>

Una oficina de catastro sin filas

Publicado Por

La implementación de una solución virtual permite ingresar solicitudes y obtener respuestas sin tener que acudir a las oficinas del municipio

La tecnología se ha convertido en un aliado estratégico para el desarrollo de las políticas públicas de los tres órdenes de gobierno. Disponer de herramientas electrónicas ha dejado de ser un instrumento casi exclusivo del orden federal y hoy día ya es una realidad en los municipios. La Oficina Virtual Catastral (OVC), de la alcaldía de Cajeme es un botón de muestra.

Con un año y medio en operación, este instrumento ha sido un referente de innovación en la demarcación. Mientras que antes de 2016, los trámites en materia de traslado de dominio se realizaban sólo de manera presencial y ante la ventanilla correspondiente, a partir del año pasado se pueden llevar a cabo desde cualquier computadora conectada a Internet.

“Un trámite que llevaba hasta 15 días, hoy lo hacemos en tres o cinco días como máximo”, asegura Rogelio Bours Luders, tesorero del municipio de Cajeme y responsable de encabezar el proyecto.

Cuando esta administración, encabezada por el alcalde Faustino Félix Chávez, inició gestiones en septiembre de 2015, se dio a la tarea de conocer la forma en que funcionaba el municipio, con el objetivo de identificar áreas de oportunidad y aprovecharlas. El catastro era una de ellas. “Ya se había desarrollado el software, pero no se había implementado, era un sistema al que había que sacarle provecho”, apunta el tesorero.

En este sentido, se identificó que el proceso de traslado de dominio iniciaba cuando las autoridades fedatarias, notarios o contribuyentes acudían personalmente a la ventanilla habilitada para ese fin en la Dirección de Catastro a ingresar su trámite, que comprende adquisición, fusión o subdivisión de predios, entre otros conceptos.

El personal técnico de traslado de dominio realizaba la revisión del expediente y en caso de encontrar un error o no cumplir con los requisitos no se otorgaba el folio para el pago del ingreso. Pero si el trámite era correcto, se generaba el folio correspondiente y se realizaba el pago en la caja de la Tesorería.

Una vez efectuado el pago, el interesado ingresaba el trámite en la ventanilla de la Dirección de Catastro para una revisión detallada. Ahí, el técnico escaneaba la documentación e iniciaba otra revisión. Si la documentación cumplía con los requerimientos era validada y se turnaba al área de cartografía para su actualización.

Liberado por el personal técnico, mediante la firma y sello del área, el documento era enviado a la oficina del director de catastro para su autorización. Una vez autorizado el trámite, se entregaba al contribuyente el expediente para el pago correspondiente al impuesto sobre traslación de Dominio. Realizado el pago, el técnico entregaba al contribuyente la manifestación de traslado de dominio, para que el interesado continuara con su trámite de escrituración o titulación. Todo el proceso podía tardar más de un mes.

Romper con inercias

Los ciudadanos son la prioridad de esta administración. Bajo esa visión, el municipio desarrolló una herramienta para revertir la tradicional gestión pública “de ventanilla en ventanilla”. Y el catastro era un buen inicio.

De esta manera, el gobierno desarrolló la OVC, la cual permite utilizar las ventajas de la tecnología en favor de la administración pública y, por ende, del ciudadano.

En ese sentido, el tesorero del municipio, Rogelio Bours Luders, recuerda los retos que implicó auténticamente romper con dogmas y formas de operar que prevalecieron durante décadas.

“Había mucha resistencia al cambio porque durante muchos años se llevó a cabo el mismo proceso tradicional, entonces nos dedicamos a motivar y fomentar a las personas para que hicieran suyo el proyecto”, comenta.

Al respecto, el funcionario afirma que la implementación del programa, cuyo costo aproximado fue de 5 millones de pesos (mdp), contó con la participación de personal del ayuntamiento en su desarrollo.

“Nos tardamos más de seis meses en implementarlo porque pusimos personal de catastro en una ventanilla para que capacitaran a los ciudadanos que venían de las notarías y tradicionalmente traían su papeleo para sus trámites, el mismo día los recibíamos y los asesoramos tanto aquí como en las diferentes notarías del municipio”, comenta.

La OVC es un portal en Internet que requiere de un usuario, contraseña y un archivo clave para ingresar y realizar los trámites de traslado de dominio. Los requisitos para acceder a la herramienta son proporcionados por la Dirección de Informática, mientras que el usuario y contraseña es efectuado con base a la persona que realiza los trámites por parte de la autoridad fedataria.

Esta herramienta estructuró los criterios y requisitos para los trámites y productos catastrales que consisten en 10 trámites: adquisición de predio, adquisición porcentual de predios, construcción en predio, corrección de datos, demolición de construcción de predio, deslinde de predio, fusión de predio, posesión de predio, propiedad de predio, subdivisión de predio, subdivisión de predio por división de la cosa común y subdivisión de predio por división de la cosa común con adquisición en demasía.

En este sentido, desde la comodidad de su oficina y sin tener que acudir a las ventanillas del ayuntamiento, el notario ingresa al sistema y accede los documentos digitales correspondientes. Si no hay problemas con el expediente, se le entrega un número de folio para que pague los derechos vía electrónica y comienza el proceso de certificación de traslado de dominio.

“Si no hay ningún inconveniente, se expide el pago de impuesto de traslado de dominio, se imprime el formato correspondiente y el trámite queda listo para su inscripción en el Registro Público de la Propiedad”, expone el tesorero del municipio.

Beneficios tangibles

La OVC, un proyecto de vanguardia a nivel nacional en materia de catastro, dinamizó la actividad económica de la región al facilitar las transacciones comerciales de bienes inmuebles, mientras que para la población y notarios implicó ahorro de tiempo y recursos, en tanto que al municipio le benefició con información actualizada y mayores recursos por recaudación de impuestos.

En este sentido, la recaudación por predial y derechos de traslado de dominio aumentó en 17 por ciento tan sólo en el primer año de operación de la OVC, condición que contribuyó para que el municipio conserve la calificación A+, con perspectiva estable por parte de la agencia calificadora Fitch Ratings.

Jacobo Guajardo, especialista de la firma, explica que la ratificación de la evaluación el pasado 18 de agosto se sustentó en un nivel de endeudamiento bajo al cierre de 2016 con relación a los ingresos fiscales ordinarios, la generación de ahorro interno, un dinamismo favorable en sus ingresos y niveles adecuados de inversión.

“Los ingresos han tenido un dinamismo adecuado; al cierre de 2016, los ingresos totales sumaron 1,315 mdp, mientras que los ingresos propios totalizaron 356.6 mdp, que representaron 27 por ciento respecto al primer concepto, comparando favorablemente contra la mediana del grupo de municipios evaluados por Fitch de 24.2 por ciento”, explica el analista.

La puesta en marcha de esta solución le valió al municipio de Cajeme una mención especial en el Premio I + T GOB 2016, que otorga el Comité de Informática de la Administración Pública Estatal y Municipal (CIAPEM).

Sigue la tarea

José Luis Castro Flores, vicepresidente del Colegio de Notarios del Estado de Sonora y titular de la Notaría 25 de Cajeme, reconoce que el OVC ha facilitado el trabajo y desempeño del gremio que representa, toda vez que ya no es necesario hacer los trámites personalmente, lo que deriva en ahorro de recursos y tiempo para los ciudadanos.

“Los notarios somos los principales usuarios de este tipo de oficinas virtuales, entonces nos damos cuenta de los resultados que pueden arrojar este tipo de proyectos, que buscan insertarse en la plataforma nacional digital; entonces estamos muy satisfechos con el esfuerzo, aunque claro que siempre es perceptible”, comenta.

En ese sentido, considera oportuno avanzar en actualizar y alinear la información de la que se disponía de manera tradicional con la que se ha obtenido digitalmente.

Bours Luders coincide en que la tarea no ha cesado y la intención es lograr que los trámites de traslado de dominio se realicen en un solo día, aunado a otros proyectos previstos para el último año de esta administración. “También se tiene la idea de hacer un Registro Público de la Propiedad y consolidar la información con las dependencias de Desarrollo Urbano y el órgano operador de agua para tener las mismas bases de datos”, adelanta el funcionario.

 

La Oficina Virtual Catastral redujo tiempos de trámites, aumentó la recaudación local y dinamizó la economía de la región

Por Alejandro Durán


La participación de los diferentes sectores sociales y productivos es clave para la exitosa implementación de cualquier proyecto de política pública. La Oficina Virtual Catastral del municipio de Cajeme, Sonora, es testimonio de ello.

Faustino Félix Chávez, alcalde de la demarcación, no escatima en destacar la política incluyente que permitió el desarrollo de dicho proyecto, el cual facilitó a notarios y autoridades realizar sus trámites vía electrónica y que le ha valido al municipio diferentes premios y distinciones.

“No conozco cómo un gobierno local puede enfrentar los problemas que tienen sin la participación de la ciudadanía”, asegura el edil.

SUMA DE SINERGIAS

“Es importante abrir la participación ciudadana en todas las acciones que se toman; involucrar a los representantes de los sectores económicos, productivos y de la sociedad civil a participar en las mejoras que se tengan que realizar y, sobre todo, abrir espacios para que participen con el gobierno local en la toma de decisiones; eso ayuda mucho”, sostiene.

En ese sentido, el mandatario local refiere que se invitó a la comunidad de notarios de la demarcación a participar en el desarrollo de la Oficina Virtual Catastral, bajo el entendido que dicho sector era el que más padecía los estragos y problemas del sistema anterior.

“Encontramos cierta resistencia, especialmente entre los notarios, porque cambiaría la forma en que iban a trabajar; lo primero que hicimos fue actuar con ellos para generar conciencia de las bondades que nos arrojaría tanto a ellos como a nosotros disponer de una oficina virtual dentro de su notaría y, sobre todo, de cómo iban a mejorar las condiciones de atención a sus clientes”, comenta.

Faustino Félix Chávez, quien fungió como diputado Federal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), afirma que su administración municipal comenzó con la tarea de identificar fortalezas y oportunidades en las distintas áreas de gestión pública, como es el caso del catastro. Al respecto, recuerda que el sistema era obsoleto y desorganizado, pero con una valiosa riqueza de información.

Por ello, apunta que su administración tomó la decisión de aprovechar el potencial que disponía esa base de datos, definiendo una línea de trabajo con un objetivo claro.

“Es muy importante que cuando se vaya a implementar un sistema, que se tenga muy claro el objetivo de a dónde se quiere llegar, pero también contar con una ruta crítica que permita alcanzar esos objetivos, como, por ejemplo, bajar los tiempos administrativos”, comenta.

En este sentido, el alcalde asegura que la estrategia permitió facilitar los trámites catastrales para que la población y las notarías, a través de una computadora personal, ingresen a una ventanilla virtual y hagan las gestiones que antes eran estrictamente presenciales.

Esta solución derivó en varios beneficios: redujo tiempos de trámites, aumentó la recaudación local y dinamizó la economía de la región.

El alcalde explica que uno de los principales resultados que ha alcanzado el programa es que el tiempo para gestionar trámites en materia de catastro, como el caso de traslado de dominio, haya bajado de cuatro semanas a tan sólo seis días.

Asimismo, afirma que al primer año de operación de la Oficia Virtual, aumentó en 17 por ciento la recaudación por concepto del impuesto predial, traslado de dominio y otros gravámenes que se manejan en este rubro.

“De igual forma se dinamizó la economía local, sobre todo en el sector de bienes raíces que se veía estancada y lenta, y con esto ahora es una economía muy dinámica, que permite facilitar las inversiones en la región, lo que se ha traducido en un incremento de más y mejores empleos.”

Finalmente, el alcalde advierte que la gestión pública es un proceso de constantes retos, por lo que la perfección y mejoramiento de la Oficina Virtual Catastral es una tarea permanente.

“Sabemos que podemos sacarle provecho a la nueva tecnología; nuestra intención es hacer lo más ágil estas transacciones para que se realicen en un solo día”, afirma.

 

 

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: