Una orquesta sinfónica no es lujo

Enrique BarriosSe ha comprobado que la práctica orquestal desarrolla en niños y jóvenes aptitudes y valores como el trabajo en equipo, la pertenencia a un grupo, la reactivación de los hemisferios del cerebro, el poder de concentración y el respeto hacia los compañeros. En México, la conformación de orquestas se hace sistemáticamente desde hace 20 años.

Habla el maestro Enrique Barrios, coordinador del Sistema Nacional de Fomento Musical (SNFM) del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta): “Aquí nadie ha medido cuántas orquestas necesita una población, pero a mí me gustaría que tuviéramos en el país una orquesta por cada millón de habitantes”.

Hay orquestas que acaban de nacer y otras que tienen una tradición de 81 años, como la de Xalapa. Sin embargo, la creación de orquestas en el país ha dependido sobre todo de la conciencia de alguien, en un puesto de gobierno, que decide dar a la población el beneficio de contar con una sinfónica, refiere el también director concertista.

Osy vida por tres décadasEn opinión de Juan Carlos Lomónaco, director titular de la Orquesta Sinfónica de Yucatán (OSY), “México ha crecido en los últimos 30 años en el ámbito musical. Cada vez hay más orquestas en diversos sitios”. No obstante refiere que, en ocasiones, las orquestas nuevas corren el riesgo de desaparecer al verse afectadas por la falta de continuidad en las políticas de los gobiernos en turno. Por lo tanto, dice que es urgente buscar mecanismos para que las orquestas de los estados se mantengan y fortalezcan, pues son proyectos que florecen a mediano y largo plazo.

La voluntad del esfuerzo conjunto le da absoluta validez a una orquesta en una comunidad, donde sea, opina David Händel, director titular de la Orquesta Sinfónica de Bolivia, músico estadounidense que ha destacado por aumentar la asistencia a los conciertos en el país andino. En su opinión, “para que una orquesta funcione en una comunidad es necesaria la visión compartida de muchas personas. No hay una receta, pero un buen análisis de las circunstancias puede cultivar valores precisos en función de una visión concreta con metas a corto, mediano y largo plazo”.

MÚSICOS, NO “CHICOS BANDA”

Con la experiencia de haber sido titular de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México, Enrique Barrios explica que el SNFM pretende llegar a lo que se logró en Venezuela con el experto José Antonio Abreu, quien —hace 38 años cuando en su país sólo había dos orquestas sinfónicas formadas en 95 por ciento por músicos extranjeros —comenzó a reunir en un garaje a jóvenes venezolanos a quienes brindó instrumentos.

Actualmente, Venezuela cuenta con medio millón de niños que tocan en orquestas infantiles y juveniles, además de que tiene a uno de los mejores directores del mundo —Gustavo Dudamel— y a la Sinfónica Simón Bolívar, también una de las más reconocidas.

SinfónicaEn un esfuerzo por elevar la cultura musical y las vocaciones artísticas, el SNFM ha desarrollado diferentes programas en coordinación con los estados. Uno de ellos es el de orquestas-escuela, que es el entrenamiento de más alto nivel para jóvenes músicos. Actualmente existen 200 becarios de alto rendimiento que se instruyen como músicos de orquesta, coros de cámara y directores de orquesta.

El SNFM también cuenta con orquestas juveniles, bandas y coros en los estados con un enfoque social. El programa Orquestas y Coros, que nació hace 20 años, emula al venezolano y cuenta con 42 mil alumnos. La intención es dar a niños y jóvenes la oportunidad de tener actividades musicales para su desarrollo y formar mejores seres humanos.

Como resultado de estos programas, el SNFM ha logrado afiliar a 175 orquestas, 188 bandas y 909 coros. Para 2012 se prevé crear los Centros Regionales de Entrenamiento Musical de Alto Rendimiento, que se abrirán en los estados que actualmente cuentan con orquestas.

NÚCLEOS LOCALES

Otra vertiente de fomento artístico son los Núcleos Comunitarios de Aprendizaje Musical (NCAM) de los que existen 12 en el país, pero que a partir de este año se espera ampliar a un total de 50 grupos. Unos se llamarán Vive con Música, que son de Conaculta, y otros serán las Orquestas de la Esperanza Azteca, que son impulsadas por una televisora.

Juan Lomónaco“Hay interés de los gobiernos de los estados quienes, de forma independiente, han solicitado la asesoría para crear ellos sus propios núcleos de aprendizaje musical”, agrega Enrique Barrios. Lo que se busca es que todos los NCAM tengan 101 niños tocando instrumentos y 100 cantando en un coro. Es el estándar que se prevé para todo el país.

Un ejemplo exitoso es el Núcleo de Lomas del Paraíso en Guadalajara, que pertenece a una zona muy humilde. También sobresale el Núcleo de Reynosa, Tamaulipas, grupo que cuenta con 300 chicos. Si alguno de ellos destaca en su instrumento tiene la posibilidad de audicionar para la orquesta-escuela.

Gracias a la capacitación que reciben los alumnos, todas las orquestas del país se pueden alimentar de egresados Juan Carlos Lomónaco. del SNFM.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: