Solo el 1.5% de financiamiento nacional va al sector rural

Publicado Por

Alcaldes de México

Financiamiento_sector_rural_Alcaldes_de_Mexico_septiembre_2015El Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA) de la Cámara de Diputados reveló que únicamente el 1.5 por ciento del financiamiento total de la economía se canaliza al sector rural del país.

Indicó que las características propias de la actividad agropecuaria implican elevados niveles de riesgo, provocando altas tasas de interés y que el sector rural sea poco atractivo para atraer financiamiento. Esta situación, dijo, desincentiva a los productores a solicitar créditos y en otros casos optan por recurrir al sector informal.

De acuerdo con la Encuesta Nacional Agropecuaria 2014 (ENA 2014), el 10.4 por ciento de las unidades de producción cuentan con un crédito. A pesar de que el dato resulta bastante bajo, representa un incremento de 35 por ciento en relación con el dato de la ENA 2012, y mejor aún una variación de 160 por ciento en comparación con la información reportada en el Censo Agropecuario de 2007.

En el documento “Encuesta Nacional Agropecuaria 2014. INEGI-SAGARPA”, el CEDRSSA subrayó que la principal fuente de crédito son las cajas de ahorro, ya que el 26.4 por ciento de las unidades de producción que tramitaron un crédito lo obtuvieron por esta vía y el 16 por ciento recurrieron a empresas o personas que les comprarán la producción.

Las fuentes de crédito que aumentaron su participación entre 2012 y 2014 fueron: la banca comercial (28.3 por ciento), así como los familiares que viven en el país (16.3 por ciento) y en el extranjero (166.7 por ciento).

Argumentó que las fuentes que mostraron variaciones a la baja fueron: casas de empeño o prestamistas (72 por ciento); Sociedad Financiera de Objeto Limitado (Sofol) o Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofom) (64.2 por ciento); uniones de crédito (60.6 por ciento); cajas de ahorro (25.6 por ciento) y la Financiera Rural (8.9 por ciento).

Tales datos, subrayó, dejan ver que las fuentes formales, salvo la banca comercial, reflejan apoyos decrecientes al financiamiento rural.

Recordó que uno de los aspectos positivos del financiamiento es que puede contribuir a la generación de capital. Sin embargo, la ENA 2014 revela que el 84.6 por ciento de las unidades de producción utilizan el crédito obtenido para compra de materiales o de materias primas.

El 37 por ciento de las unidades lo utilizan para pago de sueldos, salarios o jornales y sólo el 6.3 por ciento emplean el crédito para la compra de maquinaria o equipo. “Es poco alentador pues el crédito en lugar de financiar activos que contribuyan a la sostenibilidad de las actividades agropecuarias, lo utilizan primordialmente para financiar la actividad en el corto plazo”, alertó.

Por ello, planteó a la banca de desarrollo buscar mecanismos alternativos para asignar recursos al sector rural, toda vez que las unidades de producción reportan como una de las principales causas por las que no obtuvieron el crédito: la falta de documentación solicitada y no poder comprobar ingresos. A su vez, las unidades que no solicitaron crédito lo hicieron principalmente por los altos intereses que deben pagarse.

Deja un comentario

No Announcement posts