>

Recertificación blue flag, sinónimo de competitividad

Publicado Por

El gobierno local implementó estrategias clave para mejorar la calidad del destino

Hace cuatro años, el municipio de Los Cabos comenzó su apuesta por la sostenibilidad certificando tres playas con Blue Flag o Bandera Azul, un programa de la Fundación para la Educación Ambiental (FEE, por su sigla en inglés) y reconocido por la Unesco y la Organización Mundial de Turismo.

Ahora los resultados se empiezan a ver: en los últimos dos años, la llegada de turistas a estas tres playas creció 61 por ciento, una cifra casi cinco veces superior que el 13.6 por ciento que creció todo el municipio en arribo de viajeros, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Turismo federal.

Además, los más de 200 mil viajeros que visitan estas tres playas —Palmilla, El Chileno y Santa María— representan alrededor de 10 por ciento del total de turistas vía aérea que llegan a Los Cabos.

Pero la apuesta no se queda sólo en estas tres playas. “El gobierno local ha decidido ampliar la certificación a otras cuatro, las cuales la recibieron el pasado primero de julio”, dice Víctor Manuel Carbajal Ayala, director General de Fomento Económico y Turismo del ayuntamiento.

En Los Cabos hay 55 playas a lo largo de 10 kilómetros de litoral, de ellas 47 están registradas y siete ya cuentan con la certificación Blue Flag. Las últimas que la recibieron son Acapulquito, Coral Negro, Hacienda y Las Viudas.

A decir de Carbajal Ayala, no fue una cuestión sencilla. En entrevista detalla que se destinaron más de 1,600 millones de pesos (mdp) para que las playas cumplieran con los 33 criterios en calidad de agua, servicios, seguridad y educación ambiental que marca la certificación Blue Flag.

“Hay varias dependencias que participan en la certificación, tanto federales como estatales y municipales. Cada playa cuenta con salvavidas certificados, contenedores para separar residuos, personal de seguridad, además de realizar trabajos de limpieza de arena y muestreos de calidad de agua de mar.”

En ese sentido, añade que El Chileno, por ejemplo, se acondicionó con rampas para que las personas con capacidades diferentes puedan acceder; la meta es que todas las playas certificadas cuenten con accesibilidad para estas personas. “Los Cabos concentra 20 por ciento de las 35 playas certificadas por Blue Flag en el país, y es el municipio que más galardones cuenta, junto con Benito Juárez, en Quintana Roo.”

“Esta certificación no es exclusiva de México. Hay 4,413 playas, marinas y operadores de navegación de turismo sustentable en 46 naciones”, expone Joaquín Díaz Ríos, coordinador nacional del programa Blue Flag México.

Ostentar estas certificaciones, señala, requiere no sólo de más recursos económicos y humanos en puntos específicos, sino de un mayor compromiso de la sociedad con el medioambiente, llevando a cabo programas de educación. “Uno de los requisitos más complejos de cumplir para obtener la certificación es la calidad del agua, pues si los muestreos arrojan que hay un problema de contaminación o si pasa los límites permitidos de bacterias, se hace complejo identificar el punto de conflicto y la posible solución.”

Eleva competitividad

“Contar con una certificación Blue Flag no sólo impulsa al medioambiente, sino que ofrece un valor agregado al destino que lo hace más competitivo frente a otros”, reconoce Roberto Zapata Llabrés, vicepresidente de la Comisión de Turismo de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco).

“Los turistas buscan lugares más amigables con el medioambiente, pero sobre todo son más cuidadosos en cuanto a la calidad del agua de las playas. Por ejemplo, cuando se descubrió el alto nivel de contaminantes en una playa de Acapulco, empezó a perder turistas internacionales”.

Asimismo, dice que hay destinos sustentables que llegan a tener mayor competencia que otros, hay muchas playas en estados con certificados sustentables que la gente está visitando, como en Los Cabos, y esto, en el momento que trasciende, la gente tiene más cuidados y atención al factor higiénico, pues los turistas llegan con sus familias y las prefieren a otras playas por cuestiones de higiene.

En esto coincide el director General de Fomento Económico y Turismo del ayuntamiento. Según las cifras de llegada de turistas, en los primeros cuatro meses del año arribaron a Los Cabos 875 mil viajeros por vía aérea, 20.6 por ciento más que el mismo periodo del año pasado. Además, este año se pretende que el número de viajeros llegue a la cifra récord de 3 millones.

La certificación es un incentivo más para los inversionistas, pues ante el incremento en la llegada de turistas están en construcción alrededor de 5 mil cuartos de hotel, con una inversión estimada en 186 mdp, de acuerdo con la Dirección de Fomento Económico y Turismo.

El crecimiento en la llegada de turistas y en la oferta hotelera del corredor turístico se ha visto reflejado a su vez en más empleo para los habitantes de la zona. “Traemos una ocupación hotelera de 80 por ciento, lo que ha impulsado la creación de empleos. En total hay 12 mil personas empleadas en el sector turismo al primer cuatrimestre del año, y tenemos un estimado de crear 4 mil más, todo por el crecimiento turístico que tenemos”, expone.

El representante de Blue Flag México también reconoce que la certificación es un valor competitivo que impulsa al destino frente a otros. “Son lugares donde los turistas que acuden tienen una mayor certeza de la limpieza del agua y servicios mínimos de infraestructura, porque los certifica una institución diferente a un organismo gubernamental, en este caso la Fundación para la Educación Ambiental.”

En palabras de Joaquín Díaz Ríos, esto ha motivado a los destinos como Los Cabos, Cancún o Puerto Vallarta a tener más playas Blue Flag, y coincide con que son destinos líderes en llegada de turistas.

Los turistas valoran la información fidedigna que los lleve a tomar decisiones. Por ejemplo, si por alguna contingencia como un huracán, o por mantenimiento, la playa certificada no está en condiciones de cumplir con alguno de los 33 criterios, el protocolo establece que debe bajarse la Bandera Azul.

Zapata Llabrés, de la Concanaco, reconoce que aunque México sigue avanzando en temas de sustentabilidad, el gobierno debe impulsar más estos programas y certificaciones. “No se han difundido suficientemente aquellas playas que están certificadas, que tienen una mejor calidad de agua para recibir a los turistas. Es una cuestión que el gobierno debe tomar en cuenta para impulsarlo, para promoverlo, porque sentimos que no lo ha hecho de la manera como debiera.”

No sólo programas gubernamentales como certificaciones de limpieza dan mayor confianza a los turistas, también los organismos independientes.

“Factores sustentables, como huella de carbono, Blue Flag, Playas Limpias, entre otras, están siendo promovidos de manera muy agresiva por algunos destinos que han visto que les traen beneficios”, concluye Zapata Llabrés.

 

Reglas claras para una certificación funcional a largo plazo

Por Mario López

Los Cabos es uno de los mejores destinos turísticos del país, lo que exige mejorar continuamente la competitividad, pero con un enfoque sustentable, asegura el gobernador local. “Estamos empeñados en lograr un crecimiento municipal de manera sustentable, para ello buscamos integrar los temas de planeación urbana, desarrollo económico y turístico, cuidado del medioambiente y la construcción de infraestructura”, expresa Arturo De la Rosa Escalante.

El hecho de mantener tres destinos con certificación Blue Flag y lograr otras cuatro más en esta administración habla del compromiso por hacer de las playas uno de los atractivos más importantes para la ciudad.

En este objetivo, la participación de la iniciativa privada y de la sociedad es fundamental para mantener los galardones. “Una forma como apoya el sector empresarial a lograr las certificaciones es estar al corriente en sus pagos de derechos por uso y goce de la zona federal, lo que permite dotar de infraestructura a las playas, además de coadyuvar con la Coordinación Municipal de la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat) en la vigilancia, seguridad y cuidado de los balnearios.”

La sociedad, por su parte, se ha involucrado en actividades realizadas por el ayuntamiento para que conozcan los requisitos y ayuden a mantener las certificaciones.

Con el fin de lograr que la certificación de las playas no se quede en una acción de paso de los gobiernos, sino que trascienda, el edil comparte que se elaboró un Reglamento de Instalaciones Públicas de Playas, el cual, una vez aprobado por el Cabildo, permitirá dar un uso adecuado de las instalaciones públicas de playa.

“Entre los puntos más relevantes de este documento destaca que cada desarrollo inmobiliario u hotelero que se autorice incluya accesos públicos a las playas, los cuales deberán estar claramente identificados con señalización”, explica.

Además, añade, las á reas que las constructoras o empresas de desarrollo inmobiliario donen al municipio, como estacionamiento y edificaciones que contengan baños, regaderas e instalaciones similares, deberán ser escrituradas a nombre del municipio para evitar discrecionalidad en su propiedad.

“Las instalaciones públicas de playa quedarán bajo el resguardo de la Zofemat Los Cabos, la cual será la encargada de coordinar las actividades con autoridades municipales para asegurar el mantenimiento, conservación y su adecuado uso.”

De igual manera, el reglamento establece normas de conducta para los visitantes, con sanciones que serán impuestas por la autoridad municipal o federal, según sea el caso.

“Este reglamento será uno de los instrumentos de carácter legal que nos ayudarán a garantizar el manejo sustentable de las playas del municipio, y a su vez actuará como un incentivo para dar continuidad a los procesos de certificación no sólo de las playas que ya cuentan con el distintivo Blue Flag, sino para incrementar el número de playas certificadas.”

En ese sentido, expone el alcalde, una de las acciones que blindarán la certificación de las playas es la descentralización de la Coordinación Municipal de Zofemat. “Ya está listo un acuerdo de descentralización que será presentado al cabildo para su aprobación, con lo que la Coordinación pasará a ser un órgano colegiado en el cual recaerá la responsabilidad de vigilar la operación.” En este órgano estarán representados los tres niveles de gobierno y la sociedad, pues estará presidido por el alcalde de Los Cabos y un representante de la SHCP, Semarnat, del gobierno estatal, de la iniciativa privada y de la organización civil.

Además, contará con un consejo consultivo que será el encargado de dar los lineamientos para aprovechar de manera sustentable las playas, la zona federal marítimo terrestre, los terrenos ganados al mar y cualquier otro depósito de aguas marítimas.

Para concluir, Arturo De la Rosa añade que tendrá la facultad de opinar sobre planeación territorial y medidas de mantenimiento, preservación, limpieza, delimitación, vigilancia y actualización del censo de ocupantes en las playas.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: