>

Apoyo para adultos mayores.

Publicado Por

Ramiro OrnelasEl envejecimiento en la población mundial está cobrando cada vez mayor relevancia y México no es la excepción, ya que la esperanza de vida de la población ha aumentado en más de 50 por ciento. Lo anterior evidencia que en el país habrá más adultos mayores, y se calcula que para el año 2050 se presentará una proporción de 85 personas de 70 años por cada 100 menores de 15 años.

Desgraciadamente éste es uno de los sectores poblacionales más golpeados, descuidados, que viven generalmente en condiciones de pobreza y marginación y que padecen de forma particular el rezago de la sociedad moderna. Lo anterior debido a que las personas de la tercera edad se encuentra en una etapa de vida donde las posibilidades de contar con una fuente de ingresos son muy bajas; es por eso que la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) puso en operación el programa 70 y más, para contribuir a su protección.

EL INICIO

Alcaldes de México conversó con Ramiro Ornelas Hall, director general de Atención a Grupos Prioritarios, de la Coordinación General del programa 70 y más. El funcionario comenta que dicha iniciativa comenzó operaciones en 2007 para atender una demanda social que el Congreso de la Unión llevaba mucho tiempo pidiendo para el sector de la tercera edad, uno de los más vulnerables.

70 y más arrancó con un presupuesto de alrededor de 6,500 millones de pesos (mdp), para atender adultos de 70 años en adelante que vivían en localidades rurales dispersas en las poblaciones del país y que no tienen apoyo ni las condiciones necesarias de atención que requieren.

En ese momento se pretendía atender a 1 millón 200 mil adultos mayores que se encontraban en localidades de hasta 2,500 habitantes, pero las cifras se rebasaron y se encontraron 75 mil localidades con esa cantidad poblacional. Para llegar a esas zonas rurales, la Sedesol capacitó e integró a un grupo de promotores y trabajadores de campo con conocimientos en geografía, y salieron a dichas poblaciones para platicar con la gente, explicarles e invitarlos a unirse al programa.

Por la aceptación que hubo por parte de la población, en 2008 y para los siguientes años, el Congreso decidió retomar el programa, ampliarlo y aumentar su presupuesto a 13 mil 500 mdp, para atender comunidades de hasta 30 mil habitantes. En 2011 cerró con una atención a 2.14 millones de adultos mayores, con una cobertura en zonas rurales y urbanas.

Ornelas Hall aclara que el programa no se focaliza en pobreza, sino en la vulnerabilidad de los adultos mayores.

Añade que los gobiernos estatales y municipales se han involucrado apoyando con la gestión de espacios eficientes para atender a la población en temas como seguridad, acompañamiento, alimentación, aseguramiento de la convocatoria y conocimiento del programa, para que nadie se quede fuera, así como en la entrega de un monto en efectivo de 500 pesos mensuales.

SembrandoHasta el momento están incorporados y participando todos los estados de la república, indica, de tal forma que al cierre de 2011 se contempló un total de 76 mil 800 localidades del país.

Los recursos monetarios que se usan para pagar a los beneficiarios, detalla el funcionario, se toman de instituciones liquidadoras y la Secretaría de Hacienda es la encargada de depositar el dinero en las cuentas del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi), el cual hace llegar el recurso a cada una de las personas.

Ramiro Ornelas explica que cualquier adulto mayor puede acercase a las “mesas de atención”, que están ubicadas en sus comunidades y que están especialmente acondicionadas para la comodidad de los ancianos, evitando que suban escaleras y hagan un esfuerzo mayor al que requieren.

Las mesas de atención se instalan cada bimestre en las comunidades y la autoridad municipal o la red social son los encargados de avisar a la población la fecha, hora y lugar donde se instalarán. En las ventanillas se les hace un registro electrónico, se llena un cuestionario único de información socioeconómica y se verifica que la persona no esté en un padrón de pensión. Para asegurar la transparencia del programa se lleva a cabo la validación de los datos a través del sistema y se entrega un número de registro al beneficiado.

Con el objetivo de aminorar el deterioro de la salud física y mental de los adultos mayores, la Sedesol lleva a cabo también un trabajo social, a través de la red de voluntarios que muchas veces son los mismos pobladores y familiares de los adultos mayores.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: