Atención médica eficaz, en bici

Las unidades pueden transportar hasta 15 kilos de equipo para atender emergencias en zonas que, por sus características geográficas, son de difícil acceso

medico-en-bicicleta.fw

FOTO: DREAMSTIME

En los últimos años, la bicicleta se convirtió en un medio de transporte cuyo uso ha ido en aumento en las grandes ciudades; en buena medida, su fama se relaciona con las bondades de este medio en traslados de corta y media distancia como alternativa a los graves problemas ocasionados por la congestión vehicular. Sin embargo, existe un importante abanico de posibilidades para aprovechar mejor este medio de transporte.

Josafat Martínez, director de Grupos Operativos de la Federación Nacional de Ciclistas Urbanos (FNCU), destaca que la bicicleta es un vehículo que no sólo ha demostrado su efectividad como medio de transporte, sino como una herramienta útil para los servicios de emergencia, así como para los cuerpos de seguridad.

“Existen los llamados 10 minutos de oro, que son los que siguen a una emergencia, sea un accidente, una riña o un problema de salud, y que son importantes para salvar una vida. La bicicleta ha permitido tener un mejor tiempo de reacción para atender a un ciudadano dentro de esos primeros 10 minutos”, expone.

Los grupos de paramédicos y bicipolicías son equipados con bicicletas de alta calidad que soportan el uso rudo que se requiere en las zonas urbanas. Cuando se trata de brindar médica, cada vehículo se equipa con los elementos necesarios para ofrecer primeros auxilios y cuentan, además, con un desfibrilador. Estas características les permiten a los paramédicos brindar mejor en un menor tiempo de respuesta, lo que incrementa las posibilidades de supervivencia de quien requiere el auxilio.

ENTRE FERIAS Y DESFILES

En las zonas urbanas, así como en lugares donde hay grandes concentraciones de personas por eventos deportivos, conciertos, desfiles y otros tipos de convocatorias, el modelo de bicipolicías y paramédicos ha resultado ser el más conveniente por su facilidad de acceso entre las multitudes.

“Durante la Feria de San Marcos, en Aguascalientes, la zona se cubre con elementos en bicicleta. En cada vehículo, los paramédicos transportan hasta 15 kilos de equipo, para una persona cargar este peso a pie sería muy difícil. El uso de la bicicleta facilita que lleguen a lugares en los cuales el acceso con vehículos motorizados es muy complicado. En los tres años en los que ha operado este modelo, se atendieron dos terceras partes de los servicios requeridos en el centro de la ciudad de Aguascalientes”, destaca Josafat Martínez.

También se han registrado ahorros significativos al evitar la movilización de unidades motorizadas para atender llamados que no ameritaban traslados a algún hospital.

“El precio de una unidad motorizada ronda los 600 mil pesos, mientras que equipar una bicicleta con lo necesario para atender una emergencia tiene un costo que va de 10 a 15 mil pesos, en caso de equiparlas con desfibrilador el costo asciende a 25 mil pesos”, refiere el director de los grupos operativos. La utilidad de este tipo de servicios en zonas donde el acceso de vehículos motorizados es difícil, consiste en la facilidad de maniobra y flexibilidad para operar en diferentes tipos de terreno, ventajas que reducen el tiempo de respuesta.

Josafat Martínez comenta que han existido diferentes versiones de este programa en distintas zonas del país, sin embargo, no han prosperado por la falta de interés de los gobiernos para equipar a estos grupos operativos de manera adecuada o para darle seguimiento al programa.

“Es importante que los gobiernos locales dejen de ver a la bicicleta como un medio de transporte menor o como un juguete, y que empiecen a tomar en serio esta herramienta que facilita el trabajo de policías y paramédicos. Se les tiene que dotar de equipamiento necesario y los uniformes deben responder a las necesidades que presenta este tipo de transporte. Asimismo, es importante brindar el entrenamiento necesario a los elementos”, enfatiza.

BUEN EJEMPLO

El municipio de Aguascalientes, Aguascalientes, ha puesto en marcha este programa, con capacitación de personal y entrega del equipo necesario a sus grupos de paramédicos y también de policías que operan en el centro del ayuntamiento.

El comandante Gerardo Briseño, jefe de la Unidad Especial de Ciclopolicías, reconoce que este tipo de vehículos ha permitido a la corporación brindar un mejor servicio en la zona Centro, debido a las dificultades que se presentan al tener calles demasiado angostas.

contrastes-de-servicios-medicos.fw

“En materia de vigilancia, por ejemplo, nos permite apoyar al realizar un patrullaje más efectivo, en bicicleta podemos cubrir más terreno que usando elementos a pie, y podemos acceder a las zonas que presentan dificultades de manera más rápida que en una unidad motorizada”, explica el comandante.

Los elementos que hacen uso constante de la bicicleta cuentan con una mejor condición física. Asimismo, este transporte se puede usar como herramienta para el bloqueo de calles, para derribar a un sujeto sin tocarlo y proporciona a los policías que las emplean alrededor de 40 cm de altura por encima de la estatura del ciudadano promedio, lo que les da una mejor perspectiva de las zonas que vigilan.

Actualmente el modelo de ciclopolicías y paramédicos que propone la FNCU opera únicamente en el municipio de Aguascalientes, aunque ya se analiza la posibilidad de implementarlo en la ciudad de La Paz, Baja California Sur, y ya se ha brindado información a especialistas argentinos que buscan replicar el modelo en su país.

Deja un comentario

No Announcement posts