Los estados más corruptos en México

Publicado Por

El 9 de diciembre fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas como el Día Internacional contra la Corrupción, con el objetivo de promover mensajes, campañas y acciones que resalten la importancia de prevenir y luchar contra esa mal que afecta a nivel internacional.

En el mansaje del año pasado se aseguró que la corrupción impide el crecimiento económico al elevar los costos y socavar la gestión sostenible del medio ambiente y los recursos naturales. Este año, se sigue instando a gobiernos y empresas a derribar los altos muros de la corrupción.

La corrupción, dice el organismo internacional, “socava las instituciones democráticas al distorsionar los procesos electorales, pervertir el imperio de la ley y crear atolladeros burocráticos, cuya única razón de ser es la de solicitar sobornos”, algo que en México es lamentablemente común y bien conocido.

Este mal, también atrofia los cimientos del desarrollo económico, apunta el organismo, y explica que desalienta la inversión extranjera directa y a las pequeñas empresas nacionales les resulta a menudo imposible superar los ‘gastos iniciales’ requeridos por la corrupción.

Percepción en México

Para los mexicanos, la corrupción es el tercer problema social que más afecta al país, según datos del Inegi, donde el 88.3% de ciudadanos considera que la corrupción de servidores públicos es “muy frecuente”.

Los datos del Inegi señalan que los mexicanos consideran a la corrupción como el tercer problemas social que más afecta al país, con una percepción de 48.5%.

El instituto señala que la percepción sobre la frecuencia de corrupción fue mayor para policías, partidos políticos y el Ministerio Público.

Percepción de Corrupción en los estados

De las 32 administraciones públicas estatales, 30 contaban con un programa anticorrupción en 2013, aunque sólo 13 incluían una evaluación de resultados de esos programas, informó el Inegi.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2013 (ENCIG) diseñado por el Inegi, la percepción de corrupción de la población se mide indagando sobre la perspectiva de la población en cuanto a la frecuencia con la que suceden prácticas de corrupción en diversas instituciones políticas, gubernamentales y sociales.

Los datos de la ENCIG revelan que la entidad con el porcentaje más alto en la percepción de corrupción fue el Distrito Federal con 95.3%, seguido por Jalisco con 94.7% y Michoacán con 92.2 por ciento.

En este rubro, los estados con menor percepción de corrupción fueron Querétaro con 65%, Yucatán en 72.2% y Aguascalientes con 78.3%

Víctimas de Corrupción

Otra medida hecha por la ENCIG fue la de experiencias de corrupción, en la que se mide este mal a través de la experiencia de la población que vivió algún acto de este tipo.

San Luis Potosí registró el mayor porcentaje de víctimas de corrupción durante 2013, con un 18.0 por ciento; porcentaje que fue igualado por el Distrito Federal.

El tercer estado con más víctimas de corrupción fue el Estado de México (16.3), seguido de Quintana Roo (14.0) y Tabasco (13.7).

Con menor porcentaje de víctimas de corrupción está Sonora, Guerrero y Tamaulipas, aunque en los dos primeros los datos presentados no cumplen con los requisitos de precisión estadística.

Cabe mencionar que en el caso de víctimas de corrupción, el ciudadano, aunque sea la víctima, siente una corresponsabilidad por haber participado en un acto de corrupción, lo que hace que la población tienda a ocultar estas situaciones.

 

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: