Referente nacional del sector hídrico

Publicado Por

El organismo operador de agua local ha logrado niveles ejemplares en cobertura, recaudación e innovación, por mencionar algunos méritos

“Tolerancia cero a la corrupción” fue la premisa con la que el alcalde de Naucalpan, Edgar Olvera, asumió el cargo. Y la primera oportunidad para ponerla en práctica fue el servicio de agua potable. Ahí, el giro fue de 360 grados. Hoy las finanzas del Organismo de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (OAPAS) son sanas; se acabaron las deudas heredadas de la pasada gestión, y los naucalpenses, sean industrias, comercios o particulares, deben pagar el consumo real del líquido. Esta dependencia del gobierno municipal se ha convertido, además, en un organismo de clase mundial.

El combate a la corrupción ha dado frutos. Eso sí, empezando por la casa. “No podemos exigirle a los ciudadanos que paguen si nosotros no pagamos nuestras deudas, incluidas las del suministro de agua que llega a nuestras casas”, dice Francisco Javier Santos, director general del OAPAS Naucalpan. Al tomar posesión del cargo, el funcionario se encontró con que entre los morosos estaba 95 por ciento de los empleados del organismo. Había quienes no pagaban desde hacía cinco años.

Tecnología vs. corrupción

“Recibimos un OAPAS en crisis; el anterior titular está recluido en el penal de Barrientos”, explica el directivo. De cada 100 usuarios sólo pagaban 42; es decir, teníamos una eficiencia comercial de 42 por ciento”, y agrega que a través de una dádiva se modificaban los montos a pagar por el suministro. Se manipulaba el medidor para que el recibo del usuario fuera por un monto menor al real.

Para erradicar este tipo de prácticas, lo primero —expresa el entrevistado— fue reemplazar los medidores. Los actuales carecen de partes mecánicas: ya no tienen propelas que se mueven con el agua y se puedan manipular. Los nuevos son un tubo transparente, miden el agua a través de la frecuencia electrostática que el líquido emite y reportan la lectura remotamente a una computadora de control, de tal manera que ya no es necesario que un notificador tome la lectura, pues ésta se toma automáticamente y a distancia.

“Al no haber contacto humano, inhibimos la corrupción”, subraya Santos, quien añade que la recaudación tuvo un aumento de 70 por ciento. “Hemos recaudado cientos de millones de pesos más y el índice cerró en 2016 con 67 por ciento, lo que significa un crecimiento de 25 por ciento en comparación con el año anterior”, precisa.

A ese nivel recaudatorio contribuyó el convenio con el buró de crédito. “Somos el primer organismo que lo firma con esta empresa y a través del acuerdo podemos reportar lo que debe un deudor de agua cuando tiene dos bimestres de retraso. Actualmente sólo lo hacemos con usuarios comerciales e industriales, pero para el próximo año incluiremos a los domésticos”, indica Santos.

Convenio

El Consejo Consultivo del Agua invitó al OAPAS a ser el primer miembro de su tipo en tal instancia. “El alcalde, interesado en incentivar al ciudadano para que cumpliera con sus obligaciones, invitó al Consejo a elaborar un observatorio ciudadano del agua para transparentar el trabajo del organismo municipal”, apunta Jorge Fuentes, coordinador de Proyectos del Consejo.

El secretario de Innovación Gubernamental de Naucalpan, Alfredo Oropeza, señala por su parte que a raíz de la firma del convenio, el municipio ha sido partícipe en diferentes reuniones de trabajo con los miembros del Consejo, en las cuales ha dado a conocer los puntos de vista sobre diversas problemáticas; entre ellas las que tienen que ver con la nueva Legislación Nacional, desde la perspectiva municipal.

En reciprocidad —continúa Oropeza—, el Consejo Consultivo del Agua participó como ponente en el evento conmemorativo del “Día Mundial del Agua” en Naucalpan, el pasado 22 de marzo, donde se anunció el inicio de los trabajos para constituir el Observatorio Municipal del Agua en el municipio, mecanismo que tiene como objetivo ser un instrumento de medición social para el cuidado y uso del recurso hídrico en el municipio, así como para evaluar el desempeño del OAPAS.

También, explica el secretario, el Consejo Consultivo estuvo presente en el Primer Encuentro Estatal de Cultura del Agua organizado por el OAPAS los días 26, 27 y 28 de junio.

La invitación, agrega Fuentes, se debió a que el OAPAS, bajo los lineamientos del alcalde Olvera “tiene prácticas muy interesantes. Nos llama mucho la atención cómo están reforzando la cultura del agua mediante la adquisición de un domo digital para presentar videos y películas sobre esta temática en escuelas primarias”, explica.

Al respecto, Santos comenta que el programa incluye una obra de teatro, comics, botargas que se llevan a ferias y exposiciones en escuelas, acuaferias y cátedras a empresas y en colonias sobre cómo ahorrar el líquido.

A partir del convenio, “se ésta trabajando en el Comité de Cultura y Uso Sustentable del Agua, en el que se pretende desarrollar un programa piloto de medición de resultados de los programas de Cultura del Agua en 50 escuelas de Naucalpan y, en el cual, participarán empresas como Rotoplas, el IMTA y destacados especialistas como el químico Luis Manuel Guerra”, comenta Oropeza.

Hoy —precisa por su parte Erandi Amor, especialista de El Colegio de México (Colmex) en gestión comunitaria del agua—, el concepto de cultura del agua ha evolucionado al de cultura hídrica, que va más allá de la sensibilización y es más amplio: se busca no sólo a los niños y amas de casa sino a las industrias, los comercios y a todos los actores involucrados a los que se debe llegar.

“El uso eficiente y responsable es una tarea de los organismos operadores, pero también involucra a la sociedad”, admite Erandi Amor, maestra en Desarrollo Regional por el Colmex. “Los organismos operadores tienen la responsabilidad de tener buenos indicadores de eficiencia física y comercial, pero los ciudadanos deben hacer sus pagos correspondientes al servicio y cuidar el recurso natural”.

Al Consejo Consultivo —enfatiza Flores— un aspecto que le llamó mucho la atención son las iniciativas emprendidas por el OAPAS. Son un ejemplo en cuanto a la certificación de sus procesos y es de destacar su pacto con la ONU sobre cultura del agua, tema al que le ha dado prioridad.

En ese sentido, Erandi Amor admite que el desempeño de los organismos de este tipo es desalentador. “Tenemos una tarea muy grande para que estas dependencias municipales sean eficientes; las últimas estadísticas de la Conagua arrojan números rojos en varias de ellas”, admite la entrevistada.

El caso del OAPAS de Naucalpan es diferente: inició un proceso de certificación en marzo del año pasado, que concluyó hace unos meses, para convertirse en el primero de su tipo certificado en la norma ISO 9001 versión 2015. “Nosotros contamos con la certificación para todo el ciclo del agua y todas sus instalaciones: suministro de agua, servicios comerciales, de drenaje y alcantarillado. El alcance aplica a la sede y todas las instalaciones”, manifiesta Santos.

También se cuenta con el certificado internacional para todos los procesos y todas las áreas. “Somos el primer OAPAS en México de clase mundial. A nivel federal, sólo la CFE y Pemex tienen esa calificación”, dice el funcionario municipal.

Tenemos indicadores de gestión de calidad y estamos en constante evaluación para que la mejora sea continua y se convierta en un hábito de trabajo de la institución. Parte importante de ello es la inversión en tecnología. Los medidores —comenta el funcionario— representaron una inversión de aproximadamente 15 mdp que se recuperaron en cuatro meses.

Pero lo más importante de todo, dice Francisco Santos, la mayor riqueza de la institución es su gente. El OAPAS cuenta con un programa de capacitación permanente para los empleados, lo que le ha permitido tener mejores servidores públicos. Para el organismo, su personal es muy valioso; sólo requería un buen guía para adoptar una filosofía de trabajo, resultados y calidad en el servicio. “Ese guía es el alcalde Edgar Olvera”, concluye.

Revirtió la falta de pago del servicio de agua al regresarlo en beneficios para los pobladores de la demarcación

 

Por Nora Sandoval

Para el edil de Naucalpan hay dos cosas que determinan el éxito, los buenos resultados y la eficacia de una administración: el trabajo conjunto entre sociedad y gobierno, así como la transparencia. Si esto se logra, los ciudadanos pagarán sus impuestos con la seguridad de que los verán reflejados en obras y servicios.

Sin embargo, lograr que los naucalpenses cumplan a cabalidad con su responsabilidad ciudadana no ha sido fácil, al menos en el tema del agua. Por ello, desde que tomó posesión en 2016, el presidente Municipal definió una de sus prioridades: solucionar la problemática de este servicio en el municipio. “En administraciones pasadas no se hizo nada en materia hidráulica y se enfrentaban problemas de desabasto, inundaciones e incluso corrupción”, reconoce el funcionario.

Todo ello derivó, entre otras cosas, en la falta de pago por parte de los usuarios del servicio. Hubo que revertir esa situación y se logró, no sólo para tener finanzas sanas, sino porque “el agua es vital para las actividades cotidianas, porque esta administración quiere mejorar la vida de los naucalpenses y porque contar con agua potable se refleja en salud e higiene, además de que se mejora la calidad de vida de las familias”.

Hoy, el pago de los impuestos de los habitantes del municipio se ve reflejado en diversas obras, como las destinadas al mejoramiento de la infraestructura hidráulica, la construcción de dos tanques de almacenamiento y la rehabilitación de tres cárcamos, entre otras; además del mantenimiento permanente a toda la red de drenaje.

“Ciudadanos y gobierno valoramos las acciones y el cumplimiento; fomentamos la cultura del pago de servicios, el cuidado de los mismos e impulsamos el uso responsable del agua. Es un trabajo conjunto: por un lado, nosotros como gobierno hacemos más eficiente y ampliamos el servicio, la cobertura, la calidad y, por otro lado, con los ciudadanos trabajamos en la cultura del cuidado del líquido.”

Olvera precisa que el trabajo que en materia de agua ha realizado la administración que encabeza, a poco más de año y medio —el 1° de enero de 2016 tomó posesión—, ha sido reconocido incluso por el Banco Interamericano de Desarrollo, por tener el mayor avance a nivel nacional en la implementación del proyecto Aquarating, lo que ha permitido al ayuntamiento tener acceso a fondos del Banco Mundial. “Además somos el primer municipio en firmar el Pacto Mundial de las Naciones Unidas”, enfatiza.

CONFIANZA CIUDADANA

Las acciones emprendidas han dado frutos. “Se nota el trabajo, con orden, esto no sólo ha permitido avanzar en la cobertura e infraestructura, sino también en la recuperación de la confianza de los naucalpenses, lo cual se ve reflejado en el aumento de 30 por ciento de la facturación del OAPAS; es decir, los habitantes del municipio están pagando el servicio y se están regularizando porque saben que el pago de sus impuestos se les regresa en obras y mejoras en sus comunidades.”

Para el presidente Municipal, una de las grandes lecciones de esta problemática con el agua, es que “ los gobiernos deben ser transparentes; esto permite recuperar la confianza ciudadana y, por ende, incrementar los beneficios para la sociedad. Si una administración trabaja con orden y conciencia los gobernados actuarán en el mismo tenor; habrá cumplimiento de ambas partes y un trabajo conjunto que dará como resultado mejoras, avances, progreso, calidad de vida y bienestar”, concluye Edgar Olvera.

Por último, cabe destacar que la modernización y ampliación del Laboratorio de Control de Calidad del OAPAS; así como los trámites para obtener la certificación de la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA), con el fin de brindar el servicio de análisis de descargas residuales a empresas y municipios, consistió en capacitación al personal, compra de equipo y mejor tecnología para el laboratorio, gracias a una inversión de 5 millones de pesos.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: