Diseñan maguey para recolectar agua pluvial en zonas urbanas

Publicado Por

Alcaldes de México

Diseñan_Maguey_para_captar_agua_pluvial_Alcaldes_de_Mexico_Noviembre_2015Por su origen y tradición, el maguey es una de las plantas más representativas de México, pero también se convirtió en la fuente de inspiración para que un grupo de alumnos de cuarto semestre, que estudian la carrera de Tecnología Ambiental de la Universidad Tecnológica de Querétaro (Uteq), diseñaran un sistema de jardín recolector para la captación de agua pluvial.

Se trata de un proyecto de ecotecnia para uso en zonas urbanas e industriales, como centros educativos, instituciones de gobierno o plazas públicas, con una estructura en forma de maguey, que puede ser instalada en superficies de las ciudades, lo que contribuiría a disminuir la cantidad de agua que llega al sistema de alcantarillado —y, por ende, los recursos destinados para su tratamiento—, el desbordamiento de las coladeras, problemas de inundaciones, así como daños a las infraestructuras pública y privada.

Maguey para la recolección de aguas pluviales

El estudiante de Tecnología Ambiental, Emir San Miguel Colorado, explicó que para su diseño y construcción el equipo de trabajo consideró aspectos culturales, ambientales y económicos, con el fin de ofrecer alternativas efectivas para promover una nueva cultura de captación de agua de lluvia en la sociedad y, al mismo tiempo, aportar nuevas soluciones ecológicas a la problemática de escasez del vital líquido en algunas zonas del estado de Querétaro.

“El proyecto comenzó a partir de dos ideas; originalmente habíamos escogido lo que era un barco con velas, pero después surgió la propuesta del maguey que, por la forma de sus pencas, puede captar el agua. Así elaboramos lo que fue el prototipo, cuya función es captar agua de lluvia en suelo pavimentado, algo que no se había hecho antes. No hay otra ecotecnia parecida para recolectar el agua de esa manera. Este proyecto está dirigido para zonas urbanas o industriales, ya que es una jardinera que por su diseño sirve también como ornamento en las ciudades”, destacó.

En ese sentido, la estudiante Selena López Rangel, que también es integrante del equipo de trabajo, indicó que, además de las funciones de recolección de agua pluvial, el proyecto del maguey resulta una alternativa muy eficaz para otro tipo de necesidades, como pueden ser la utilización del agua con fines de riego y la alimentación de los mantos freáticos.

“Pensamos en opciones para utilizar el agua que cae en el captador, ya sea en una cisterna, colocando una infraestructura de mangueras para utilizarse en regadío por goteo o canalizarla a pozos de absorción; es decir, hacemos un hoyo, lo rellenamos otra vez con las mismas capas de la tierra procurando que el suelo quede permeable y con esto dirigimos el agua para recargar los mantos freáticos; no hay que olvidar que el agua se recolecta antes de que llegue al piso, con lo que evitamos que se contamine con los aceites o la basura que usualmente se encuentra en las calles”, puntualizó.

Por su parte, el estudiante Andrés Longi Fragoso, quien también forma parte del grupo estudiantil que diseñó el maguey, explicó que el prototipo tiene canaletas que simulan las pencas de un maguey, con el fin de dirigir el agua directamente al centro, como lo hacen estas plantas para que el agua llegue a sus raíces donde se encuentra ubicado un filtro compuesto de grava y arena.

“El agua cae por las hojas hacia la base central que contiene grava convencional, arena y grava fina, cuya función es filtrar el agua de partículas sólidas que lleguen a caer del ambiente. Después pasa a una manguera que la transporte a un contenedor; las dimensiones de la estructura del maguey se consideraron con base en la pendiente del lugar para el que fue diseñado, de manera que el agua llegue por gravedad al contenedor”, indicó.Maguey_11_rec_agua_1

Longi Fragoso destacó también que este proyecto, por los materiales que requirió para su fabricación —algunos de reúso— tuvo un costo aproximado de cinco mil pesos; sin embargo, aclaró, el precio puede variar dependiendo del aumento de infraestructura, como pueden ser las mangueras del filtro o los contenedores del agua.

El estudiante de Tecnología Ambiental que complementó este equipo de trabajo, Rubén Rubio Ortiz, reconoció la capacidad de captación de agua del proyecto, además de señalar que, a pesar de que en un principio fue concebido para zonas urbanas e industriales, el proyecto se puede emplear también en áreas rurales donde exista la problemática de carencia del agua.

“Podemos aplicarlo como un sistema de riego por goteo o que tenga un filtro de carbón para que el agua sea potable. Sabemos que en Querétaro la precipitación pluvial es de 775.3 milímetros al año; nuestro prototipo abarca un área de 1.72 metros cuadrados con una capacidad de albergar 48.88 litros por una precipitación a partir de 28 milímetros. Con esto podríamos ayudar a la gente que vive en poblaciones rurales y que no tiene acceso al agua potable por la ubicación de sus comunidades”, abundó.

El sentido social en el trabajo científico y tecnológico

Respecto a la iniciativa de promover una visión social en los proyectos de ciencia y tecnología, la docente de la carrera de Tecnología Ambiental de la Uteq y asesora del proyecto, Isela Prado Rebolledo, destacó el carácter, iniciativa y valores que se promueven en los estudiantes de esta área del conocimiento.

“Podríamos decir que uno de los objetivos de esta carrera es ofrecer soluciones para remediar los impactos negativos con que hemos golpeado el entorno natural. En el caso de este proyecto hasta la estructura es 100% sustentable. La aplicación del conocimiento científico y tecnológico se lleva a cabo de una forma que no perjudica el medio ambiente, abarcando la parte social y la integración de los alumnos en una problemática que ya es mundial”, reiteró.

Por su parte, la estudiante Selena López Rangel exhortó a los jóvenes universitarios a que participen en este tipo de proyectos, donde además de adquirir conocimientos, busquen impactar, de manera directa, en las necesidades inmediatas de la población.

“Nos enfocamos en la sociedad porque las industrias cuentan con recursos para tratar su agua. En los hogares, las personas gastan mucha agua y no cuentan con el dinero para instalar plantas de tratamiento que les permitan reutilizarla. Hay muchas necesidades sociales, urbanas y de infraestructura que deben de ser atacadas por los universitarios. Debemos de contribuir con soluciones que beneficien la naturaleza y no solo estar contaminando”, finalizó.

El sistema de jardín recolector para la captación de agua pluvial tuvo un costo total de 23 mil 600 pesos. Los recursos provinieron de la Uteq y del Programa de Nuevos Talentos Científicos y Tecnológicos del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Querétaro (Concyteq), que incluyó el presupuesto para la construcción del prototipo, materiales y becas para los estudiantes.

En el mes de diciembre este proyecto será presentado en la Expo Ciencias Nacional 2015, que se llevará a cabo en Tampico, Tamaulipas, y que está organizada por la Red de Actividades Juveniles en Ciencia y Tecnología.

Con información de: Agencia Informativa Conacyt

Deja un comentario

No Announcement posts