Más vale prevenir con ayuda tecnologica

Publicado Por

Collage 5En la temporada de lluvias y huracanes del año pasado varios municipios en los estados de Veracruz, Tabasco, Oaxaca y Nuevo León, entre otros, fueron afectados de manera grave en su infraestructura, su economía y en su población por sufrir lamentables pérdidas de vidas humanas, de modo que los costos son difíciles de cuantificar.

Los loables esfuerzos de protección civil se ven frecuentemente rebasados, dada la fuerza y la frecuencia cada vez mayores de los fenómenos naturales, por lo que ya es común la declaración de “zona de desastre”, y por consiguiente, la ejecución del Plan DN3 del Ejército Mexicano. Sin embargo considero que ambos esfuerzos reactivos se realizan un tanto “a ciegas”, por falta de la información mínima indispensable para medir las posibles consecuencias.

Para entender mejor esta situación, merece la pena separar el concepto de “fenómeno natural” del de “desastre natural”. Los fenómenos naturales son manifestaciones de la naturaleza que pueden o no ser peligrosos para el ser humano y que forman parte de la relación entre el hombre y la Tierra; mientras que un desastre es la correlación que existe entre los fenómenos naturales peligrosos con determinadas condiciones de los asentamientos humanos, tales como: alta densidad poblacional, viviendas mal construidas o precarias, viviendas en suelo inestable y en mala ubicación y las condiciones socioeconómicas del o los municipios

Como en toda contingencia, el esfuerzo más efectivo se debe realizar antes de que suceda, es decir, prevenir y saber qué hacer en caso de que ocurra una emergencia. Me explico a continuación:

1. Urge la regulación del desarrollo urbano en los municipios de alto crecimiento poblacional.

2. Capacitación preventiva y correctiva en escuelas y hogares, así como la ubicación de posibles refugios para damnificados.

3. Diseño de un Plan de Evacuación ante la alerta o impacto de un fenómeno natural.

4. Incorporar los avances preventivos de la Geomática (que es la sistematización de la percepción remota y sistemas de información geoespacial) y las tecnologías de información y comunicaciones (TIC) en beneficio de los municipios más vulnerables y de alto riesgo.

Me queda claro que cambiar los asentamientos humanos llevará muchos años de negociación, la mayoría de ellos de manera infructuosa y durante los cuales sucederán más desastres, por lo que el camino —como en otros temas del país— es la prevención y la anticipación de la mejor forma posible, y para ello las TIC se convierten en una poderosa herramienta.

UBICAR LOS PUNTOS DÉBILES

Pero más allá de emitir mensajes de alerta en cadena, se requiere de una base-modelo que establezca las relaciones del hombre con su territorio, que identifique en dónde vive y labora, cuáles son los lugares de esparcimiento, cuáles los lugares de educación, entre otros aspectos, para determinar las zonas de vulnerabilidad y de alto riesgo en la región.

El levantamiento de este modelo se realiza mediante un censo económico- poblacional, además de otros instrumentos, como encuestas, cartografía, topografía, mecánica de suelos, historial meteorológico, imágenes de satélite, fotografías aéreas y creación de simuladores. Esta información se debe sistematizar y actualizar de manera periódica; lo recomendable es hacerlo cada tres años.

Toda esta información sistematizada, debidamente analizada y preparada, puede transformarse en un conjunto de servicios geoespaciales soportados por las TIC, que estén a disposición tanto de las autoridades como de los ciudadanos, para planear, prevenir y diseñar los planes de contingencia ante algún fenómeno natural.

Por sus alcances son altamente recomendables la Geomática y las TIC para generar políticas públicas adecuadas y evitar malas experiencias por establecimientos poblacionales en sitios inadecuados, debido a que las construcciones precarias por la insuficiencia económica de gran parte de la población, así como la escasa aplicación de las regulaciones en asentamientos humanos son la causa primordial de la gravedad de los desastres.

MENSAJES SMS E INTERNET

Las TIC, con toda la información organizada, se valdría asimismo tanto de Internet como de medios emergentes —entre ellos las redes sociales— con el propósito de avisar a la población sobre riesgos existentes. También se puede recurrir a las alertas tempranas, por medio del esquema SMS, para lo cual los teléfonos celulares constituyen un medio de comunicación masivo y de amplia penetración en todos los sectores sociales de los municipios mexicanos.

La comunicación y socialización de estas herramientas, así como la posibilidad de interacción de la comunidad por medio de ellas, podrían enriquecer con información y conocimiento el modelo que da soporte a los servicios geoespaciales, e inclusive, se podrían generar espa espacios de innovación colectivos para responder mejor a los posibles peligros y a la vulnerabilidad del entorno. De esto se desprende que la participación colectiva es fundamental para detonar acciones emergentes ante un desastre y la comunicación puede ser reforzada por medio de las TIC.

Como se puede ver, la Geomática y las TIC aportan un nivel de comprensión más alto y un manejo mejor informado de las amenazas meteorológicas que enfrentan las comunidades, además de que facilitan los procesos de preparación y al mismo tiempo constituyen herramientas de planeación en el ámbito local.

BUSQUE A LOS EXPERTOS

Por último, y no menos importante, se requiere de la voluntad política para incorporar dentro del tema de prevención de desastres naturales aspectos como procesos de planeación, recursos económicos suficientes, capital humano bien preparado en el tema e infraestructura básica adecuada, entre otros elementos.

Afortunadamente, en nuestro país, instituciones públicas de investigación y desarrollo científico y tecnológico se han dado a la tarea de desarrollar modelos pertinentes para que diversos municipios tengan la oportunidad de contar con estas herramientas modernas. Los investigadores y desarrolladores de Infotec y del CentroGeo, ambos del Sistema de Centros Públicos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), han desarrollado en conjunto una plataforma tecnológica que permite contar con servicios básicos de información geoespacial para estos fines.

Es conveniente destacar que las inversiones financieras que requieren hacer los municipios para contar con instrumentos tecnológicos son bastante accesibles, pues ambos centros públicos tienen como parte de su misión contribuir al desarrollo de los gobiernos locales de nuestro país.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: