Por Isaías Ocampo

Alcaldes de México | 5 de agosto de 2020.- Los servicios y productos que ofrece el sector turístico en Yucatán se encuentran en un proceso de certificación de cumplimiento con los protocolos y medidas de salud necesarias para poder operar bajo estándares nacionales e internacionales de bioseguridad, aseguró la titular de la dependencia estatal Michelle Fridman Hirsh en Alcaldes de México En Vivo: Gobiernos locales ante COVID.

La funcionaria estatal expuso que en Yucatán se desarrolla un plan de reactivación turística en cuatro fases que se ha ido nutriendo a partir del estudio y análisis de otros destinos turísticos nacionales e internacionales, el diálogo con las cámaras empresariales y la propia situación sanitaria del estado.

En primer lugar, señaló, estuvo anteponer la salud por encima de cualquier otra cosa desde el inicio de la emergencia y se puso al servicio de la salud la infraestructura turística como la reconversión de centros de convenciones en hospitales temporales o el hospedaje de personal del sector salud en los hoteles, entre otras acciones.

La segunda fase, que inició en abril pasado, fue preservar la oferta turística para que las empresas pudieran sobrevivir con apoyos fiscales, crediticios, económicos y el impulso a la economía emergente como el servicio de alimentos a domicilio. Además se realizaron capacitaciones para reconstruir el sector, edificar un mejor destino y una mejora regulatoria para la inversión.

Desde julio se implementó la tercera fase, que se trata de un proceso gradual de reactivación de la oferta turística.

Finalmente, la cuarta fase se centrará en la reactivación económica.

“Todos los destinos del mundo se enfrentan a un enorme reto para ver cómo convive la preservación de la salud y la reactivación económica”, refirió Fridman Hirsh.

Para ello, desde marzo pasado se diseñó un protocolo de buenas prácticas sanitarias y se ha logrado certificar bajo dicho protocolo a 1,200 empresas. El certificado fue el segundo en ser avalado por el Consejo Mundial del Viaje y el Turismo (WTTC por sus siglas en inglés). Además “lo robusto del protocolo permite empatarlo con certificados nacionales como Punto Limpio 2020, así, las empresas además de ser avaladas por el WTTC y estar homologadas con el estado vecino, Quintana Roo, también podrían llevar un proceso de certificación del sector federal con muchos avances”, explicó.

Michelle Fridman explicó que el certificado se adapta a los niveles de cada empresa y no sólo es para los hoteles o restaurantes, sino para todo el destino en general porque “cada eslabón debe brindar certeza al turista que baja del avión, toma un taxi, llega al hotel y va a cenar a un restaurante, que se sienta en una “burbuja sanitaria” como lo han hecho otros países, por eso importa que todos los prestadores de servicios tenga la certificación”.

Refirió que la parte fundamental de este trabajo es mantener la comunicación estrecha con el sector, las cámaras de comercio, los cuerpos diplomáticos y alcaldes. “Estar cerca para que las indicaciones se cumplan de manera homogénea porque corremos el riesgo de que un municipio las aplique de una forma y otro de diferente manera”.

“Hoy podemos aprovechar esta pausa para reconstruir mejores destinos, edificar un mejor turismo y reactivar en cuanto antes en un acto de resiliencia para que la recuperación sea lo más pronto posible”, expresó.

Ve a continuación la sesión completa por Facebook Watch o Youtube