Cómo organizar un presupuesto municipal.

Publicado Por

Calculadora-Presupuesto La elaboración de un presupuesto municipal requiere de una serie de pasos inerciales y mecánicos en donde se concentran programas prioritarios y el gasto de operación.

Lo que se convertirá en el gasto del siguiente ejercicio fiscal plantea una serie de procesos que van desde la elaboración de formatos, necesidades de gasto, un techo presupuestal, entrega del presupuesto al cabildo, negociación con legisladores y, una vez concretado, su ejecución.

En el caso de las delegaciones que comprenden al Distrito Federal, su esquema plantea la entrega de techos presupuestales a la Secretaría de Finanzas del gobierno capitalino. Éste los concentra para así elaborar el Proyecto de Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos que se entrega a la Asamblea Legislativa del DF (ALDF).

Enrique Vargas, jefe delegacional en Azcapotzalco, indica que el primer paso es llenar formatos que se distribuyen entre las diversas áreas de la administración local, principalmente las que generan gasto, para que establezcan sus necesidades para el siguiente año.

“Ya sea que requieran papelería, material para impresoras, equipo o recursos para los programas sociales”, dice el funcionario.

En el llenado de formatos se concentran los proyectos de infraestructura, las erogaciones para programas sociales, el pago de deuda —en caso de tener pasivos—, pero también lo que se denomina como gasto operacional.

Enrique Vargas y Diego de la MoraVargas Anaya añade que cuando se entrega el proyecto de presupuesto, lo que se respeta es el gasto operativo, el Capítulo Mil de servicios personales y los recursos para operación indispensable, como gasolina, telefonía y agua.

“Nosotros siempre tratamos de negociar recursos para diversos proyectos de infraestructura que tenemos previstos en nuestro plan de gobierno”, señala.

El consultor de estados y municipios, Humberto Suárez, puntualiza por su parte, que hay un gasto inercial “irreductible” que no puede modificarse.

“El mayor componente del gasto irreductible son los servicios personales y, con un peso mucho menor, yo te diría que prácticamente menos de 10 por ciento del presupuesto. Están otros conceptos considerados gasto corriente, como son materiales y suministros, servicios generales y subsidios”, expresa quien durante años elaboró el presupuesto del gobierno de Michoacán.

TIPOS DE PRESUPUESTO

Asamblea LegislativaEl Instituto Nacional para el Federalismo y Desarrollo Municipal (Inafed) plantea que el Presupuesto de Egresos debe ser elaborado por la tesorería municipal, bajo la supervisión del alcalde, en donde tiene que contemplarse: el monto disponible de los ingresos del ayuntamiento, lo dispuesto en la Ley Orgánica Municipal del estado y la Ley de Hacienda Municipal.

“El ayuntamiento debe aprobar el Presupuesto Anual de Egresos verificando que se sujete a los recursos disponibles en el municipio”, indica.

Según el Inafed, en todo el país existen tres tipos de presupuestos: por objeto de gasto, institucional administrativo y por programas.

En el caso del presupuesto por objeto de gasto, se concentran por grupos los gastos ordinarios y extraordinarios que el ayuntamiento realiza en un año fiscal.

Se coloca en cajas presupuestales el gasto corriente en donde se contemplan los gastos indispensables y directos con los cuales funciona la administración municipal, como salarios del personal, utilización de equipos, materiales y mantenimiento.

También se colocan techos para conceptos como gasto electoral, transportes, edificios, terrenos, electrificación, muebles, servicio de agua potable y alcantarillado, remodelación de calles, pagos a proveedores y retiros de personal, entre otros.

Además se establecen los gastos de inversiones, los cuales son los que se utilizan para realizar obras o para adquirir equipos que contribuyan a la mejora de la administración municipal.

En el gasto institucional y administrativo, los conceptos de gastos se agrupan conforme a partidas y ramos, y básicamente son: los sueldos, obra y alumbrado público.

Para el gasto por programas, el Inafed expone que las erogaciones se elaboran conforme a los trabajos y actividades concretas que el municipio debe realizar. Cita el ejemplo del agua potable y el alcantarillado, en donde se contempla la perforación de pozos de absorción.

Humberto Suárez añade que en el caso de los municipios, éstos proyectan los ingresos que se pueden obtener, donde sobresale el impuesto predial y las aportaciones —necesariamente para gastos de inversión y programas sociales— y participaciones, las cuales son para operación de ayuntamientos.

LA NEGOCIACIÓN

Una vez que se tiene el concentrado presupuestal, entonces el alcalde lo envía al cabildo, e inician las negociaciones para alcanzar su aprobación.

En el caso de las delegaciones capitalinas, Vargas Anaya comenta que se remiten al techo presupuestal que genera la Secretaría de Finanzas del DF, a la cual le envían su documento de gasto para que concentre los proyectos de presupuesto de todas las entidades del DF, y en un paquete haga la solicitud del Presupuesto de Egresos a la ALDF.

En este punto es cuando se lleva a cabo una negociación directa con los diputados locales, en el caso de la Ciudad de México, o con los legisladores en el cabildo, para lo cual se emplea personal administrativo. La elaboración del presupuesto del siguiente año se realiza en agosto y septiembre para entregarlo al gobierno capitalino a finales de octubre, para que ellos lo entreguen a mediados de noviembre a la ALDF, menciona el jefe delegacional.

“Es una rutina, la gente ya sabe qué hacer, la parte compleja es la discusión en la ALDF. En todos los casos es muy similar porque se tiene que hacer una proyección de los proyectos. La diferencia es que en el DF no contamos con recursos autogenerados, como predial o agua, en los municipios sí tienen esos recursos adicionales.”

Humberto Suárez señala que en Michoacán comenzaban a presupuestar desde mediados del año y tomaban como base el ejercicio inmediatamente anterior, los programas sociales y gastos de inversión, y cómo se ejercía, para así mantener el equilibrio presupuestal.

Considera deseable que los presupuestos para estados y municipios contemplen la normatividad de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria que tiene la Federación.

Para Diego de la Mora, investigador de presupuesto de Fundar, es necesaria la transparencia en el gasto y migrar a la elaboración de presupuestos basados en resultados.

El Inafed apunta que el presidente municipal y el síndico deben vigilar los registros conforme a lo previsto, en donde se recaben notas y documentos que justifiquen los gastos, los cuales servirán para presentar la cuenta pública municipal.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: