Un Fonart Transformado

Publicado Por

ArtesaníaLuego de casi dos décadas en las que el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart) facturó con pérdidas y se le acusó de malversación de fondos, años de crisis en los cuales, incluso, se habló de su desaparición; ahora la directora del fideicomiso, Rafaela Luft Dávalos, dice que el 30 de noviembre dejará una institución con bases sólidas y finanzas sanas. “Así recibí yo el fideicomiso en 2006, con la instrucción precisa de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que decía: “Transfórmese el Fondo o extíngase”; y bueno, aquí tiene su Fondo transformado”, destaca la funcionaria en entrevista con Alcaldes de México. Explica que los buenos resultados de esta administración se lograron gracias a que en los últimos seis años el Fonart se sometió a un riguroso trabajo de “plomería”, en el cual se realizó una depuración de sus procesos internos. El Fonart es un fideicomiso público sectorizado de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), que nació en 1974 durante el sexenio del ex presidente Luis Echeverría Álvarez, con la consigna de promover la actividad artesanal del país y beneficiar al artesano y sus familias actualmente se estima que existen 4 millones de artesanos en el país. El fideicomiso trabaja sobre cuatro ejes principales: la compra directa en campo, la capacitación, financiamientos para la producción y la organización de concursos nacionales. En 2012 tuvo un presupuesto de 220 millones de pesos (mdp), muy por encima de los 120 mdp que recibió en años anteriores. Entre sus actividades se han registrado 10 mil talleres sólo de alfarería en todo el país, además de operar siete tiendas, seis en la Ciudad de México y una en San Luis Potosí. SUPERA LA CRISIS Rafale LuftEn los últimos años la institución comenzó a reportar estados financieros poco sanos y rezagos importantes en los inventarios. La institución fue acusada de malversación de fondos y nepotismo. “Algunas prácticas no muy buenas de la administración pública”, reconoce Luft Dávalos. El Fonart cumple 39 años “donde ha tenido puntos muy brillantes y épocas de mucha depresión en el mercado por el consumo de las artesanías”, dice la funcionaria. El Fonart, recuerda, pasó por una crisis muy importante luego de que en la anterior administración, durante el sexenio de Vicente Fox, se promovieron las franquicias artesanales. “Fue un sistema que no acabó de funcionar como se esperaba”, precisa. Actualmente, el Fonart es auditado por cinco instancias, oficiales y privadas, entre ellas la ASF. Cuando Luft Dávalos tomó las riendas del fideicomiso en 2006, los auditores reportaron 120 observaciones, actualmente se anotaron sólo 19 señalamientos. “Han sido muchos los obstáculos a superar”, aclara. Uno de los pendientes, dice la directora, es la promulgación de una ley federal para el desarrollo artesanal. “Hace seis legislaturas que no hay una comisión que atienda a los artesanos.” COLABORACION ESTRECHA Para recibir el apoyoRespecto a la participación de los municipios en el fideicomiso, el Fonart puede suscribir convenios de colaboración con los ayuntamientos, en el ámbito de sus respectivas competencias, con la finalidad de implementar programas de capacitación para el sector artesanal. También, tiene la facultad de llevar a cabo concursos artesanales, así como de colaborar en la dispersión de financiamiento de proyectos productivos artesanales y en la mejora de la comercialización de los productos de las diferentes regiones del país. En los últimos seis años el Fonart logró organizar competencias nacionales, como el Concurso Nacional para la Cerámica Libre de Plomo, que es uno de los programas más fuertes y antiguos que tiene la institución. También se llevó a cabo el Concurso Nacional del Juguete y el Segundo Concurso Nacional de Maque y Laca. ARTESANÍA, “OSCURIDAD DE SU CASA” Luft Dávalos reconoce que las artesanías mexicanas tienen asegurado un mercado internacional, pero en el interior, el mexicano no consume estos productos y, por si fuera poco, estamos acostumbrados a minimizar el trabajo del artesano, al regatear los precios, lamenta. El mercado artesanal nacional está deprimido, en parte “porque estamos acostumbrados a ver las artesanías tiradas en el suelo, vendiendo a nivel de banqueta”. La funcionaria advierte que llama más la atención la china o la india, “pero a la artesanía mexicana la vemos con desdén”. Aunque aclara que los mexicanos no tienen una buena educación como consumidores, además de que el regateo de precios no debería existir en el país: “No estamos en un país árabe, donde sí es una ley regatear, nosotros no tenemos eso y no tendríamos porque hacer regateo”. Hace falta trabajo y esfuerzo para estimular el mercado local de las artesanías, pero se puede hacer mucho, asegura la directora del Fondo. “Yo aspiro a que el mexicano consuma artesanías mexicanas”, dice. Finalmente, resume la entrevistada, Fonart es una institución con mucho porvenir, “porque el propio sector exige que la institución siga siendo su escaparate”. Entidades famosas

 

 

 

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: