Programa de obras para mejorar caminos.

Publicado Por

Mejoramiento de Caminos  Poco más de la mitad de la red nacional carretera está conformada por caminos rurales y alimentadores, los que constituyen las principales vías que permiten a los municipios enlazar sus comunidades con las vías federales que se conectan a los grandes centros de población y producción. ¿Qué puede hacer si en su municipio se necesita construir o modernizar uno de estos caminos?.

Estas vías, con excepción de la red rural en Chiapas, son de jurisdicción estatal, por lo tanto les corresponde a los gobiernos de los estados atender los requerimientos de dicha infraestructura, además, para que un proyecto se lleve a cabo tiene que estar contemplado en el Presupuesto de Egresos de la Federación. No obstante, los presidentes municipales pueden hacer que una obra necesaria para sus comunidades cumpla con los requisitos del Programa de Obras a Contrato y así aumentar las posibilidades de que ésta se lleve a cabo.

 

 

PROYECTO, FUNDAMENTAL

Eduardo Cadena SánchezEduardo Cadena Sánchez, director general adjunto de Caminos Rurales y Alimentadores de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), explica que a través del Programa que opera esta dependencia es posible construir, modernizar, conservar y reconstruir caminos rurales y alimentadores en las comunidades que más los necesitan por medio de licitaciones dirigidas a empresas privadas.

El funcionario detalla que las obras que forman parte del Programa se determinan con base en los criterios de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) para la atención a las comunidades indígenas y aquellas que padecen de alta marginación. El primer paso es elaborar un análisis de costo-beneficio que debe estar validado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Regularmente este tipo de caminos no son económicamente rentables por el bajo tránsito de vehículos que circula en ellos, entonces tenemos que meterle otro componente que es la parteCómo son social, ahí sí son muy rentables porque van a beneficiar a las poblaciones que estamos comunicando”, apunta.

También se debe elaborar un proyecto completo de la obra y contar con otros requisitos indispensables, como una manifestación de impacto ambiental expedida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la liberación del derecho de vía y, de ser necesario, el cambio de uso de suelo.

Una vez que se cuenta con todos los requisitos, cada obra se integra en una cartera que se envía al Congreso de la Unión, donde se etiquetan recursos específicos como parte del Presupuesto de Egresos de la Federación, sin embargo, además de las obras que la SCT envía al Congreso para su aprobación, los diputados incluyen otras.

De acuerdo con el funcionario, la Dirección Adjunta de Caminos Rurales y Alimentadores de la SCT contempla un promedio de 100 obras en su anteproyecto de presupuesto, mientras que la Cámara de Diputados incluye alrededor de 700 obras adicionalescomo producto del cabildeo de los pobladores y alcaldes de las comunidades a las que representan.

Por otra parte están las peticiones que llegan a la dependencia, pero son muy pocas las que logran acceder a los recursos del Programa de Obras a Contrato porque no cuentan con todos los requisitos que marca la SCT. La dependencia recibe alrededor de 30 solicitudes al mes; actualmente cuenta con una cartera acumulada de peticiones que requiere cerca de 120 mil millones de pesos (mdp) para ser atendida en su totalidad, sin embargo el presupuesto disponible ronda los 11 mil mdp y se trata de recursos etiquetados; solamente 5 por ciento de las peticiones, en promedio, llega a colocarse entre las obras beneficiadas con el Programa.

El directivo de la SCT deja en claro que una petición no garantiza que la obra vaya a ejecutarse, pues ello depende de que el Congreso le etiquete recursos; aunque sus posibilidades de acceder al Programa aumentan si cumple con todos los requisitos señalados por la Secretaría, pues se han llegado a cancelar recursos porque las obras no cuentan con los elementos necesarios.

Es en este punto donde la labor de los alcaldes es determinante para que una obra tenga más posibilidades de acceder a estos recursos, pues desde el ayuntamiento se puede elaborar el proyecto técnico de la obra, la manifestación de impacto ambiental y las modificaciones pertinentes al uso de suelo.

“Regularmente llegan los alcaldes y no tienen el proyecto de la obra, vienen con un expediente técnico que no te dice nada más que de cuántos kilómetros quieren el camino y por dónde lo quieren, entonces lo primero que les decimos es que inviertan en el proyecto. El costo de la elaboración de un proyecto es de 120 mil pesos, con impactos ambientales, vas a gastar eso pero hay posibilidad de que accedas a 4 millones para la obra. Así, cuando elaboremos el anteproyecto de presupuesto les decimos a los diputados: ‘aquí tenemos una cartera de 600 proyectos que no van a tener ningún problema para que se hagan’ ”.

Eduardo Cadena apunta que las delegaciones estatales de la SCT tienen la instrucción de asesorar a los ediles en la elaboración de sus propuestas y en los trámites a gestionar para que las obras que necesitan sus comunidades cuenten con lo necesario para ser candidatas a entrar en el Programa de Obras a Contrato.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: