La ENCCívica en los municipios

Publicado Por

Es periodista en Michoacán, catedrático de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Contemporánea de las Américas en Uruapan, especialista en periodismo político, miembro de la Asociación Nacional de Locutores de México.

La ENCCívica tiene un objetivo claro: “que los ciudadanos se apropien del espacio público”, pero resulta que no hay interés de los sectores convocados

Hemos visto que en días recientes el Instituto Nacional Electoral (INE) lanzó la Estrategia Nacional de Cultura Cívica (ENCCívica) para el ciclo 2017-2023, con el objetivo de fomentar la participación ciudadana, que se encuentra en crisis en nuestro país. Es aquí, en este ejercicio donde se tiene que hacer patente el dicho: “a ver si como roncan duermen” y, a título personal, es aquí donde quiero ver participando a todas esas personas que se quejan de que hay corrupción, impunidad y falta de gobernanza; porque es en ejercicios como estos donde se gesta la auténtica vigilancia del actuar público.

Tan sólo por el contexto del pasado fin de semana, en que se desarrollaron elecciones en Coahuila, Nayarit y el Estado de México, para elegir gobernador, y en Veracruz, para renovar presidencias municipales, vemos las redes sociales plagadas de un descontento, pero ese descontento no trasciende más allá de una publicación en Facebook o en Twitter.

Es precisamente en la Estrategia Nacional de Cultura Cívica donde tendremos un espacio para el diálogo, para participar, pero ¡oh sorpresa! los registros para ser dialogantes en la mesa de cada distrito va muy bajo, y según mis cuentas, son miles los que se quejan de que los ciudadanos no son escuchados, pero cuando hay espacios para que se expresen les pesa porque: es domingo, está lloviendo, es muy tarde, o porque se lastimaron la rodilla.

La ENCCívica tiene un objetivo claro: “que los ciudadanos se apropien del espacio público”, pero resulta que no hay interés de los sectores convocados; a decir: servidores públicos, partidos políticos, asociaciones u organizaciones civiles, sector académico o público en general, este último que se dice cansado de los malos gobiernos se niega a ser parte de la construcción de la gobernanza.

Los municipios debieran ser espacios constantes de diálogo y no esperar a que llegue la estrategia salvadora de fuera. Me atrevo a señalar que los ayuntamientos están obligados a ser puentes de esta convocatoria que hace el INE para fomentar la participación y el diálogo. Si el presidente municipal en su plan estratégico de gobierno definió el incentivar la participación ciudadana en la toma de decisiones, ¿qué espera para ser el puente de la ENCCívica con la población? Si no lo hacen, no les interesa, y si los ciudadanos no asisten porque no les llama la atención, entonces tienen el gobierno que se merecen… ¿Pecado de omisión? sí: no cumplir con la participación ciudadana.

Por último, son tres ejes que traza la estrategia: Verdad, Diálogo y Exigencia. Para que las instituciones y los gobiernos se conduzcan con verdad, abiertos al diálogo y la exigencia ciudadana, entonces las personas tienen que ser, en primer lugar, certeras, dialogantes y que sepan autoexigirse, si no, pedimos lo que no damos. ¿Difícil? Depende del ciudadano.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: