Lo que hay que saber sobre la Ley de Seguridad Interior

Publicado Por

Alcaldes de México

El Senado de la República recibió de la Cámara de Diputados, la minuta con proyecto de decreto por el que se expide la Ley de Seguridad Interior, cuyo objetivo es regular la función del Estado para preservar la seguridad interior, así como establecer las bases, procedimientos y modalidades de coordinación entre los Poderes de la Unión, las entidades federativas y los municipios en la materia.

La Presidencia de la Mesa Directiva informó que el documento fue recibido el pasado viernes 1 de diciembre, e inmediatamente fue turnado a las comisiones de Gobernación, de Defensa Nacional, de Marina y de Estudios Legislativos, Segunda, para su análisis y dictaminación.

Este es el proyecto:

APROBADO EN LA CÁMARA DE DIPUTADOS

La Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular el dictamen que expide la Ley de Seguridad Interior, que regulará la actuación de las Fuerzas Armadas en las tareas de apoyo a las policías estatales y municipales.

El dictamen, que fue turnado al Senado para su análisis y eventual aprobación, ha sido objeto de diversos señalamientos en contra de su implementación. Las principales posturas en contra señalan que este proyecto autoriza una militarización del país, faculta sin control al Presidente de la República, viola derechos humanos y criminaliza la protesta.

ASÍ VOTARON LOS PARTIDOS

La mayoría de votos a favor del proyecto los otorgó el Partido Revolucionario Institucional (PRI), con 183 votos a favor; el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) sumó 35 votos a favor; el Partido Acción Nacional (PAN) 14; Nueva Alianza (NA) 9; Partido Encuentro Social (PES) 4; Partido de la Revolución Democrática (PRD) 2 y un voto a favor de un diputado sin partido.

En contra también votaron 17 diputados del PAN, lo que significó una división de bancada. Lo mismo ocurrió con el PES, del cual dos de sus diputados votaron en contra. La mayoría del rechazo estuvo de parte de los diputados del PRD y Morena (39 cada partido), a los que se sumaron 17 de Movimiento Ciudadano y uno independiente.

En total se emitieron 248 votos a favor del dictamen, 115 en contra, 48 abstenciones y 87 diputados estuvieron ausentes, la mayoría del PAN, con 30 ausencias.

PERO ¿DE QUÉ SE TRATA ESTA LEY?

A grandes rasgos la Ley de Seguridad Interior permite a las Fuerzas Armadas ejercer el papel de las policías locales en estados y municipios de manera temporal, con el fin de mantener la seguridad cuando la autoridad local se encuentre rebasada.

Los militares no podrán permanecer más de un año en el lugar, pero podría prorrogarse su permanencia en caso de que así lo decida el Presidente si persiste la amenaza a la seguridad interior. Además, el apoyo a los estados estará sujeto a la colaboración de las entidades.

Los elementos del Ejército no podrán intervenir en manifestaciones sociales o políticas no violentas, según expresa el documento aprobado.

Se autoriza el uso legítimo de la fuerza y se prevé la utilización racional y proporcional de técnicas, tácticas, métodos, armamento y protocolos de sus elementos para controlar, repeler o neutralizar actos de resistencia, según sus características y modos de ejecución.

PUNTOS CLAVE

1 . Las legislaturas de las Entidades Federativas podrán solicitar al Presidente de la República la intervención de la Federación para implementar acciones de seguridad interior en zonas de conflicto, sin embargo, el Ejecutivo puede tomar la decisión por sí solo en caso de que se identifique “la falta o insuficiente colaboración de las entidades federativas y municipios en la preservación de la Seguridad Nacional”, de acuerdo con el artículo 11 de la Ley.

2 . El Presidente, “previa consideración del Consejo de Seguridad Nacional, determinará la procedencia de la intervención de la Federación y expedirá, dentro de las setenta y dos horas siguientes, la Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior”.

3 . El Presidente de la República, “bajo su estricta responsabilidad”, podrá ordenar acciones inmediatas de las Fuerzas Armadas “en aquellos casos en que las amenazas representen un grave peligro a la integridad de las personas o el funcionamiento de las instituciones fundamentales de gobierno”.

4 . En el artículo 7, se establece que “los actos realizados por las autoridades con motivo de la aplicación de esta Ley deberán someterse, en todo momento y sin excepción, a la preservación irrestricta de los derechos humanos y sus garantías, de conformidad con los protocolos emitidos por las autoridades correspondientes.

5 . “En los casos de perturbación grave de la paz pública o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto, y cuya atención requiera la suspensión de derechos, se estará a lo dispuesto en el artículo 29 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y leyes respectivas”, es otro de los puntos señalados en el artículo 7.

6 . El artículo 8 indica que “las movilizaciones de protesta social o las que tengan un motivo político-electoral que se realicen pacíficamente de conformidad con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, bajo ninguna circunstancia serán consideradas como Amenazas a la Seguridad Interior, ni podrán ser materia de declaratoria de protección a la seguridad interior”.

7 . En el artículo 15 se señala que al emitirse la declaratoria de Protección a la Seguridad Interior, deberá fijarse el plazo de la intervención de las fuerzas armadas, “la cual no podrá exceder de un año”.

“Agotada su vigencia, cesará dicha intervención, así como las Acciones de Seguridad Interior a su cargo”, sin embargo,  “las condiciones y vigencia de la Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior podrán modificarse o prorrogarse, por acuerdo del Presidente de la República, mientras subsista la amenaza a la Seguridad Interior que la motivó y se justifique la continuidad de las Acciones”.

8 . En la ley se establece que “las Fuerzas Federales y las Fuerzas Armadas desarrollarán actividades de inteligencia en materia de Seguridad Interior en los ámbitos de sus respectivas competencias. Al realizar tareas de inteligencia, las autoridades facultadas por esta Ley podrán hacer uso de cualquier método lícito de recolección de información. Toda obtención de información de inteligencia se realizará con pleno respeto a los derechos humanos reconocidos por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”.

LOS RIESGOS, SEGÚN ALGUNAS POSTURAS EN CONTRA DE LA LEY

La Red en Defensa de los Derechos Digitales opina, respecto a las actividades de inteligencia, que “la vaguedad y amplitud en la redacción de la Ley de Seguridad Interior abre la puerta para que las Fuerzas Armadas lleven a cabo medidas como la intervención de comunicaciones y la recolección de información privada de cualquier individuo a través de cualquier método, sin que existan límites claros ni se establezcan de manera explícita controles democráticos o mecanismos de rendición de cuentas”.

La organización civil Mexicanos Primero asegura que en la Ley de Seguridad Interior existen 10 amenazas graves, entre las que destacan:

  • Permite a las Fuerzas Armadas ejercer acciones “preventivas” a su criterio y no genera controles para verificar el respeto a los derechos humanos.
  • Las Fuerzas Federales podrían intervenir contra protestas sociales si consideran que no son pacíficas.
  • No obliga a que las autoridades estatales y municipales fortalezcan a sus policías civiles en tiempos y conforme a metas concretas.
  • Las definiciones imprecisas permiten que todo quepan en la figura de seguridad interior.

Por su parte, el coordinador de la iniciativa ciudadana Ahora, Emilio Álvarez Icaza, opinó que “esta es una ley golpista aprobada en una coyuntura electoral muy peligrosa, contraria a todos los estándares internacionales (y que) debilita a los poderes judiciales” que servirá para legitimar el discurso del miedo, “como ocurrió en el Estado de México” en las pasadas elecciones, advirtió.

La periodista Ixchel Cisneros advierte en una publicación en HuffPost México, que a pesar de que el Ejército está muy bien calificado en los niveles de confianza de los mexicanos, “la estrategia (la llamada guerra contra el narcotráfico) no ha funcionado, pasamos de más de 10 mil homicidios al año en 2007 a 23 mil en 2016 y este año estamos a punto de romper récord”.

Por otro lado, advierte, “si nuestros congresistas hubieran leído algo sobre la historia del mundo se darían cuenta que nunca ha sido buena idea darle a las fuerzas armadas las funciones de seguridad”.

¿QUÉ SIGUE?

El próximo martes 5 de diciembre se discute la Ley en el Senado de la República.

Por ello, organizaciones civiles buscan revertir la aprobación de la Ley. De acuerdo con María Elena Morera, presidenta de la organización Causa en Común, “sería ir al poder judicial y buscar una acción de inconstitucionalidad. Todavía tenemos oportunidades de hacer un llamado al Senado”, refirió en entrevista para El Financiero.

“Demos una ruta de salida y reglamentemos el 29 constitucional. Por excepción pueden estar los militares en las calles y se suspenden las garantías individuales”, señaló.

“Con esta ley lo que están haciendo es dejar prácticamente a las Fuerzas Armadas en la calle”, finalizó.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: