El difícil camino por la frontera sur

Publicado Por

Alcaldes de México

Por Ricardo Capilla Vilchis

(Agencia Informativa Conacyt).- Los estados fronterizos del sur de México viven una difícil situación a causa del fenómeno migratorio. Miles de personas se aventuran a abandonar sus países de origen y cruzan el nuestro para ir en busca de mejores oportunidades en los Estados Unidos; un viaje cuya única certeza es que estará lleno de obstáculos.

 

México, dada su posición geográfica con la economía más grande del mundo, es un lugar clave por el cual atraviesan miles de migrantes provenientes de tres países principalmente, según datos del Instituto Nacional de Migración (INM), estos son Honduras, El Salvador y Guatemala, países que conjuntan el 90 por ciento de los migrantes que llegan ilegalmente al sur de México.

En el año 2014 el Gobierno Federal presentó el Programa Frontera Sur, destinado a articular acciones para mejorar el desarrollo social y económico de las entidades fronterizas del sur, así como establecer medidas para la protección de la integridad de las migrantes que transitan por nuestro país. A tres años de haberse creado, el panorama dista mucho de lo planteado inicialmente.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Luis Alfredo Arriola Vega, investigador del grupo de Estudios de Migración y Procesos Transfronterizos de El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), que forma parte del Sistema de Centros de Públicos de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), habló sobre la problemática existente en los estados fronterizos del sur de México.

¿A qué se enfrentan los migrantes?

Cuando los migrantes extranjeros deciden cruzar hacia México se topan con diversas situaciones perjudiciales como delitos en su contra por parte de distintos actores, ya sea ciudadanos comunes que se aprovechan de su situación vulnerable, servidores públicos que abusan de su autoridad, hasta grupos delictivos que ven en ellos una manera fácil de conseguir dinero.

“La Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes (Redodem), instancia que reúne casas y albergues de la Pastoral de Movilidad Humana de la Iglesia Católica y algunas otras asociaciones civiles, ha publicado informes en los cuales se tipifican las transgresiones de los derechos humanos de los migrantes (…) entre las más graves se encuentran el secuestro, masacres y trata de personas”, comentó el investigador.

Pero no todo es malo, ya que existen organizaciones de la sociedad civil que brindan ayuda a todos aquellos migrantes que la necesiten. La Pastoral de Movilidad Humana tiene más de 15 casas y albergues en distintas entidades federativas de México, que además de ofrecer servicios de hospedaje y comedor por breves periodos de tiempo, también ofrecen asesoría legal gratuita con el fin de ayudarlos a proteger sus derechos.

Arriola Vega destaca que, según la normatividad vigente en México, los migrantes que no tienen autorización para adentrarse en territorio mexicano no están cometiendo un delito, sino una falta administrativa, pero en la práctica se ha criminalizado a esta población que está de paso, haciendo que muchas sean objeto de discriminación por parte de autoridades y de la población.

“Desde su presentación hace poco más de tres años, el Programa Frontera Sur no ha conseguido mejorar la problemática de las fronteras de México con Centroamérica”. Según el investigador, no existe claridad en el rumbo que sigue el programa y los objetivos de conseguir una frontera segura, inclusiva y competitiva, no se han cumplido a cabalidad.

“Considero que desde la óptica gubernamental se ha privilegiado el aspecto de la seguridad, pero desde una perspectiva policiaca de contención de la migración, no desde un punto de vista de la seguridad humana. Se continúa con un esquema del pasado en el que prevalece la idea de cerrar las fronteras, excluir y criminalizar a los migrantes”, destacó Arriola Vega.

Además, aseguró que no existe evidencia de que hoy en día la frontera sea una zona más competitiva o que haya habido un incremento del desarrollo social y económico, tanto a nivel local como regional. Hasta el momento, lo que se ha implementado son retenes y control de carreteras, así como jornadas sociales itinerantes.

Para obtener cambios en el panorama de las fronteras, el investigador afirma que es necesario que la sociedad cambie la perspectiva de la forma en que se es percibido el fenómeno migratorio para asumir una postura más humana, de tal forma que estas personas puedan llegar a tener una vida digna.

Publicado originalmente por Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons. VER ORIGINAL AQUÍ

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: