En América Latina fueron asesinados 173 defensores de derechos humanos en 2017

Con el objetivo de exponer la situación de las mujeres defensoras de derechos humanos en América Latina, el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir convocó a mujeres activistas de Cuba, Nicaragua y México al conversatorio «Mujeres en resistencia: defensoras frente a la crisis de derechos humanos en América Latina», para hablar sobre el retroceso de los derechos humanos y los desafíos con gobiernos que no garantizan el acceso a derechos fundamentales como la  libertad de expresión, la libertad de asociación, y el  derecho a vivir una vida libre de violencia.

En 2017 hubo 312 homicidios de defensoras y defensores de derechos humanos en el mundo, más de dos tercios (173 homicidios) fueron perpetrados en América Latina.  Sin embargo, aun ante este escenario de temor e intimidación, los movimientos de mujeres muestran un impulso masivo para alzar la voz y trabajar a favor de realidades más justas. En toda la región hubo más de 600 marchas de mujeres.

El foro reunió a Kirenia Yalit Núñez de la Mesa de Diálogo de la Juventud Cubana; Felicita Lainez, de la Fundación para el Desarrollo Comunitario en Nicaragua;Alika Santiago de la Colectiva K-luumil X’ko’olelo’ob (Tierra de Mujeres); Erika Guevara Rosas, Directora para las Américas de Amnistía Internacional y Ximena Andión Ibáñez, Directora del ILSB.

Al respecto, Ximena Andión Ibáñez mencionó que: “a pesar de los avances que existen en las normas en materia de igualdad de género en los países de América Latina y el Caribe, la región sigue siendo una de las más violentas del mundo para mujeres y niñas. En este contexto  las defensoras de derechos humanos están protagonizando las luchas por la defensa de los derechos de las mujeres y las niñas, el territorio y la justicia social. Al mismo tiempo las defensoras deben hacer frente a las tácticas represivas de muchos gobiernos que usan la fuerza para silenciar las críticas”.

El progresivo descontento social ha llevado a la población a salir a las calles, defender sus derechos y exigir el fin de la represión, la pobreza y la injusticia. Ejemplo de ello son las manifestaciones multitudinarias que ocurren en Nicaragua desde abril hasta la fecha. Al 18 de agosto de 2018 al menos 300 personas, incluidas defensoras de derechos humanos, fueron acusadas de delitos graves, incluyendo cargos de terrorismo y crimen organizado por haber participado o apoyado las protestas. Las autoridades siguen recurriendo a campañas de descrédito, amenazas de persecución penal, despidos arbitrarios y otras formas de acoso e intimidación. Existe una crisis de derechos humanos no sólo en las políticas y prácticas sino también en el uso que los gobiernos hacen de sus sistemas de justicia para acallar las disidencias.

En Cuba, la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, organización no gubernamental no reconocida oficialmente por el Estado, registró 5,155 detenciones arbitrarias en 2017. Las autoridades continúan presentando cargos falsos por delitos comunes para hostigar y detener a representantes de la oposición política.

Por su parte México se ubica entre los países más peligrosos de la región para las y los defensores de derechos humanos, de acuerdo con el informe de 2018Defender los derechos en México: el sexenio de la impunidad”, se registraron 3,967 detenciones arbitrarias y 228 asesinatos desde 2006 hasta la fecha.

Para finalizar, las participantes del conversatorio concluyeron que es importante la organización de los movimientos de resistencia en la región, para unir fuerzas y dar a conocer lo que pasa en el continente a nivel mundial. También se presentó el sitio Florece Resistencia un portal que pretende recuperar las historias de las activistas en la región y visibilizar sus luchas para generar posibles sinergias.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: