>

Desarrollo profesional sin distingos.

Publicado Por

Equidad de géneroEn los últimos nueve años, la ciudad de Puebla se ha consolidado como ejemplo para las alcaldías que buscan generar las mismas condiciones laborales entre hombres y mujeres en sus oficinas administrativas. Un botón de muestra es que en 2003 fue el primer municipio del país en recibir la certificación del Modelo de Equidad de Género (MEG), que cada dos años otorga el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres). Desde 2007, el municipio se ha hecho acreedor a la distinción ininterrumpidamente.

Isaac Puig Moreno, director del programa MEG, explica que dicha certificación es una manera de hacerle frente a la discriminación en instituciones públicas y privadas en aspectos como reclutamiento y selección de personal, capacitación y oportunidades de desarrollo profesional por ascensos o promociones y pago de salarios y prestaciones, entre otros.

El funcionario refiere que para ser acreedor del certificado, los municipios tienen que demostrar que han puesto en marcha mecanismos para incorporar la perspectiva de género en favor del personal que trabaja en el ayuntamiento.

Cada año Inmujeres hace una auditoría a las instituciones que buscan certificarse para verificar que cumplan con las acciones a las que se comprometieron. De estas revisiones depende si se otorga la certificación o no. Por ejemplo, si una alcaldía ha determinado que para contratar a alguien en cualquier puesto de trabajo se elimine de la convocatoria los requisitos de sexo y edad, la administración debe apegarse a esta disposición.

Mercado

Puig Moreno comenta que la alcaldía de Puebla incorporó el enfoque de género en el Plan Municipal de Desarrollo 2011-2014 y en los programas operativos anuales de cada dependencia. Asimismo, puso en marcha un procedimiento de quejas y denuncias por hostigamiento laboral o sexual, en el cual se establece la reserva y confidencialidad de la información para dar certeza y confianza a los trabajadores.

También se creó la figura del ombudsperson, quien tiene como responsabilidad mediar en los conflictos entre trabajadores y directivos dentro de las oficinas sin necesidad de recurrir a instancias legales.

Numeralia Puebla

Van por puestos clave.

Eduardo Rivera Eduardo Rivera Texto

Cecilia Espino González, titular del Instituto Municipal de las Mujeres (IMM) de Puebla capital, sostiene que en las oficinas de la alcaldía, la equidad de género es de 100 por ciento, ya que los sueldos, prestaciones, herramientas de trabajo, capacitación y oportunidades de desarrollo profesional se otorgan sin distinciones a todo el personal.

La funcionaria apunta que hoy día las empleadas del ayuntamiento demuestran más interés en profesionalizarse, lo que les permite buscar promociones y cambios de adscripción de acuerdo con su preparación y su desempeño. Espino González afirma que gracias a esa disposición, en el último año se ha incrementado en tres por ciento la participación femenina en puestos importantes.

Ejemplo de lo anterior son los nombramientos de Carolina Zabalegui Velázquez y Laura López Rubí como directoras de Tránsito Municipal y de la Academia de Policía Municipal, respectivamente, quienes por su buen historial en la administración pública llegaron a estos puestos que habían sido ocupados sólo por hombres.Actualmente 1,896 mujeres figuran en la nómina, lo cual constituye 39 por ciento de la plantilla laboral del ayuntamiento, apunta la funcionaria.

Catedral PueblaAsimismo, Espino González refiere que gracias al MEG se han logrado avances significativos en la transformación de la cultura machista, mediante acciones de concientización. Ahora los hombres realizan las mismas actividades que una secretaria, y también hay féminas cuyo oficio es ser mensajeras, tarea que hasta hace poco era practicada exclusivamente por varones.

También se institucionalizaron los permisos de paternidad, que abarcan de cuatro hasta seis días con goce de sueldo. Al mes de julio de este año, se han otorgado 35 autorizaciones de este tipo desde que inició la administración actual.

Cecilia Espino explica que, al inicio de la gestión del alcalde Eduardo Rivera Pérez, en febrero de 2011, existía una brecha salarial de cinco centavos por cada peso en los mismos puestos ocupados por ambos sexos, la cual se redujo a un centavo en este año. El municipio se ha fijado la meta de homologar los sueldos para establecer criterios claros sin distinción de sexo.

Para complementar los esfuerzos en la materia, se creó un Comité de Equidad de Género conformado por todas las dependencias que integran el ayuntamiento, cuyo objetivo es vigilar el cumplimiento de los objetivos para mantener la certificación MEG.

Redoblar esfuerzos.

Promedio escolaridad PueblaPatricia Mercado, directora general de la iniciativa SUMA Democracia es Igualdad, aplaude las buenas prácticas para lograr condiciones de igualdad en las oficinas municipales, pero advierte que aún existen obstáculos que los gobiernos locales tienen que derribar. Ejemplo de lo anterior es lograr que todos los institutos municipales para las mujeres garanticen mayor participación de las féminas en la vida pública.

Refiere que en México, al menos mil ayuntamientos han impulsado una institución de este tipo, sin embargo la ex candidata presidencial apunta que muchos de estos organismos carecen de recursos y sobre todo de influencia para que sus estrategias sean exitosas.

Cambiar paradigmas.

Participacion MujeresCecilia Espino sostiene que, para mejorar las condiciones de equidad entre hombres y mujeres en el sector público, se deben modificar algunos criterios a la hora de seleccionar al personal, como privilegiar las capacidades y competencias de los solicitantes que les permitan desempeñar eficientemente el cargo al que aspiran.

María del Rocío Crescencio López, directora de la asociación civil Mujeres Lazos Frágiles, coincide con la funcionaria, ya que la participación de las féminas no sólo en las oficinas del ayuntamiento, sino en todos los aspectos de la vida de la capital poblana, aún es escasa debido, entre otros factores, a una cultura machista en los hogares y a que los esfuerzos para lograr cambios deben concentrarse en la formación que reciben los niños en las casas y en las escuelas.

Patricia Mercado apunta que la participación femenina a nivel nacional en el ámbito político es insuficiente, ya que apenas alcanza 7 por ciento de todos los puestos públicos. Sin embargo, considera que existe una masa crítica de mujeres que está dispuesta a llegar más lejos. Por ahora, el reto es que encabecen más alcaldías, precisa. “El género femenino va a tener más posibilidades de trabajar en el gobierno cuando las reglas del juego sean más transparentes y cuando las historias profesionales cuenten.”

A pesar de los desafíos, Rocío Crescencio López cree que la aportación femenina cada vez cobra más fuerza y considera que es muy probable que en pocos años los poblanos sean gobernados por una mujer.

Municipio Aplicado

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: