servido de ejemplo a nivel mundial sobre cómo las provincias pueden conformar conglomerados industriales y de servicios con perfil exportador. Sergio Ley, miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), recuerda que en la década de 1980 el gobierno chino decidió impulsar las primeras cuatro ZEE —Xiamen, Shantou, Shenzhen y Zuhai—, las cuales ofrecieron incentivos a los inversionistas foráneos, expectativas de alta rentabilidad y políticas de desarrollo regional, entre otros estímulos. Con el tiempo, dichos corredores han alcanzado un crecimiento muy favorable, como Shenzhen que, junto con la isla de Hong Kong, ha formado una franja muy dinámica en la costa sureste del llamado Dragón asiático. Antiguamente Shenzhen se dedicaba a actividades tradicionales, pero ahora es un área industrial de alta tecnología y con servicios de logística de clase mundial, refiere el experto, quien fue embajador de México ante la República Popular China. Sin embargo, lograr este avance exige el apoyo decidido de los gobiernos centrales y de las provincias para el suministro de infraestructura y préstamos blandos. Asimismo, se requiere la cesión de derechos sobre terrenos y concesiones para explotar los recursos naturales del país, sin olvidar facilidades administrativas, mano de obra calificada y con salarios competitivos. TENDENCIA QUE SE PROPAGA. Además del país asiático, otras naciones han seguido este camino, como Pakistán, India y Rusia. En el continente americano, Perú quiere establecer una ZEE en la ciudad andina de Puna. Entrevista Enrique Dussel y Alejandro Faya Agosto 2013 En México, lo más cercano que tenemos es la relación comercial, turística y de negocios entre Tijuana, Baja California, y San Diego, California, ciudades que aspiran a constituirse en una ZEE.
“A pesar de todos los pesares, Tijuana y San Diego han sido un caso de éxito, comparable a una ZEE”, comenta Sergio Ley, quien agrega que la ciudad norteamericana no sólo ha encontrado como principal atractivo de su vecino la fuerza de trabajo económica, sino también la existencia de personal calificado. Reunión mundia alcaldes“Las autoridades municipales y estatales han tenido la visión de preparar, en los diversos centros tecnológicos a jóvenes ingenieros, lo que ha sido un factor para que diversas industrias vengan a establecerse en el país”, añade el experto. Alejandro Faya, director de Inversión Extranjera de la Secretaría de Economía, refiere que México no ve de momento la necesidad de conformar alguna ZEE, porque “nuestra política industrial es mucho más integral, a diferencia de una zona franca donde se delimita la inversión a un espacio geográfico”. Recuerda que en territorio nacional ya existe el esquema Fomento de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (Immex), el cual aglutina los Programas de Importación Temporal para P roducir Artículos de Exportación (Pitex), que son aplicables en todos los estados. Sin embargo, el funcionario admite que “son bienvenidos todos los ejercicios de colaboración entre ciudades de la frontera, que reduzcan costos de transacción, que faciliten el contacto entre compradores y vendedores y que agilicen los intercambios comerciales. Todo eso sirve. A veces hay áreas que tienen gran potencial de comerciar o de invertir entre sí y lo que hace falta es acercarlas, entonces todos los esfuerzos de vinculación pueden ser útiles”. En este sentido, Faya considera que la franja norte de México debe mejorar sus capacidades logísticas. POLÍTICAS INTEGRALES, NO MILAGROS. Enrique Dussel, coordinador del Centro de Estudios China-México de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), coincide en que la presencia de los instrumentos Pitex e Immex son un aliciente económico importante para las empresas, porque permiten el ingreso de insumos por tiempo determinado. “Tenemos varios esquemas particulares: que si se importa seis meses, que si un mes o que si se vende sólo una parte en el mercado doméstico, pero el incentivo consiste en no pagar impuesto al valor agregado (IVA), impuesto sobre la renta (ISR) o un arancel.” No obstante, hace ver que China posee cientos de instrumentos para que sus empresas funcionen, establezcan eslabones industriales y comerciales, generen empleos, fomenten y amplíen mercados internos, pero sobre todo, para que faciliten el surgimiento de nuevos sectores productivos y se propaguen al resto de las regiones. El académico refiere que “el tratamiento que tiene una empresa de una ZEE de China contra una empresa establecida en México encuentra una gran diferencia en la batería de instrumentos fiscales, de negocios y capacitación laboral. Eso es lo que nos falta”. Desde su perspectiva, querer replicar la experiencia de los corredores económicos de China implica no sólo establecer tratamientos especiales para la inversión, sino también lo que él llama “endogenizar” productos. Explica que en México y otros países latinoamericanos hace falta integrar a proveedores locales a las cadenas productivas, de manera que las mercancías finales tengan mayores componentes de insumos nacionales. No obstante, Dussel aclara que se requiere financiamiento en investigación y desarrollo, además de vínculos con universidades y centros de investigación. FOMENTO AL CONOCIMIENTO. Este razonamiento no es cosa menor, pues se prevé que para 2030 el Dragón asiático representará 30 por ciento de los nuevos trabajadores con educación universitaria en el mundo, según un estudio realizado por McKinsey Global Institute.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: