Un recurso seguro, con megaproyecto

Publicado Por

Abastecer el líquido para los próximos 50 años requiere del trabajo de más de tres administraciones

agua-potable-durango

Ante los riesgos de explotar el agua con elementos ferrosos —dañinos para el organismo humano—, la ciudad de Durango cuenta con un plan que garantiza abastecer de agua potable a sus habitantes, por lo menos durante los próximos 50 años, lo que además posiciona al municipio como uno de los más innovadores y responsables del país en la materia.

Durango sobresale de otros gobiernos locales en México por el proyecto Agua Futura, el cual consiste en sustituir el abasto de agua subterránea por superficial, con el propósito de garantizar la calidad del recurso y el cuidado del medioambiente.

En el municipio existen 90 pozos de extracción que toman el recurso del Acuífero del Valle del Guadiana, que actualmente está sobreexplotado con un déficit de 34.9 metros cúbicos (m3) al año, por lo que sólo operan 76 pozos.

El beneficio del líquido superficial

El agua del acuífero abastecedor presenta concentraciones de arsénico entre 0.010 y 0.200 miligramos por litro (mg/l), cabe resaltar que la Norma Oficial Mexicana 014-SSA1-1993-200 establece que el límite permitido para el consumo humano es de 0.025 mg/l. En relación a los fluoruros, se presentan concentraciones entre 1 y 20 mg/l, siendo 1.5 mg/l el máximo permitido.

Lo anterior pone en riesgo la calidad del agua y, por lo tanto, la salud pública. Sumado a esto, la operación de los pozos representa un gasto elevado, pues 75 por ciento de la energía total que el organismo operador de Aguas del Municipio de Durango (AMD) consume al año, se debe a la operación de dichos pozos.

María Teresa Alarcón Herrera, directora del Centro de Innovación y Competitividad en Energía Renovable y Medio Ambiente del Centro de Investigación en Materiales Avanzados (Cimav), unidad Durango, destaca que desde el punto de vista ambiental es mejor utilizar fuentes superficiales, pues su uso no va en detrimento de los mantos freáticos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Agrega que desde 1996 ya existían concentraciones de flúor y arsénico en el acuífero que abastece a la ciudad, y al ser contaminantes químicos pueden provocar enfermedades serias en la población que tendrían efectos dentro de 10 años o más, por lo que la iniciativa Agua Futura es esencial para evitar problemas de salud en los habitantes.

Potabilizar el agua del acuífero con dichos contaminantes es un proceso demasiado costoso y no asegura su pureza. En cambio, el agua superficial, en términos generales, sólo requiere un tratamiento primario para su consumo, ya que contiene bacterias y sedimentos que son fáciles de remover, por lo cual es más segura, explica Alarcón Herrera.

Un recurso con círculo virtuoso

Agni Otto García García, director de AMD, reconoce que otro problema a enfrentar es que a pesar de que se cubre 99 por ciento de la demanda en agua potable, en ocasiones es necesario hacer recortes en el suministro, así como establecer horarios de servicio.
Lo anterior es todo un problema para una metrópoli en la que habitan más de 500 mil personas, poco más del 35 por ciento de los pobladores del estado. Además, la falta del líquido dificulta el crecimiento de la industria y el comercio.

plan-de-tratamiento-durangoAnte el panorama descrito, la solución se enfocó en obtener el agua de la laguna Guadalupe Victoria, que se encuentra a 12 kilómetros de la ciudad y que tiene una capacidad de 2,200 litros por segundo.

El megaproyecto Agua Futura fue impulsado en 2010 por el entonces alcalde duranguense, Jorge Herrera Caldera, actualmente gobernador del estado. Hoy día los tres órdenes de gobierno trabajan coordinados en este gran plan hídrico.

Sin embargo, uno de los problemas esenciales a resolver era llegar a un convenio con los ejidatarios, dueños de dicha fuente, quienes debían entregar el derecho de uso del agua al municipio, lo cual logró la actual administración, indica Agni Otto García.

“Sólo falta la conclusión de obras de infraestructura que aseguren el proyecto, sin embargo, a esta administración no le tocará verlo en operación”, afirma el funcionario, ya que al ser una iniciativa ambiciosa y de largo plazo, se estima que en 2017 se terminen totalmente todas las construcciones.

El director de AMD estima que entre las tres administraciones municipales que han dado continuidad al proyecto, se ha invertido un total de 511 millones de pesos (mdp) en la construcción de infraestructura necesaria como acueductos, elevación de cortinas de la laguna Guadalupe Victoria, tanques de almacenamiento, entre otras obras, lo que representa un 60 por ciento de avance.

El funcionario también expone que ya se construyeron parte de los acueductos y se han instalado 19 macrotanques con una capacidad total de más de 50 mil m3 en conjunto, los cuales distribuirán el agua a la ciudad. Asimismo, se modernizó una planta de tratamiento y se concluyó la construcción de otra, por lo que el actual gobierno ha invertido más de 100 mdp en la construcción de infraestructura.

El porvenir de la ciudad

García García agrega que aún falta una planta potabilizadora que trabajará con el método de floculación química —proceso que ayuda a filtrar el agua—, la cual requiere una inversión de cerca de 500 mdp, cantidad que se estima sea otorgada al ayuntamiento por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), y que el gobierno estatal contribuya con un porcentaje.

Además de las obras mencionadas, se planea edificar una presa nueva llamada Tunal II. Para esta acción se espera que el gobierno del estado aporte los 1,200 mdp que se necesitan.

Se requiere de una obra de toma que conecte la planta potabilizadora con la laguna Guadalupe Victoria, la cual representa un costo de 150 mdp, en la que la Federación aportará 60 por ciento del recurso, “lo único que esperamos es la aprobación, pues la alcaldía y el gobierno estatal están listos para aportar el 40 por ciento del monto total, 20 por ciento cada uno”, revela el directivo municipal.

principales-obras-durango-aguaPor las acciones tomadas entre las últimas tres administraciones del ayuntamiento, la agencia internacional ICLEI-Gobiernos Locales por la Sustentabilidad, galardonó al municipio con el premio ICLEI 2014, pues la iniciativa ha avanzado y se mantuvo con los cambios de gobierno, señala Édgar Villaseñor Franco, secretario Regional para México, Centroamérica y el Caribe de dicho organismo.

También apunta que el proyecto es muy innovador, pues además se cuenta con cinco plantas de tratamiento de aguas residuales, las cuales generan un beneficio no sólo a la ciudad, sino al medioambiente.

Infraestructura y conciencia

Agni Otto García refiere que las plantas saneadoras son capaces de tratar el 100 por ciento del agua que la ciudad desecha y tienen una capacidad de 2 mil litros por segundo en conjunto. Cabe destacar que la ciudad tiene una cobertura de 98 por ciento en alcantarillado.

Además, las lagunas artificiales que se crean por el agua tratada han servido como hábitat para 58 especies animales, entre ellas los patos canadienses que aloja Durango en época de migración.

Por su parte, Roberto Olivares, director General de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS), manifiesta que Agua Futura es una muy buena propuesta, pues es una política pública que reconoce la problemática de la demarcación. Sostiene que una parte fundamental para que este tipo de iniciativas funcionen es la educación, pues la población debe ser responsable en materia del cuidado del líquido.

Por lo anterior, se construyó el Centro de Educación Ambiental, en el que se invirtieron 11 mdp, cuyo objetivo es fomentar la cultura del agua entre niños y jóvenes de educación básica con ayuda de las organizaciones de la sociedad civil que ahí residen.

Finalmente, García García resalta que gracias a este proyecto se deja de utilizar en 80 por ciento el Acuífero Valle del Guadiana al dejarlo recargarse, con lo cual se convierte en una fuente secundaria de agua en caso de sequías; existe un ahorro de más de 80 mdp anuales en energía y, lo más importante es que se asegura la calidad del agua para los ciudadanos.

 

 

El reto más grande fue acordar con agricultores la disposición de la laguna Guadalupe Victoria para potabilizarla

Por Jorge López Espinosa

Debido a la presencia de contaminantes como flúor y arsénico en el agua que se extrae de los 90 pozos que abastecen al ayuntamiento, se creó el proyecto Agua Futura, cuya finalidad es sustituir el uso de agua subterránea por superficial.

A pesar de que su administración no alcanzará a ver terminados todos los objetivos, ya que, por ser un plan a largo plazo, falta que se concreten otras formas de suministro de agua —lo cual garantizaría el recurso para la ciudad por 50 años— el alcalde de Durango, Esteban Villegas Villarreal, ha logrado que los objetivos más importantes se cumplan.

Agua Futura inició en 2010 cuando el ahora gobernador del estado de Durango, Jorge Herrera Caldera, era presidente municipal de la capital; ahora Villegas Villarreal está consciente de la problemática y ha trabajado para asegurar que el proyecto no se venga abajo. Al respecto, el edil señala que el reto más grande era llegar a un acuerdo para explotar la laguna Guadalupe Victoria, ya que al ser una fuente superficial, es propiedad de los agricultores, como lo establece el Gobierno Federal a través de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

“La intención inicial fue que los ejidatarios cedieran el uso del líquido al gobierno municipal: ese fue el reto sustancial, pues si no tenemos la fuente, no importa que hagamos toda la infraestructura que está en construcción”, explica

También refiere que el acuerdo consistió en darles a los agricultores el agua tratada que el municipio sanea, y que sirve más para sus propósitos, a cambio de utilizar el recurso de la laguna para potabilizar el líquido.

“Tuve la oportunidad y la suerte de lograr este acuerdo”, afirma el munícipe, ya que administraciones pasadas también trabajaron para lograr dicho pacto y no tuvieron éxito. “Desde que tomamos posesión, mi gobierno se sentó con los agricultores y les explicamos la situación, los beneficios que gozarían con el convenio y finalmente se logró.”

Asimismo, comenta que la ciudad de Durango es uno de los cinco municipios del país que trata al 100 por ciento su agua residual, por lo que los agricultores no se verán afectados por la falta del recurso.

“Agua Futura es una iniciativa que rebasa las barreras del tiempo”, sostiene el presidente municipal, y añade que aunque el proyecto inició con una administración similar a la de su partido, esta obra va más allá de los colores, ya que “es infraestructura que se queda para los ciudadanos. Si hubiera tomado la presidencia de manos de algún otro partido, hubiera continuado el proyecto”, apunta.

Por lo anterior, enfatiza que ya se han tomado medidas para asegurar que el proyecto se concluya sin importar el cambio de administración. “Hemos empoderado a la ciudadanía. Varias organizaciones civiles y los ciudadanos han participado en el desarrollo de Agua Futura, los hemos informado para que ellos sean quienes exijan a las autoridades su conclusión”, afirma.

Además de garantizar el agua limpia, el alcalde de Durango pronostica que el municipio verá un crecimiento económico, pues la industria y el comercio, que no habían podido crecer por la falta de agua, se verán beneficiados.

Si bien aún no hay estimaciones respecto al crecimiento económico, Esteban Villegas indica que hoy día hay interés de algunas industrias para establecerse en la capital de Durango. Tal es el caso de empresas que usan el agua tratada para procesos de enfriamiento, como Unión Fenosa, generadora de energía eléctrica, por lo que el futuro de la ciudad pinta bien.

 

Deja un comentario

No Announcement posts