Edificios públicos con eficiencia energética

Los funcionarios locales deben solicitar diagnósticos para identificar cuáles son las áreas donde se pueden implementar proyectos de ahorro de energía

celdas solares

FOTO: DREAMSTIME

Para promover el adecuado aprovechamiento de los recursos energéticos, la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee) —órgano administrativo de la Secretaría de Energía (Sener)— ha diseñado diferentes programas enfocados a la adopción de nuevas tecnologías que permitan optimizar el consumo de los recursos energéticos, brindando asesoría a entidades gubernamentales y de la iniciativa privada que estén interesadas en la aplicación de dichos programas.

Uno de los objetivos de la Conuee se enfoca en lograr la eficiencia energética de edificaciones, por lo cual analiza las diferentes tecnologías que son susceptibles de aplicar en los inmuebles de gobierno, así como diseñar normas aplicables a la construcción para incorporar dichas soluciones en edificios nuevos.

Israel Jáuregui Nares, director general adjunto de Gestión para la Eficiencia Energética de la Conuee, señala que el alcance de los programas diseñados por la dependencia tienen carácter obligatorio únicamente para las instituciones del Gobierno Federal, sin embargo, destaca que han encontrado eco en gobiernos estatales y municipales que han decidido adoptar las normatividades para hacer más eficiente su consumo de energía eléctrica.

La Conuee desempeña tres roles fundamentales: regulador, a través de las Normas Oficiales Mexicanas (NOM); supervisor de la administración pública federal en el rubro de consumo de energía; y promotor y facilitador en estados y municipios, así como en el sector privado.

Jáuregui Nares indica que la Comisión supervisa más de 2,400 inmuebles, en los que apoya a sus operadores en la reducción de su consumo energético; además, se cuenta con un foro permanente para compartir experiencias que permitan a los responsables de los inmuebles aprender de los proyectos que están en marcha y analizar qué medidas se ajustan mejor a sus circunstancias.

EN BUSCA DE ASESORÍA

El funcionario de la Conuee resalta que “es muy fácil acceder, los gobiernos únicamente deben acercarse con nosotros para que podamos hacer un análisis sobre el tipo de programas y recursos a los que tienen acceso para la sustitución de equipos de iluminación o de aire acondicionado.”

María del Rosario Vadillo Paniagua, directora de Eficiencia Energética de la Sener, destaca que la dependencia realiza un esfuerzo conjunto con la Conuee para acercar este tipo de medidas a estados y municipios.

“La Sener trabaja de la mano con los gobiernos locales en proyectos de ahorro de energía y sustentabilidad, estamos abiertos a recibir a los alcaldes o a sus equipos para coordinar las acciones a realizar; sólo nos tienen que visitar y nosotros los canalizamos con los especialistas adecuados”, explica.

Ambos funcionarios coinciden en que acercarse a los programas de la Conuee es sencillo: los funcionarios locales deben solicitar reuniones de trabajo en las cuales se analizará cada caso y se habrá de realizar un diagnóstico para identificar cuáles son las áreas susceptibles para implementar proyectos de ahorro de energía. Las edificaciones en condiciones para este tipo de programas deben cumplir como requisito, superar los mil metros cuadrados de espacio de trabajo.

Israel Jáuregui comenta que de preferencia son los edificios en construcción los que deben observar las normas emitidas por la institución, en virtud de que la adaptación en inmuebles viejos puede ser muy costosa o definitivamente poco viable.

En vista de que los reglamentos de construcción recaen bajo la responsabilidad de los gobiernos locales, apunta el director general adjunto de Gestión para la Eficiencia Energética, sería importante que se incorpore el cumplimiento a las NOM establecidas en materia de construcción para que las edificaciones nuevas observen de origen las medidas para el ahorro de energía.

“Sabemos que existen municipios que no cuentan con un diagnóstico sobre el consumo de energía eléctrica en edificios de la administración pública, en ese caso, nosotros los acercamos a los consultores que pueden hacer ese trabajo y el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (Fide) proporciona el financiamiento para la sustitución de equipos obsoletos por otros más eficientes”, apunta Vadillo Paniagua.

FALTAN INCENTIVOS

Israel Jáuregui admite que existe un inconveniente que detiene el avance de los programas, ya que “los municipios pagan un monto determinado por su consumo de energía eléctrica y esos recursos se deben utilizar únicamente para ese fin; si hay ahorro en el consumo, el dinero que no se gastó no lo usa el municipio con otros fines, el Gobierno Federal se los quita, entonces no hay incentivos para adoptar nuevas tecnologías más eficientes”.

Dicha situación impide el esquema de trabajo con las Empresas de Servicios Energéticos (ESCO, por sus siglas en inglés), que asumen los costos de parte o de todas las adaptaciones para mejorar el consumo de energía, garantizan un determinado nivel de ahorro energético derivado de los servicios prestados y recuperan la inversión con parte del ahorro realizado.

“Estamos en conversaciones con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para que los gobiernos locales puedan optar por este tipo de esquemas y los recursos se puedan utilizar para pagar a las ESCO, de esta forma podríamos tener un mayor impacto en el avance de este programa”, concluye Jáuregui Nares.

Deja un comentario

No Announcement posts