Desarrollo para comunidades indígenas

Publicado Por

InvernaderoA partir del gobierno local, del municipio, se pueden generar los instrumentos y acciones necesarias para el desarrollo de las comunidades indígenas existentes. El alcalde es un gestor que puede impactar en la economía regional con alcances importantes, incluso estatales, ya que, en conjunto con la Federación, se atiende y procura el desarrollo de proyectos agrícolas, pecuarios, forestales, pesqueros, agroindustriales, artesanales y de servicios, refiere Víctor Landa Munguía, director de Fondos Regionales y Apoyo a la Producción Indígena (Procapi) de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI).

La institución ha instrumentado una serie de programas enfocados al desarrollo con identidad de las comunidades indígenas, con el fin de disminuir los rezagos prevalecientes en materia de salud, educación, alimentación y servicios básicos, entre otros factores, cuya permanencia mantiene un círculo de deterioro social que es necesario erradicar.

Hay alcaldes que no alcanzan a dimensionar a la población indígena, y no es que se considere como un caso de discriminación, más bien de desconocimiento, expone. Las dificultades operativas y geográficas que existen en muchas zonas del país impiden que se conozca con exactitud cuántos indígenas hay en el municipio, dice el funcionario. Lo cierto es que el común denominador cotidiano de estas 68 agrupaciones lingüísticas, y al menos 62 pueblos indígenas repartidos en los 2,445 municipios que conforman el país, son las carencias de bienes y servicios que dificultan el desarrollo de las capacidades y condicionan la viabilidad y resultados de las acciones de política pública orientadas a reducir las desventajas que enfrentan en sus comunidades.

La CDI atiende a la población indígena a través de la construcción de infraestructura básica y el impulso de actividades productivas, comercialización de manufacturas indígenas, promoción cultural y defensa de derechos, además de considerar la alimentación, educación, salud de la niñez indígena, entre otros aspectos. “En el Procapi impulsamos, junto con otras instancias de la Federación, procesos productivos para que los pueblos y comunidades desarrollen su economía de carácter local, con el fin de evitar el desplazamiento o migración de las personas o grupos indígenas”, menciona Landa.

Para que los municipios puedan acceder a los apoyos del Programa es necesario que cumplan con las reglas y procedimientos. Para ello los productores indígenas deben estar organizados en grupos de trabajo u organizaciones legalmente constituidas y los apoyos existentes se orientan hacia la ejecución y la elaboración de proyectos productivos, refiere.

El procedimiento para solicitar un apoyo del Procapi parte de que las organizaciones productoras indígenas estén debidamente constituidas en grupos de trabajo, en ejidos y comunidades integradas por población originaria, o bien a través de las organizaciones de la sociedad civil (OSC), que funjan como instancias ejecutoras de los proyectos, soliciten los recursos por parte de la instancia ejecutora, mediante un escrito donde se declare el interés, la autorización y la disponibilidad de éstos para apoyar el proyecto que se propone.Este trámite se realiza en las delegaciones estatales de la CDI en las entidades federativas, y la respuesta se proporciona en 45 días naturales a partir de la recepción de la solicitud.

Victor LandaLos municipios de donde provienen las solicitudes tienen una participación esencial, tanto en la ejecución como en la economía de los proyectos. El municipio aporta 50 por ciento y el Procapi la otra mitad de los recursos. Sin embargo, hay ayuntamientos que están por debajo de los índices de desarrollo humano y en estos casos el Procapi aporta hasta 70 por ciento, mientras que el municipio 30 por ciento.

“Hablar de casos de éxito particulares sería una preferencia por unos proyectos, cuando todos son importantes. Más bien quiero hacer énfasis en las cifras: cuando comenzó este programa, en 2006, apoyamos 3,063 proyectos. En junio de 2012 logramos la cifra de 111 mil 434 proyectos productivos con una suma total de 184 millones de pesos (mdp). Ese es el verdadero éxito del programa”, refiere Landa Munguía.

“Los estados beneficiados con una mayor cantidad de proyectos productivos del Procapi son Oaxaca, Chiapas, Puebla, Guerrero, Jalisco y Campeche. En el norte del país se da una menor participación, quizá por desconocimiento del programa. Por eso invito a los alcaldes del norte del país para que promuevan y propongan proyectos que fomenten el crecimiento de sus comunidades indígenas. Nos hace falta educación para 65 cosmovisiones indígenas, más la nuestra, los mestizos. En ese conocimiento y sensibilidad por preservar y fomentar las culturas de origen radica el éxito del gobierno local”, concluye.

 

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: