Producen tabiques sin contaminar.

Publicado Por

En Tequisquiapan, Querétaro, existe un grave problema de contaminación ambiental ocasionado por los gases de efecto invernadero (GEI) que producen los 155 hornos dedicados a la producción de ladrillos.

Ladrillos_Diciembre2013Para aminorar la descarga de emisiones tóxicas a la atmósfera, las autoridades locales, los ladrilleros y un grupo de tecnólogos trabajan en una solución que mitigará los efectos contaminantes. Se trata de la construcción de hornos ecológicos, los cuales reducen los niveles de GEI 80 por ciento, en comparación con los métodos tradicionales.

Hace dos años, el Instituto de Difusión de Tecnologías Sustentables (IDTS) del municipio instaló el primer horno de este tipo en la demarcación, cuyo propósito fue demostrar su eficiencia. Carlos Ríos Vilchis, director de dicha institución, comenta que la idea de realizar este proyecto surgió hace más de una década, sin embargo las administraciones anteriores no se habían interesado en poner a prueba dicha innovación.

 

DE IDA Y VUELTA
El sistema ecológico —que funciona con aceite y alcoholes de desperdicio industrial— consiste en la instalación de dos hornos gemelos interconectados, capaces de realizar funciones complementarias de cocimiento. Es decir, mientras uno hornea una primera tanda de tabiques, el calor y los gases de GEI que se producen en él se envían al segundo módulo para secar una segunda tanda de ladrillos en su interior.

Cuando los tabiques del segundo horno comienzan a cocerse, el calor producido se envía al primer módulo en el cual ya hay nuevas arcillas para cumplir con la primera fase de secado. El proceso se repite a la inversa hasta terminar el lote requerido de bloques.

Emilio Fernández_Diciembre 2013Emilio Fernández, coordinador de Ecología del ayuntamiento de Tequisquiapan, comenta que el mayor beneficio de esta tecnología reside en que las emisiones provocadas por la combustión no se liberan a la atmósfera, ya que ambas cámaras están conectadas para aprovechar los gases y el calor.

El funcionario detalla que en esa demarcación la fabricación de ladrillos es el medio de subsistencia de más de 100 familias, por lo que destaca la necesidad de que los productores utilicen técnicas limpias de cocción para que no tengan que cerrar sus negocios debido a los altos índices de contaminación que se generan con los métodos convencionales.

 

MÁS PRODUCTIVOS
Ladrillera Diciembre 2013Los hornos ecológicos han probado ser más sustentables que los tradicionales, por lo que próximamente comenzará a trabajar una segunda factoría de este tipo, la cual será operada por Alvino Martínez, dirigente de la cooperativa ladrillera de la comunidad de San Nicolás. Él es integrante de una de las primeras familias de Tequisquiapan que se dedicaron a este oficio, y quien autorizó la demolición de la fábrica que había operado durante muchos años, para incursionar en nuevos procesos de fabricación.

Por las características de su funcionamiento, los fogones ecológicos producen más unidades en menos tiempo, ya que cada módulo tiene una capacidad para almacenar 7,500 tabiques, lo que permite generar 15 mil ladrillos en una semana. Con los métodos convencionales sólo es posible fabricar entre 10 mil y 12 mil unidades en dos semanas.

Lo anterior se explica porque mediante el sistema de módulos gemelos, el tiempo de cocción para una tanda de arcillas se reduce de 24 a 16 horas. Asimismo, el uso de combustible disminuye más de 50 por ciento. Para cocer una carga con hornos tradicionales, los productores invertían 2,500 pesos y ahora sólo destinan 800.

Con esta innovación, la administración municipal de Tequisquiapan busca que en los próximos meses los productores de ladrillos se integren al proceso de reconversión de sus fábricas por tecnologías limpias, productivas y eficientes, con lo que también mejorará la rentabilidad de su actividad, sostiene Emilio Fernández.

CONSTRUCCIÓN LIMPIA
Carlos Ríos_Diciembre2013En cuanto a los costos de instalación, Ríos Vilchis comenta que el proceso de desarrollo no fue sencillo, ya que la fabricación del prototipo requirió una inversión de alrededor de 200 mil pesos. No obstante, con el fin de hacer más barata esta tecnología, se creó un programa de autoconstrucción para que los productores interesados edifiquen por sí mismos sus nuevos hornos con la guía y el apoyo económico del IDTS. De esta manera, el costo por unidad se reduce a 80 mil pesos.

El especialista aclara que además del aceite y los alcoholes de desecho industrial, los fogones amigables con el ambiente se pueden echar a andar con otros materiales, como combustóleo. La intención es que en el futuro funcionen con gas natural, de tal manera que se logre una producción más limpia.

El gobierno municipal solicitará en todas las licitaciones que tengan que ver con construcción, que los tabiques sean elaborados en hornos no contaminantes, como otra manera de incentivar la adopción de esta tecnología. Además, la alcaldía facilitará el cambio de uso de suelo para quienes adopten tecnologías limpias.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: