El destino con más playas limpias

Publicado Por

Las certificaciones ambientales de esta localidad atraen financiamiento, crean empleos por turismo y mejoran sus servicios

 

limpiar-cancun

En el municipio de Benito Juárez, Quintana Roo, se ubica una tercera parte de las 20 playas mexicanas que cuentan con el distintivo Bandera Azul (Blue Flag), una certificación con reconocimiento internacional que otorga la Fundación para la Educación Ambiental (FEE, por sus siglas en inglés), cuyo objetivo es reconocer a los destinos costeros que han alcanzado la excelencia en calidad de agua, gestión y educación ambiental, así como en seguridad y servicios.

Dicha certificación se otorga por temporada, por lo que cada destino que cuente con ella debe renovarla cada año. Desde 2012, Pronatura México es la operadora nacional de los programas de la FEE, dentro de los cuales se encuentra Blue Flag.

Dos de las playas de este municipio que ostentan el distintivo Blue Flag, también cuentan con la certificación Bandera Blanca —otorgada por el Instituto Mexicano de Normalización y Certificación por el cumplimiento de la Norma NMX-AA-120-SCEI-2006, que establece especificaciones de sustentabilidad en modalidad de uso recreativo—, que son Delfines y Las Perlas, para un total de ocho certificaciones, cantidad que no ha sido alcanzada por ningún otro municipio del país.

Playas certificadas

Este año, seis playas públicas obtuvieron el distintivo, luego de un proceso de verificación del cumplimiento de 33 criterios. “Las playas Marlín, Ballenas y El Niño obtuvieron por primera ocasión la certificación, mientras que fue la tercera recertificación de la playa Delfines y la segunda para Chac Mool y Las Perlas”, explica Joaquín Díaz Ríos, coordinador del programa en México.

El proceso tardó más de medio año en concretarse, sobre vigilancia y monitoreo constante, ya que no sólo se tuvo que cumplir con los criterios internacionales, sino también con todas las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) aplicables a la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat).

“Un usuario de una playa Blue Flag tiene la seguridad de que cuenta con información de cómo actuar y cuidar la playa; está seguro sobre la calidad de agua, porque se encuentra limpia y en los niveles de estreptococos permitidos a nivel internacional y no representa ningún riesgo para su salud”, asegura Díaz Ríos.

Además, los turistas saben que cuentan con servicios sanitarios y con acceso incluyente a todas las áreas de la playa con seguridad, pues no sólo hay disponibilidad de equipo para personas con alguna discapacidad, como sillas anfibias, sino también de guardavidas certificados y con la preparación adecuada, añade.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Un visitante puede encontrar espacios recuperados que no tenían los servicios o la infraestructura adecuada, donde la limpieza de la arena no estaba monitoreada, pero que ahora funciona en nivel óptimo. Es garantía de que se desarrolla una cultura proambiental, pues se llevan a cabo al menos 10 actividades de educación donde operadores turísticos y usuarios se sensibilizan de la riqueza que hay en torno de la playa certificada”, confirma el coordinador nacional de Blue Flag México.

Arduo trabajo municipal

Obtener una certificación no es algo sencillo, reconoce Agapito Magaña Sánchez, alcalde de Isla Mujeres y presidente del Comité de Playas Limpias Cancún-Riviera Maya.

“Se requiere de una inversión aproximada de 1.3 millones de pesos (mdp) para equipar cada playa bajo las condiciones que se exigen, son recursos que gestionan los ayuntamientos y la iniciativa privada”, expone.

Pero la actitud es lo más difícil, considera el funcionario, pues debe haber la voluntad de todos los involucrados: autoridades, concesionarios, usuarios y empresas, para que entiendan que esta certificación es una herramienta que fortalece el destino para ser más competitivo.

A pesar de que Cancún se ha visto afectado por fenómenos atípicos de sargazo (algas frescas que se anidan en la playa y al secarse desprenden un olor fétido), el Comité de Playas, Blue Flag México y el ayuntamiento de Benito Juárez tienen un plan apegado a los lineamientos de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para limpiar las playas, sin que las certificaciones se vean afectadas.

“Contamos con un plan de recuperación de playas y de limpieza, con recursos de la Zofemat y aportaciones de los gobierno Federal y estatal para garantizar que las certificaciones mantengan su condición”, asevera Francisco López Reyes, director de Turismo de Benito Juárez.

Hasta ahora la Semarnat ha liberado 12 mdp para acciones de limpieza de sargazo en las costas de Quintana Roo, que fueron destinados a la contratación temporal de personal para limpiar las playas.

Imán para el turismo

Una playa Blue Flag también es un imán para la inversión y el turismo. Al ser Cancún cabecera del ayuntamiento y una marca mexicana (registrada en 1989) con sello internacional, la localización de las playas certificadas viene como anillo al dedo.

Un destino con una certificación ambiental facilita el acceso al financiamiento, fortalece el número y calidad de empleos en el turismo y mejora la calidad de los servicios, según la Secretaría de Turismo (Sectur).

De acuerdo con el Programa de Turismo Sustentable de la Sectur, una persona que viaja motivada por aspectos de sustentabilidad tiene la disposición de pagar un precio más elevado a cambio de mayores beneficios para la comunidad; está dispuesta a pagar 40 por ciento más que cualquier otro viajero de sol y playa (sobre todo el visitante europeo), de acuerdo con datos de la Dirección Municipal de Turismo en Benito Juárez.

Cada año, 13 millones de turistas nacionales e internacionales visitan Quintana Roo, y de ellos, al menos 4.5 millones viajan a Cancún.

“La mayoría de los visitantes extranjeros vienen de Estados Unidos y Canadá, pero hay un gran crecimiento de turistas europeos, sobre todo de Irlanda, Gran Bretaña y Portugal; con nuevos vuelos que ha impulsado el gobierno estatal, además de España, Italia y Alemania”, expone Francisco López Reyes.

“Este año, en el primer cuatrimestre, tuvimos una ocupación hotelera de 92 por ciento, cuando en el mismo periodo de 2014 fue de 87 por ciento, por lo que pensamos que podemos tener un mayor arribo de turistas para el cierre de 2015”, reporta el director de Turismo municipal.

También es importante subrayar que la seguridad pública y jurídica atrae la inversión, y año con año se abren más hoteles, condominios y centros comerciales.

“Actualmente, el estado cuenta con 89 mil cuartos de hotel, de los cuales 37 mil están en Cancún, y esperamos que este año se sumen otros mil cuartos. El año pasado, la inversión que se captó fue de 400 millones de dólares (mdd) en desarrollos inmobiliarios y hoteleros, en 2015 la expectativa es mayor”, abunda López Reyes.

Destino sustentable

Jorge Hernández Delgado, presidente de la Confederación de Organizaciones Turísticas de América Latina y el Caribe (COTAL), expresa que el turista que viaja por motivos de sustentabilidad ha crecido de manera constante.

De acuerdo con cifras de la delegación Cancún de la COTAL, el año pasado el destino captó alrededor de 4.5 millones de turistas nacionales e internacionales, de los cuales un 15 por ciento fueron viajeros que llegaron a destinos sustentables.

“Estos visitantes en promedio gastan hasta 1,200 dólares por estancia, que es 40 por ciento más que los 850 dólares que en promedio deja un viajero de sol y playa. Este gasto es el que se registra en compras de artesanías y souvenirs, pero también en tours para conocer más sobre aspectos naturales del destino”, indica Jorge Hernández Delgado.

El presidente de la COTAL considera que la Sectur, en conjunto con otras instancias federales, estatales y municipales, deben impulsar la certificación de más playas.

“Estas certificaciones son un respaldo para la competitividad del destino, sobre todo si están avaladas por organismos internacionales que no tienen ningún interés en beneficiar a algún grupo político”, finaliza.

 


No sólo se trata de dar recursos para una certificación, sino también de invertir en intangibles como la marca Cancún

Por Mario López

La certificación Blue Flag de seis playas en Cancún es la respuesta a una demanda ciudadana que cuenta con su respaldo y participación activa, asegura Paul Michell Carrillo de Cáceres, presidente municipal de Benito Juárez, Quintana Roo. El primer paso derivó de la iniciativa Ideas por Benito Juárez, en la cual los habitantes del municipio manifestaron su interés por tener espacios públicos libres y limpios, así como por preservar los atractivos naturales, señala el alcalde benitojuarense.

Las playas públicas son el principal atractivo no sólo de los turistas, sino de la población local, por lo que se decidió rescatar estos espacios para su beneficio, de ahí que “los arenales galardonados fueran equipados con servicios integrales, pues cada uno cuenta con regaderas, sanitarios, accesos para personas con discapacidad, seguridad, salvavidas y señalización para el cuidado ambiental”, apunta Paul Carrillo.

“La sociedad también muestra su interés y respaldo al participar en programas ambientales como Reciclatón y el de Protección y Conservación a la Tortuga Marina 2015”, ejemplifica el edil.

Por otra parte, los empresarios saben que el destino se ve beneficiado y atrae a más viajeros, de esta forma mantienen en alto la ocupación hotelera, que actualmente es de 95 por ciento.

No sólo es invertir recursos en la certificación, alrededor de 8 millones de pesos (mdp), —más de 1.3 mdp por cada playa—, de acuerdo con el Comité de Playas Limpias Cancún-Riviera Maya, sino también es apostar en intangibles como la marca y el posicionamiento internacional.

“Benito Juárez es un referente internacional, su alcance turístico marca un precedente en Quintana Roo, México y el mundo, pues sólo en 2014 el Aeropuerto Internacional de Cancún movilizó 17 millones de pasajeros, y cada año el destino recibe cerca de 5 millones de turistas”, destaca el edil.

Para apoyar el turismo, Carrillo de Cáceres precisa que el gobierno municipal ha planteado objetivos estratégicos para avanzar en la transformación del municipio: “Se han rescatado espacios públicos, hemos construido 10 canchas de pasto sintético para futbol 7; así como instalado 38 gimnasios al aire libre para convertirlos en lugares dignos para miles de niños y jóvenes que buscan actividades recreativas y de activación física”.

Asimismo, en materia de rehabilitación de calles, se ha dotado de más de 345 mil metros cuadrados de vialidades renovadas con pavimentación y bacheo, a lo que se suma una infraestructura moderna por más de 130 mil lámparas de alumbrado público reparadas, 49 mil metros cuadrados de banquetas y más de 29 mil metros lineales de guarniciones.

El presidente municipal de Benito Juárez indica que su administración ha atendido más de 200 mil trámites y servicios a través de la Ventanilla Única, el programa de audiencias públicas Municipio Activo, del Instituto Municipal de la Mujer, consultas en salud y los cursos en los Centros de Desarrollo Comunitario (CDC), que se complementan con más de 118 mil paquetes de útiles escolares y más de 2,300 becas entregadas puntualmente como apoyo a los estudiantes de varios niveles.

“Estos son sólo ejemplos de los resultados entregados a los benitojuarenses, con avances en desarrollo social, impulso a los sectores productivos, entre otros, además de un manejo eficiente y transparente de las finanzas que nos ha permitido elevar nuestra calificación crediticia. Seguiremos trabajando para incrementar resultados y mantener este rumbo claro en el desarrollo del municipio”, concluye.

Deja un comentario

No Announcement posts