El destino predilecto de cruceristas está en México

Publicado Por

El gobierno local implementó estrategias clave para mejorar la calidad del destino

Cozumel, Quintana Roo, es una isla luminosa por la roca caliza que proviene de sus arrecifes. Está en la ruta del Caribe y es la tercera más grande de México después de la del Tiburón y Ángel de la Guarda, ambas en el norte del país. Los turistas que viajan en crucero la han vuelto su lugar preferido, incluso por encima de Nassau, en Bahamas y San Juan, en Puerto Rico.

La Asociación de Cruceros de Florida y el Caribe (FCCA, por sus siglas en inglés) le dio la categoría número uno en el mundo al ser el destino al que arriban más pasajeros por esta vía; hasta mayo sumaban 3 millones 607 mil 885, y todo indica que cerrará 2017 con más de 4 millones.

“Estos números nos sitúan en los ojos de potenciales visitantes”, dice Anja López Miranda, directora de turismo del municipio. La oferta es magnífica y enumera: bellezas naturales, infraestructura de primer nivel seguridad, cultura, gastronomía, accesibilidad, servicios turísticos de calidad y el plus, gran calidez humana. El turismo en la isla es la actividad económica por excelencia; sus casi 90 mil habitantes están relacionados de alguna manera a la actividad productiva, tan sólo 5 mil empleos dependen directamente de los cruceros.

Desde hace 15 años el sector despuntó a través de estos navíos y los años de bonanza fueron 2002 y 2008. Luego vino la influenza y la cifra cayó. Según información de Datatur, de la Secretaría de Turismo, hace nueve años recibieron 924 mil 451 visitantes de pernocta y más de 2.5 millones de cruceristas. Este año se consolida como sitio favorito de estos últimos.

De acuerdo con sus autoridades municipales, por ahora las operadoras que ofrecen los tours vía crucero son las más beneficiadas pero están en busca de alternativas que permitan que la derrama económica sea más pareja para la población. Lo ideal, dice la funcionaria, es potenciar el mercado de pernocta que resulta más redituable para que los visitantes regresen a quedarse más de las ocho horas promedio de estancia del crucerista.

“Que tengan oportunidad de conocer realmente la isla, que se acerquen al Centro Histórico, que compren artesanías. Sobre todo incentivar el consumo local y una reestructuración de la política pública de cruceros donde lo que se recauda por atraque se reparta de manera equitativa al municipio que es quien carga con todos los gastos e impactos”, sostiene Anja López.

Beneficio local

De acuerdo con el estudio Contribución económica del turismo de cruceros a las economías de sus destinos, realizado por Business Research & Economic Advisors (BREA), en la temporada 2014-2015 esta modalidad turística generó 365.5 millones de dólares (mdd) en gastos directos en Cozumel y 9,727 empleos que pagaron 61 mdd en salarios. Junto a Cabo San Lucas, Costa Maya, Ensenada, Mazatlán, Progreso y Puerto Vallarta, la suma ascendió a 528.6 mdd.

Michele M. Paige, presidenta de la FCCA, explica que los cruceros contribuyen a las economías y mejoran la calidad de vida de los habitantes de los sitios que visitan a través de la generación de empleos e infraestructura. En el caso de Cozumel, dice, su ubicación geográfica es una gran ventaja y más allá de que la isla tomó la iniciativa de trabajar proactivamente con la industria, su crecimiento económico está sujeto a mejoras e innovaciones continuas.

Este turismo, señala la titular de la Asociación de Cruceros, ayuda a la economía de los lugareños porque tanto pasajeros como tripulación consumen alimentos y bebidas, en restaurantes y bares; adquieren paquetes de excursión donde utilizan transporte terrestre y, además, hacen compras al por menor en productos y servicios.

La titular de la FCCA reconoce que bajo el control de su propio destino, Cozumel sigue optimizando las oportunidades de esta modalidad de turismo y ha mostrado que es capaz de trabajar en conjunto para desarrollar y mejorar productos, infraestructura y operaciones que aseguren la mejor experiencia posible al pasajero.

Para la alcaldía de Cozumel las relaciones comerciales con las navieras son muy importantes y por eso promueve el mejoramiento de servicios turísticos y buenas prácticas: “La iniciativa privada es la más beneficiada con esta actividad por lo que su participación en proyectos del municipio y en concreto de la dirección de Turismo siempre es positiva y fuerte”, afirma López Miranda.

Diversificar y promover

En el ramo turístico, los municipios enfrentan retos claros. Javier Cantalapiedra, experto en negocios y turismo de la Universidad del Valle de México, pone en primer lugar el diseño y planificación de políticas públicas en conjunto con el sector privado. La clave del éxito, considera, está en la infraestructura y capacitación de la población local. A propósito, los cozumeleños suelen tener capacitación continua, los empresarios invierten en ello, de ahí el buen manejo del idioma inglés entre los prestadores de servicios.

La fórmula “sol y playa”, agrega el especialista, ha sido exitosa para atraer paseantes y propiciar el desarrollo de economías locales, este tipo de promoción debe continuar pero también es importante enfocar estrategias hacia lo cultural, lo histórico y actividades de aventura.

Da buen resultado diversificar el portafolio y estar actualizados con las tendencias de consumo de los nuevos turistas. “Hay que resaltar las riquezas culturales, históricas y turísticas, mandando un mensaje claro y conciso. Por otro lado internamente debe realizarse la labor y garantizar la seguridad de los visitantes, con una policía turística altamente capacitada”, apunta. No en balde, las autoridades de Cozumel han canalizado su energía en la diversificación. “Requerimos potenciar la industria de pernocta dotándola de mayores atractivos en horas que no son de sol y playa. Al ser isla y de frente a las problemáticas que presentan otros destinos similares, debemos controlar el acceso a los áreas naturales protegidas; tener en cuenta nuestro manejo de residuos así como el recurso del agua. Dirigir el destino hacia la sustentabilidad incluyendo al sector de cruceros”, menciona López Miranda.

Empresarios y gobierno

A nivel municipal el turismo juega un papel trascendental. Entre las características positivasm, Cantalapiedra Malpica menciona que genera desarrollo económico y empleos, es una fuente de promoción internacional, fomenta el intercambio de culturas, promueve la conservación e incentiva la inversión extranjera.

La FCCA destaca que sus miembros, las líneas de cruceros, apoyan las economías locales pues crean empleos, generan infraestructura y aportan a través del pago de impuestos portuarios. El turismo de cruceros, refiere Paige, también contribuye de forma indirecta en casos como suministros adquiridos por los operadores turísticos, los restaurantes y las autoridades portuarias, así como el del crucerista es de 50.4 años, con tendencia a disminuir. “En cruceros europeos el pasajero es de mayor edad que en el americano y su viaje promedio es de una semana”, dice Anja López.

La isla tiene una identidad y no quiere perderla. Está considerada como un paraíso natural que invita a la tranquilidad. Por ello, resulta un destino bastante atractivo para familias con hijos pequeños y para adultos mayores. La presente administración ha superado retos financieros difíciles, ahora se avizora una visita masiva y lo prioritario será tener políticas ambientales que les permitan proteger sus codiciadas reservas naturales.

Al gobierno le interesa el arribo de cruceros para que se generen beneficios económicos y mayor reconocimiento a la comunidad

Por Rocío Tapia

La alcaldesa de la isla está orgullosa de sus raíces mayas. Además, sostiene que el territorio que administra no escatima virtudes: excelente ubicación geográfica, riqueza en recursos naturales, reservas ecológicas, arrecifes, zona arqueológica y seguridad. Gracias al buen estado de sus servicios ambientales, la comunidad de esta isla no se ha visto desplazada y convive con el turismo de crucero que lo ve como un destino inigualable a nivel internacional. En ese sentido, una distinción son sus servicios con toque humano. “Recibimos al visitante con una sonrisa. Nos dedicamos a lograr que el turista tenga una experiencia de vida, no queremos ser un destino vacacional más.”

Asimismo, comenta que autoridades, población e iniciativa privada entienden que habrá estabilidad económica en tanto haya trabajo intersectorial: “Soñamos con un Cozumel con igualdad de oportunidades para conseguir esa calidad de vida a la que todos tenemos derecho”.

RESPONSABILIDAD CONJUNTA

A través de organismos internacionales analizan las tendencias del mercado de cruceros, ya que “no tenemos una derrama equitativa, no todos pueden aprovechar el gran turismo masivo que llega, queremos preponderar el comercio local, estamos trabajando para que lo hecho en Cozumel sea sinónimo de calidad y que los turistas tengan oportunidad de elegir”.

Se busca, añade, que al sentido empresarial se le sumen acciones socialmente responsables donde la mística y belleza que brinda Cozumel sea tomada en cuenta. “Los turistas al llegar no pagan impuestos por los servicios que ofrecemos, los municipios nos vemos descobijados porque tenemos que brindar servicios a toda la población y los visitantes forman parte de una comunidad flotante que debemos considerar.”

Por impuesto de peaje de las embarcaciones que llegan la isla genera 74 por ciento de los ingresos de la Administración Portuaria Integral y se le retribuye sólo 5 por ciento. Sin que tenga que ir a las arcas municipales, la idea es procurar un reparto justo, van por 40 por ciento. “Queremos tener alumbrado, parques, carreteras, que se beneficie directamente a la comunidad.”

MÁS QUE SOL Y ARENA

Les importa también dejar al descubierto la trascendencia histórica. Cozumel aparece en los libros sagrados, Popol Vuh y Chilam Balam; su zona arqueológica de San Gervasio, santuario de la diosa Ixchel, es un centro ceremonial maya relevante. “Nosotros estamos regresando a nuestros orígenes. Se nos conoce como destino de sol y playa pero no por hacer turismo de cultura.”

Los turistas, dice la alcaldesa, no sólo buscan pasar unas vacaciones; quieren cooperar. “Cuando ven que hay identidad cultural, arraigo y amor por la tierra les enamora. Apostamos a nuestra cultura e idiosincrasia. Queremos ser vistos como un destino inteligente que fomenta el respeto al ambiente y cuida su entorno. Concebimos ser isla del futuro sin perder nuestra identidad.”

MUNICIPIO FUERTE

Al asumir la alcaldía Cozumel tenía deudas millonarias. Lo primero que hizo esta administración fue sanear las finanzas, reducir el gasto operativo primario en 75 por ciento, así como trabajar en transparencia y orden administrativo.

Lograron ahorros a costa de acciones fuertes como reducción de inversiones en publicidad y actualización del catastro, ya que había predios que pagaban 1,500 pesos cuando en realidad la cuota se ubica en 200 mil.

Para finalizar, Perla Tun Pech dice que también hicieron valer la autonomía local. Al respecto, la funcionaria señala: “No somos empleados sino ejecutivos municipales; la primera célula que conforma una nación. Que no se nos vea como carga sino como aliados, hacemos lo que nos corresponde y un poco más. Necesitamos que se nos dé el lugar que merecemos. Que las políticas públicas se hagan de lo particular a lo general, no al revés”, concluye.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: