Las dos caras del estrés

Publicado Por

Tips para manejar el estrésEl estrés es un mecanismo de protección natural del organismo para responder ante alguna situación inesperada, de peligro o que implica un reto. En este estado se realizan cambios químicos y físicos: el cuerpo secreta sustancias como la adrenalina, se acelera el latido del corazón, se incrementa la circulación, los sentidos se sensibilizan y aumenta el estado de alerta de la mente.

Éste es el estrés agudo, que es positivo, ya que contribuye al desarrollo o logro de determinados objetivos, por ejemplo, cuando se va a dar un discurso en público, durante un debate o al trabajar en pos de algún nombramiento. Sin embargo, cuando este estado de sobreexcitación se prolonga en tiempo, el organismo experimenta un desgaste excesivo que va mermando la salud y ocasiona diversos problemas, algunos de ellos verdaderamente graves. Es común que esto ocurra en el ámbito laboral, donde suelen establecerse retos y objetivos muy elevados cuyo cumplimiento demanda un esfuerzo muy desgastante.

MÁS QUE SIMPLE ANSIEDAD

Cuando se vive en un estado de estrés se experimentan diversas emociones: preocupación, tensión nerviosa, presión, irritabilidad, ansiedad y depresión. En cuanto a las manifestaciones físicas, son comunes el insomnio y dolor en diferentes zonas, como la cabeza, espalda y músculos, así como en la mandíbula.

Se pueden presentar también problemas relacionados con la piel, como erupciones y comezón en diversas zonas; disfunción sexual; agotamiento; algunos trastornos estomacales como gastritis, acidez, colitis, diarrea o estreñimiento, además de síndrome de intestino irritable, principalmente.

Padezco estrésTodo lo anterior, aunque puede ser relativamente controlable, afecta la calidad de vida en diferentes niveles. Por ejemplo, pueden disminuir la capacidad y claridad mental, por lo que se dificulta tomar decisiones; tener una actitud irritable o malhumorada ante personas con quienes se debe de mantener una buena imagen; o tener que ausentarse de reuniones importantes por malestares físicos, entre muchos otros.

Los casos más graves de estrés pueden ocasionar hipertensión, migraña, ataques cardiacos, apoplejías (derrames cerebrales) y cáncer, entre otros problemas que ponen en grave riesgo la vida.

CÓMO COMBATIR EL MAL

Uno de los principales problemas en el diagnóstico del estrés es que quienes lo padecen se acostumbran, por un lado, a vivir con él, y por el otro a tratar los diferentes síntomas que genera de manera independiente, sin atender de raíz el problema que lo produce.

Dolor de cabezaEl tratamiento parte de dar solución a la causa que produce el estrés, en primera instancia, y si se trata de un conjunto de situaciones de la vida diaria, el médico puede señalar algunas indicaciones importantes para modificar el estilo de vida mediante la realización de diversas técnicas de relajación, descanso y esparcimiento, mejorar la alimentación, practicar ejercicio, etcétera.

Si con esta estrategia no se disminuye considerablemente el estrés, se puede recurrir a la psicoterapia, mediante la cual se enseña que los acontecimientos por sí solos no son los causantes del estrés, sino la interpretación que se hace de ellos. Con este tipo de intervención psicológica se ayuda a la persona a modificar las creencias falsas y comportamientos obsesivos que le generan ese estado.

En algunos casos el médico puede recomendar el uso de medicamentos como tranquilizantes o antidepresivos. Pero lo importante es saber que sí hay una solución a nuestro alcance, siempre y cuando estemos conscientes del problema

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: