Pagos electrónicos, seguros y eficientes

Publicado Por

TCEl futuro de los pagos son los medios electrónicos, y los gobiernos de todos los niveles no son ajenos a esta modalidad debido a la flexibilidad, eficiencia, seguridad y los ahorros que ofrecen los sistemas electrónicos de pagos frente al manejo de dinero físico, características que redundan en un mejor control de los recursos por parte de las dependencias.

Así lo considera Eduardo Coello, director general de Visa México, quien explica en entrevista que los gobiernos tienen dos maneras de interactuar con las formas electrónicas de pagos. La primera es como receptor, al recibir por estos medios los pagos que hacen los ciudadanos por tenencias, multas, cobertura de servicios básicos, etcétera. Después, está la administración como pagador de recursos, ya sea mediante el ejercicio de algunos presupuestos para otras dependencias, recursos para programas sociales, compras de material para oficina, viáticos, entre otros.

Para dar una idea de la expansión que han alcanzado este tipo de sistemas en México, el funcionario de Visa comenta que actualmente existen 80 millones de tarjetas de débito y poco más de 24 millones de tarjetas de crédito en el país.

MONEDA DEL PROGRESO

En cualquiera de ambas modalidades el gobierno tiene la posibilidad de cerrar perfectamente el ciclo de cada transacción e identificar de manera más puntual el dinero que recibe y el que ejerce. Esto, de acuerdo con Coello, termina por darles una ventaja competitiva a las administraciones, y dicha tendencia hacia una forma de pago más eficiente ha sido denominada por la firma como “Moneda del progreso”.

Eduardo Coello“Es cuando la economía en su totalidad y los gobiernos tienen beneficios específicos. Aquí en México ha habido grandes avances en los últimos años para el pago de apoyos a la población, en donde ya las personas reciben de manera electrónica este tipo de apoyos. Se ha convertido en una ‘moneda’ donde hay control e información, entonces yo sé a quién se lo envío (el recurso), cuánto es, si se lo gastó o no y el gobierno puede saber si los programas están teniendo el impacto que se quiere”, precisa.

En 2002 el Gobierno Federal implementó el programa Oportunidades para apoyar a la población marginada con el pago de servicios de salud, alimentación y otras necesidades básicas. Este programa distribuye aproximadamente 50 mil millones de pesos a más de 6 millones de beneficiarios cada año, a través del Banco de Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi), el cual tuvo la necesidad de buscar una manera eficiente de hacerles llegar los apoyos a los ciudadanos.

Seis años después, en 2008, Bansefi suscribió un acuerdo con Visa para distribuir los recursos de Oportunidades a través de tarjetas de débito y prepago. Coello señala que de esta forma se les otorga a los beneficiarios control y seguridad sobre su dinero, además de que se les posibilita un primer acercamiento a los servicios financieros.

“En lugar de tener que ir a la cabecera municipal a cobrar su recurso un día en específico, al recibir el dinero de manera electrónica los beneficiarios pueden disponer de él directamente al comprar en una tienda o acudir a un cajero, entonces ya no tiene que gastar en trasladarse para ir a recoger el recurso, tienen también más seguridad porque nadie sabe que ya recibió su apoyo y pude disponer de él el día que lo necesiten”, explica.

Moneda del progreso también abarca toda la plataforma tecnológica que involucra a los pagos electrónicos, como la tarjeta típica con banda magnética y microcircuito donde está la información necesaria para hacer las transacciones. Este es un recurso muy útil para las entidades que administran apoyos a la población, pues les permite ver qué beneficiarios ya dispusieron del recurso y cuáles no.

Para los ciudadanos los beneficios vienen de la mano con la telefonía móvil, ya que cuando reciben algún depósito en sus cuentas son avisados mediante un mensaje de texto que les indica que su dinero ya está ahí. Esto, refiere, es de gran utilidad en comunidades alejadas donde, en otras condiciones, la gente tendría que gastar dinero en transporte para trasladarse a revisar en un cajero automático si ya recibió su recurso.

Panorama del sistema

LOS RETOS

El director de Visa México comenta que mediante estos sistemas no sólo los gobiernos, sino la economía en general se vuelven más eficientes, ya que, “el dinero en efectivo que podamos tener en el bolsillo en su momento a nadie le está dejando nada. Si en lugar de eso pudiéramos usarlo de manera electrónica se mantendría en una cuenta bancaria con lo cual los bancos podrían ofrecer mayores créditos, por ejemplo”.

En ese sentido menciona que uno de los grandes retos es lograr que las personas que reciben algún depósito en sus cuentas bancarias mantengan su dinero ahí y efectúen sus pagos con tarjeta. De lo contrario, advierte, el dinero que ya se había convertido en “electrónico” se convierte en físico y tiene que pasar por un recorrido que no es muy eficiente.

“Normalmente los cajeros (automáticos) tiene que cerrar cada determinada cantidad de efectivo, una vez que el cajero se queda sin dinero el banco tiene que mandar la señal para que el sistema de traslado de valores vuelva a dotar ese cajero, eso tiene un costo no sólo para el banco, sino como economía en su totalidad, entonces los gobiernos, de manera atinada, están implementando iniciativas que permiten motivar que la gente use más la tarjeta”, concluye.

 

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: