Municipio Libre: México y su reconstrucción

Publicado Por

Ciudadano con trayectoria en la administración publica, actualmente funjo como Secretario Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública de Morelos; además de trabajar en la Federación, en los últimos 5 años me he desempeñado en el mismo Estado como Subsecretario de Desarrollo Social, Subsecretario de Atención Social, Subsecretario de Gobierno, Secretario Ejecutivo del Programa Nacional de Prevención del Delito, así como Director del Instituto de Desarrollo y Fortalecimiento Municipal por elección de los Alcaldes. twitter Twitter facebook Facebook

A raíz del temblor de 1985, México se descubre como nación solidaria ante ciertos fenómenos y desastres naturales; 32 años después y con diferencia de solo unas horas, casas, escuelas, comercios, iglesias, edificios públicos, y avenidas principales, cedieron ante la fuerza del sismo de magnitud 7.1 en la escala de Richter con epicentro a 12 km. al sureste del municipio de Axochiapan, Morelos, el día 19 de septiembre de 2017.

Este año, los mexicanos hemos padecido los efectos de fenómenos naturales como sismos y ciclones tropicales, que han afectado de manera importante el patrimonio de muchas familias y la infraestructura pública, principalmente de los estados de Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Veracruz, Cuidad de México, Tlaxcala, Estado de México, Morelos y Puebla.

En el ámbito municipal se están logrando implementar políticas públicas donde se incluyan planes de capacitación que permitan trabajar conjuntamente con las comunidades afectadas, tomando en cuenta que la vulnerabilidad debe ser considerada como un factor de importancia para la elaboración de políticas de desarrollo a nivel económico, social e institucional.

Las ventajas que ofrecen algunos Estados con su privilegiada geografía y espléndidos recursos naturales, no están exentos de riesgos a la población, cuya cultura ecológica y de protección civil es escasa, aun cuanto se ha trabajado sobre la actualización de Atlas de Riesgos y la socialización de los protocolos de actuación.

Estamos en etapa de reconstrucción y de definición, pero no solo por el sismo, nuestra nación y nuestras instituciones se están transformando, y hoy los municipios de todo México deben ser tomados en cuenta antes que nadie, allí se suscitaron los hechos y allí también deberán estar las soluciones.

En coordinación, los gobiernos Federal, Estatal y Municipal, llevaron a cabo acciones para atender la emergencia y reconstruir la infraestructura dañada. Cada vez que se presenta un fenómeno perturbador nos cuesta levantarnos como sociedad, como país, reconstruir esfuerzos y sueños; hoy se han caminado ciudades, comunidades y poblados, para dar los pasos necesarios y que los gobiernos y algunos sectores de la población damnificada puedan acceder a los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), una atención que se desarrolla de manera oportuna y efectiva.

“Fue en 1996 cuando se constituye Fonden. A Santiago Levy, entonces Subsecretario de Egresos, le tocó el inicio de su operación. A este funcionario a quien también le debemos la arquitectura del programa Oportunidades y gran parte de la defensa de la política pública que dio origen a la Comisión Federal de Competencia, también le debemos el impulso del Fonden, cuyos fondos atendieron, entre sus primeros desastres naturales, el impacto del feroz del huracán Paulina”. (1)

Para que los estados puedan recibir los insumos del Fonden, la Secretaría de Gobernación activa la declaratoria de emergencia a solicitud del titular estatal o declaratoria de emergencia extraordinaria cuando la situación lo amerita, y en el caso de declaratoria de desastre se lleva a cabo formalmente en la instalación del comité de evaluación de daños, el cual se conforma por representantes de la SEGOB y de los gobiernos federal y estatal.

El Fonden puede utilizarse para resolver necesidades básicas de los damnificados y la reconstrucción o construcción de viviendas, reparación de infraestructura, incluso de monumentos históricos, logrando la recuperación de la vida normal de la población damnificada en el menor tiempo posible.

México es un ejemplo en instrumentos financieros como el Fonden, que se encuentran dentro de la reducción del riego de desastres, una muestra de ello es la realización de la Plataforma Global llevada a cabo en Cancún del 22 al 26 de mayo, y que por primera vez se desarrolló fuera de su sede oficial, Ginebra, Suiza.

Finalmente, hoy destacamos la participación de los millennials, una generación sumamente solidaria que se volcó a las redes sociales, a las zonas de desastre, a los albergues y centros de acopio, para ayuda a informar, pedir y dirigir el apoyo; sin duda, jóvenes que le devolvieron la fe al país y lo levantaron de los escombros.  El país está cambiando, ha sido y es más grande que su tragedia, la solidaridad no debe tener tintes políticos.

(1) “Columna Crónica, Claudia Villegas, http://www.cronica.com.mx/notas/2017/1045501.html

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: