Producción pesquera, hacer más con menos

Publicado Por

En México no todos los estados con litoral aprovechan sus condiciones: Guerrero, con 522 km de costa produce menos que el Edomex a través de la acuacultura

Mercado morelos

FOTO: DREAMSTIME

Cuando hablamos de producción pesquera siempre vienen a la mente grandes costas a la orilla del mar, sin embargo, existen entidades como el Estado de México, que pese a ser un territorio sin puertos tiene el primer lugar de producción acuícola en este sector con 14 mil 309 toneladas, último dato de 2013 de Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), superando incluso a Guerrero, que posee 522 kilómetros de litoral —octavo con mayor longitud en México—, el cual generó sólo 10 mil 657 toneladas en el mismo año.

Asimismo, la población dedicada a la actividad pesquera en el Estado de México es de 4,017 personas, en comparación con las 10 mil 246 de Guerrero.

Hoy día, la pesca en México genera alrededor de 24 mil millones de pesos (mdp) anuales —equivalente a 1 millón 750 mil toneladas de pescados y mariscos—, lo que representa un incremento de 9 por ciento en el producto interno bruto (PIB) del sector pesquero de 2014. De ellos, el sector acuícola aporta 325 mil toneladas con una tendencia al alza, según datos de la Conapesca.

La dependencia federal tiene identificadas más de 17 millones de hectáreas con vocación para desarrollar actividades acuícolas en los 11 mil 592 kilómetros de litorales en el Pacífico, el Golfo de México y el mar Caribe, en 12 mil 500 kilómetros cuadrados de sistemas costeros marinos; además de los 6,500 kilómetros cuadrados de aguas interiores, como lagos, lagunas, represas y ríos en una zona económica exclusiva o mar patrimonial, que comprende 3,149 kilómetros cuadrados.

PESCA SIN LITORAL EN EDOMEX

El subdelegado de Pesca de la Conapesca en el Estado de México, Fernando Zenil de la Rosa, señala que a pesar de que en la entidad no cuentan con litoral hoy por hoy ocupa el primer lugar en acuacultura, “debido a que la actividad acata los cinco ejes estratégicos de la política pública del sector pesquero y acuícola nacional”.

Dentro del territorio estatal se ubican 2,645 Unidades de Producción Acuícola, de las cuales cuentan con registro 1,467, que son susceptibles de tener apoyos con recursos en los componentes de acuacultura rural (concurrencia); el resto (1,178) son de autoconsumo y comercializan en su mayoría los excedentes en las regiones donde se encuentran establecidas, señala el subdelegado.

Zenil de la Rosa agrega que en el desarrollo de actividades de acuacultura y pesca en la entidad, se cultivan especies comerciales dulceacuícolas, de las que destaca el cultivo de trucha y carpa, aprovechando las condiciones fisiográficas del estado, seguido en importancia de la tilapia, charal, rana toro, lobina y acocil.

“Sabemos que aún hay mucho por hacer, es por ello que para continuar impulsando esta actividad productiva se dictaminarán proyectos acuícolas para un total de 45 mdp en recursos”, destaca.

Adicionalmente, y para atender el problema del agua y del impacto ambiental, se realizan reuniones y gestiones ante las instancias correspondientes para su resolución, para cumplir el objetivo de incrementar al menos 7 por ciento la producción con el apoyo de los cuatro centros productores de crías y haciendo más eficiente la capacidad productiva de las unidades de producción acuícola, enfatiza Fernando Zenil.

GUERRERO, SUI GÉNERIS

En los últimos años la entidad guerrerense ha registrado poco crecimiento en lo que a producción pesquera se refiere; hoy día se coloca a media tabla a nivel nacional, aunque el turismo es su actividad productiva más importante.

Al respecto, Víctor Zamora Domínguez, subdelegado de Pesca en Guerrero de la Conapesca, indica que “la entidad se ha caracterizado por tener una gran cantidad de pesca ribereña en sus 500 kilómetros de litoral y lagunas costeras, esto deriva en que dicha actividad como tal tiene un alto valor económico que se limita desde un panorama social de gran importancia para la población”.

El funcionario explica que, en los últimos años la producción pesquera ha tenido un ligero incremento, “en gran medida debido a la regularización y modernización, ejemplo de ello es la colocación de chips y aditamentos a las embarcaciones, que permiten una mejor captura, al mismo tiempo que se han sumado cifras de especies que antes no se incluían, como la langosta, que hasta hace dos años no estaba regularizada y por tanto no se tenían las estadísticas”.

Zamora Domínguez añade que en cuanto a infraestructura se refiere, “hay una situación sui géneris, porque Guerrero no tiene puerto pesquero como tal, tenemos un puerto de abrigo que está en Talpa de Galeana y Acapulco, pero no es un puerto pesquero, por esa razón es que no tenemos embarcaciones mayores. Sin embargo, flotas de otros estados como Sinaloa, llegan y, con los permisos pertinentes, pueden pescar en nuestro territorio”.

El funcionario guerrerense y biólogo de profesión, comenta que esperan a mediano plazo tener un incremento en el número de toneladas de producción y que ésta llegue a 15 mil, las cuales en su mayor parte son consumidas en el mismo territorio, básicamente por el turismo de los puertos de Zihuatanejo y Acapulco.

INFRAESTRUCTURA Y POLÍTICA PÚBLICA

En lo que se refiere a la planta laboral, la Conapesca informa que en mares y aguas interiores de México cotidianamente trabajan más de 300 mil pescadores (270 mil de ellos con permiso activo), y que laboran en 73 mil 741 embarcaciones menores y mayores, las cuales arriban con su producción en 67 puertos del país.

“Estas cifras, que muestran un avance importante de la industria, son resultado de cinco ejes estratégicos de la política pública del sector: Ordenamiento pesquero y acuícola integral, Cumplimiento y observancia normativa, Impulso a la capitalización pesquera y acuícola, Desarrollo estratégico de la acuacultura y Fomento al consumo de productos pesqueros, que han permitido aprovechar de manera sustentable el potencial que ofrecen nuestros mares y aguas interiores”, refiere la Conapesca.

Adicionalmente a estas acciones también se desarrolla una campaña de fomento al consumo de pescados y mariscos que produce el país, la cual ya registra como logro el incremento en el consumo per cápita al año de estos productos, al pasar de nueve kilos en 2012 a 12.5 en 2015.

Además, empresarios y trabajadores del sector operan 9,230 granjas acuícolas en las que se cultivan especies altamente comerciales como camarón, tilapia, ostión, carpa, trucha y bagre, entre otras.

Deja un comentario

No Announcement posts