Ser la ciudad más segura, la meta

Publicado Por

Con una policía certificada y esquemas innovadores, este municipio trabaja en cumplir dicho objetivo

De ser el segundo municipio más peligroso de Chihuahua, la administración actual de la capital del estado se ha establecido una meta ambiciosa: ser la ciudad más segura del país. Así lo refiere Gilberto Loya Chávez, director de Seguridad Pública Municipal de Chihuahua capital, quien refiere que con modernización tecnológica, esquemas de prevención y capacitación policiaca podrán lograr dicho objetivo.

Un botón de muestra de los esfuerzos de esta administración para alcanzar ese propósito, es la instalación de un nuevo centro de operación y monitoreo, que cuenta con un muro de más de 37 metros cuadrados con pantallas de última generación que permite la visualiz06ación de 45 cámaras de videovigilancia, incorporando 81 más en las próximas semanas, lo que también permite la ubicación vía GPS de diversas unidades, así como para brindar mejor atención a los reportes en el número de emergencia 911.

Asimismo, se creó la aplicación móvil Marca el Cambio, también integrada al centro de operación y monitoreo, con más de 18 mil descargas a la fecha, la cual incluye el botón de pánico, que permite la ubicación georreferencial en tiempo real de la alerta.

Dicho centro se potenciará con una inversión de alrededor de 120 millones de pesos (mdp) a través del proyecto denominado Plataforma Escudo Chihuahua, que nace con la finalidad de blindar la ciudad por medio de vigilancia tecnológica, inteligencia y mejora en la capacidad de respuesta a la demanda de seguridad, y que sumará otras 500 cámaras para mantener un mejor control de los cinco distritos policiales en los que está divida la ciudad, agrega Loya Chávez.

Las certificaciones en materia de seguridad son parte complementaria de la estrategia de esta administración. Hoy día, la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) cuenta con la certificación que otorga la Comisión de Acreditación para Agencias, de Aplicación de la Ley (CALEA, en inglés). Las acciones puestas en marcha por esta administración en la materia, además de contribuir a consolidar un municipio seguro, están encaminadas a recertificar a la policía local.

Las agencias que buscan esta acreditación, refiere Mark S. Mosier, gerente regional de CALEA para América Latina, deben cumplir con diversas normas obligatorias que dependen de las características de cada institución.

Durante su ciclo de acreditación de cuatro años, añade, la agencia debe mantener el cumplimiento de las normas aplicables, conservar actualizadas sus pruebas de cumplimiento y seguir la letra y el espíritu de dichas normas, lo cual es evaluado por diversas auditorías anualmente, refiere.

Por lo anterior, es responsabilidad de la actual administración cumplir con los estándares establecidos y facilitar la recertificación del municipio que se llevará a cabo en la próxima gestión de gobierno.

Por ello, el gerente regional de CALEA reconoce que Chihuahua se ha comprometido a mantener la más alta calidad de los servicios en materia de seguridad. “Muchas agencias son reacias a que personas ajenas revisen su trabajo y sus procesos y detallen las deficiencias que puedan tener las agencias, pues implica un riesgo y requiere que la agencia esté dispuesta a realizar cambios. Considero que el director de Seguridad Pública de Chihuahua estima que CALEA demuestra la rendición de cuentas al público y que garantiza prácticas profesionales de gestión”, afirma.

Constancia

Para María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, las acciones en materia de seguridad deben ser contundentes. Primero, explica, hay que entender que la actual ola de violencia y de repuntes en delincuencia que se viven en el estado tiene que ver, por una parte, con la reorganización que se dio a nivel estatal con la entrada del nuevo gobernador, y por otra parte, por falta de una estrategia integral, de profesionalización y una débil policía municipal, con bajos salarios y poca preparación.

El problema en general es que con cada administración llega una nueva táctica y lo importante es contar con elementos de seguridad que tengan una constante preparación, que los exámenes de confianza se apliquen y que los ayuntamientos se concentren en los problemas locales, para prevenir los hechos delictivos, señala la experta.

Si bien María Elena Morera aplaude y considera de vital importancia las acreditaciones como la de CALEA, y que, agrega, deben ser necesarias para una estrategia nacional pues es indispensable acreditar instituciones y no sólo personas, no basta con ello, pues hay que poner en la mesa muchos más elementos que garanticen enfrentar el problema de inseguridad, y para ello hay que generar información e intercambiar datos y estadísticas entre los tres órdenes de gobierno, para crear una estrategia integral.

En ese sentido, Loya Chávez asegura que parte de los esfuerzos se concentran en generar datos que permitan hacer evaluaciones más puntuales del comportamiento delictivo. Hoy día, no sólo hay datos sino una excelente coordinación operativa con el estado y la Federación a través de sus policías. Se comparte información y se diseñan estrategias conjuntas con información de la Unidad de Análisis.

Asimismo, se realiza una reunión diariamente entre mandos de la Policía Municipal, la Comisión Estatal de Seguridad y de la Agencia Estatal de Investigación, en la que se analizan los eventos sucedidos en las últimas 24 horas, las tendencias, y se delinean las estrategias de las próximas 24 horas, así como el seguimiento a las estrategias a largo plazo.

Con ello, agrega el director de seguridad municipal, se mejoran los esquemas de patrullaje y operación, encapsulando los cuadrantes al momento de presentarse un incidente de alto impacto. Esto ha permitido la detención de alrededor de más 20 criminales a minutos de cometer algún homicidio, en 10 eventos con armas de fuego, incluso de alto poder.

Resultados visibles

Con dichos esfuerzos, añade Loya Chávez, se ha logrado asegurar en esta administración ya casi un centenar de armas de fuego de todos los calibres, algunas en flagrancia por homicidio, así como miles de cartuchos para armas largas y cortas. En un solo evento, gracias a la rápida respuesta y diseño adecuado de estrategias, se detuvo a dos personas con dos armas largas y cuatro cortas de diferentes calibres, así como más de 500 cartuchos útiles, agrega

“Si bien hemos tenido meses con incremento en número de homicidios dolosos o ejecuciones, antes de mi gestión la tendencia de homicidios mantenía un incremento de seis eventos por mes, cifra que daría a la fecha casi 100 eventos mensuales, sin embargo, la tendencia se contuvo con el diseño estratégico, y el mes con mayor índice de homicidios refleja 48 incidentes. Lo hemos llevado a la baja”, apunta Loya Chávez.

En ese sentido, César Augusto Peniche Espejel, fiscal General del Estado de Chihuahua, refiere que además de los trabajos coordinados y conjuntos con el ayuntamiento de Chihuahua ya mencionados, también se encuentra la gestión de recursos ante la Federación a través del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP) y el Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg); la estrecha colaboración en el intercambio de prácticas y experiencias, así como la profesionalización y de capacitación de los cuerpos de seguridad.

Agrega que, al igual que al estado, a la ciudad de Chihuahua le tocó asumir un reto muy importante en materia de seguridad; sin embargo, la actual administración ha enfocado el trabajo en áreas muy importantes, como una policía de proximidad, la vinculación con el sector empresarial, la profesionalización y capacitación al personal policiaco, incluso en el extranjero, y el equipamiento con alta tecnología.

En poco tiempo, refiere el funcionario estatal, esos esfuerzos se vieron materializados y se ha logrado consolidar una institución que hace honor a su lema de “Servir y Proteger”.

Mediante un proyecto tecnológico, el gobierno municipal busca blindar a la ciudad contra la delincuencia

 

Por Jorge López Espinosa

Si bien el municipio de Chihuahua vive momentos complicados en materia de seguridad pública, la administración de María Eugenia Campos Galván ha puesto en marcha una estrategia de prevención y combate a la delincuencia que pretende blindar a la ciudad incorporando elementos tecnológicos.

“El año 2016 fue uno de los peores en materia de seguridad, particularmente al considerar el comportamiento de homicidios dolosos, y durante los últimos meses se ha visto un incremento en los delitos de impacto social, como el robo a domicilios, sumando cifras superiores a los 100 quebrantos mensuales”, afirma la alcaldesa.

En su mayoría, destaca la presidenta Municipal, las faltas pueden ser adjudicadas al crimen organizado, pero finalmente en cuanto a homicidios se trata, se debe combatir sin importar la razón, y de no haber tomado acciones al respecto, las cifras se habrían incrementado aún más. “Según la tendencia, a junio de 2017 hubiésemos tenido 75 víctimas, pero logramos mantener dichos delitos al 62 por ciento de lo previsto”, puntualiza.

Por lo anterior, refiere, no se puede negar la existencia de retos en materia de seguridad pública, por lo que una de las acciones más importantes que se realizarán es la instalación de la Plataforma Escudo Chihuahua, un proyecto tecnológico que incorpora casi 600 cámaras de video que estarán conectadas a un centro de vigilancia, y con las cuales se pretende ofrecer mejores condiciones de respuesta a los ciudadanos ante hechos delictivos.

Además, en este proyecto, que iniciará sus operaciones en diciembre de este año, se instalarán 120 nuevas cámaras de solapa; cuatro arcos escudo en las entradas y salidas de la ciudad con lectores de placas; cinco drones para vigilancia área; así como la incorporación de 700 tabletas electrónicas y 100 radios de comunicación de alta definición para los elementos de seguridad y la instalación de una red de captura mediante identificación biométrica, un sistema de caracterización por reconocimiento facial, ocular, dactilar o de voz.

POLICÍA PREPARADA

Otra de las prioridades de la actual administración, apunta la funcionaria, es el apoyo que puede obtener de organismos internacionales, como la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), que brinda asistencia técnica para fortalecer políticas públicas en materia de prevención del delito, o con la Comisión de Acreditación para Agencias de Aplicación de la Ley (CALEA, por sus siglas en inglés) “cuya certificación para Chihuahua capital confirma que nuestra policía está preparada, equipada y que trabaja con base en procedimientos y protocolos establecidos en un manual con más de 480 estándares que garantizan la efectividad de la intervención policial con los ciudadanos”, señala Campos Galván.

El uso legal de la fuerza; la implementación de protocolos de actuación, jurisdicción y responsabilidad legal; la administración de recursos humanos, materiales y financieros; el reclutamiento, selección, formación y capacitación del personal, así como los programas de capacitación continua y especialización fueron algunos de los aspectos evaluados por CALEA.

Si bien la certificación de CALEA se obtuvo durante la administración anterior, la alcaldesa refiere que seguirán buscando los recursos necesarios para apoyar tanto la profesionalización como el equipamiento de los elementos, imprescindibles para conservar dicha acreditación.

Para finalizar, la funcionaria apunta que actualmente se desarrolla un esquema de certificación ciudadana con participación activa de sectores interesados en la aplicación de buenas prácticas de control de gestión y calidad para mejorar a la policía municipal, mediante la normatividad ISO, con el fin de llegar a otras áreas de apoyo que impactan directamente en la operación y así fomentar una cultura de calidad entre todos los integrantes de la Dirección de Seguridad Pública Municipal.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: