El feminismo como movimiento social progresivo y pluricultural

El feminismo no busca elevar a la mujer al rango del hombre como si fuese el hombre el ser modelo que queremos alcanzar como mujeres, el feminismo busca la igualdad en Derechos y en la capacidad de decidir cómo queremos definirnos libremente

Por Areli Zarai Rojas Rivera

El feminismo es un movimiento social que impacta en los campos político, económico, social, cultural, tecnológico, ambiental e incluso militar. La historia señala que se inicia formalmente a finales del siglo XVIII, aunque no se autodenominaba aún como tal, éste movimiento supone la toma de conciencia de las sociedades, visibilizando que las mujeres, como grupo o colectivo humano, han estado históricamente sometidas a la opresión, dominación, y explotación por las estructuras sociales patriarcales que han estado en gran medida dominadas por los hombres en distintas fases históricas; esto es lo que impulsa al movimiento feminista para pugnar y luchar por la liberación de su sexo y género con todas las transformaciones de la sociedad que se requieran.

Ya señala Salvador Martí que los movimientos sociales son una forma de acción política colectiva que trata de la preexistencia de un conflicto que busca resolverse a través de la movilización social,  y este movimiento ha estado tan ocupado en perseguir los ideales de igualdad que incluso ha dejado al margen definir en papel qué es el feminismo, dando cabida a malas interpretaciones patriarcales que incluso se reproducen en la RAE o en diccionarios que se suponen de cierta formalidad y que son aceptados en los círculos académicos más prestigiados.

La definición que ponen algunos de los diccionarios más consultados se refieren al feminismo como: «Doctrina social que concede a la mujer igual capacidad y los mismos derechos que a los hombres.» Suele ser tendenciosa esta definición, pues el feminismo no busca elevar a la mujer al rango del hombre como si fuese el hombre el ser modelo que queremos alcanzar como mujeres, el feminismo busca la igualdad en Derechos y en la capacidad de decidir cómo queremos definirnos las mujeres libremente, cerrando brechas de desigualdad en todos los ámbitos, incluido el privado.

El feminismo busca hacer visible que las mujeres han sido una población marginada y excluida a lo largo de la historia y en todas las sociedades. María Teresa Ayllon Trujillo señala que la marginación social a través de grupos marginales viven en condiciones no aptas para su desarrollo, sufriendo discriminación, marginación y pobreza, negando el acceso a las estructuras de competencia que por condición de exclusión no se puede formar parte, generando de esta forma segmentos de exclusión que provocan una estructura de desigualdad excluyente dentro de las sociedades.

Esto es  justo lo que detectó el feminismo que pasaba con las mujeres, y buscó definir la lucha con acciones a través de la praxis antes que en un papel. La definición más aceptada del feminismo podría ser, de forma muy general, la que damos al principio de este texto, sin embargo, es necesario señalar que cualquier definición global que busque agotar el concepto de feminismo se va a encontrar con que no todas las feministas podrían estar de acuerdo.

Una definición generalizada, que pueda reunir todas las tendencias que se manifiestan en el seno del feminismo podría correr el riesgo de organizar estructuralmente e institucionalmente al feminismo y esto no es lo que se busca, pues el feminismo entra en las categorías de las desorganizaciones. Éstas no son la ausencia de organización, sino la declinación de las organizaciones, como los movimientos estudiantiles, de trabajadores y de las mujeres. Las desorganizaciones son criaturas profundamente culturales. Acercándonos a los supuestos de Durkheim, son formas preinstitucionales. Las organizaciones son sistemas jerarquizados de reglas normativas; las desorganizaciones son antisistemicas y menos jerarquizadas, expuestas a la interferencia e invasión las desorganizaciones se coordinan más  por valores que por normas. A las desorganizaciones les gusta desestabilizar, no les agrada la reproducción de modelos que socavan las libertades y el libre desarrollo de los seres humanos.

El movimiento feminista actúa en diversos niveles, uno de ellos es la lucha por conseguir la igualdad completa en lo económico, en lo político, en lo social y en lo cultural. Otro nivel va más allá de la igualdad, teniendo como objetivo el poner fin a la dicotomía de dominación y sumisión que han implicado los conceptos de hombre-mujer, busca una sociedad diferente y nueva, aunque implique hacer desperdicio de la historia que ha exaltado a los varones sobre las mujeres.

Incluso se busca la colonización de lo público por algunas cuestiones privadas para lograr una igualdad sustantiva, pues la violencia familiar, el estigma hacia el cuerpo desnudo de las mujeres, la negación de los derechos sexuales y reproductivos a las jóvenes y mujeres, son temas públicos hoy en día que han demostrado la urgencia de hacerse visibles por las amplias violaciones a derechos que ha implicado su privacidad y su conservadurismo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: