Tubos geotextiles para zonas costeras.

Publicado Por

Playa_Diciembre2013Guerrero fue la entidad federativa más afectada por las precipitaciones y por el aumento de la marea que ocasionaron los huracanes Ingrid y Manuel en septiembre pasado. El agua desbordada afectó a más de 13 mil casas, de las cuales 9,046 serán reconstruidas, en tanto que 2,157 serán reubicadas.

Este tipo de afectaciones se pueden mitigar con la instalación de tubos geotextiles que actúan como barrera protectora, en zonas costeras y en comunidades donde existen ríos y lagos que pudieran afectar a la población por la crecida de las corrientes en época de lluvias.

Dichas estructuras están fabricadas con polipropileno, un compuesto sintético formado por fibras poliméricas tejidas que brindan a los tubos la firmeza y durabilidad necesarias para asentarse sobre el suelo, “de ahí la denominación geo”, explica Ángel Díaz Sobrino, ingeniero de proyectos de la empresa Geomembranas y Geosintéticos (GyG).

Los cilindros se asemejan a una malla de calcetín y se rellenan con cualquier material del área donde serán instalados, como arena, rocas o fango. El directivo apunta que esta característica los convierte en una solución más económica y eficiente en comparación con los sistemas convencionales de concreto que son más costosos.

Ya que no se necesita recorrer grandes distancias para obtener el relleno ni tampoco se gasta en combustible, dichos dispositivos generan ahorros económicos de aproximadamente 25 por ciento. Ángel Díaz añade que uno de los beneficios ecológicos es que no se emiten contaminantes al ambiente al no requerirse camiones de transporte.

Díaz Sobrino explica adicionalmente que el polipropileno es un material que no se degrada y que no emite ningún tipo de contaminante, por lo que es una solución amigable con el ambiente. Una muestra de lo anterior es que se han creado arrecifes artificiales con tubos geotextiles, ya que las algas y corales se adhieren a las paredes sin dificultad.

MATERIAL ADAPTABLE
Plastimader_Diciembre2013Por sus características, esta solución se puede emplear para construir diques que ayuden a prevenir inundaciones o desbordamientos e agua. Asimismo, pueden servir como rompeolas y ayudan a estabilizar taludes de ríos, lagos, malecones y puertos para proteger la infraestructura urbana, así como la integridad de las personas.

Los cilindros poseen una circunferencia de aproximadamente dos metros y una longitud superior a seis metros, por lo que son muy adaptables a las características geográficas de cada región del país. Otro de los beneficios de esta tecnología es que se puede instalar en poco tiempo. Tan sólo en un día es posible colocar 1,200 metros cúbicos de tubo.

Las costuras que unen cada parte de los cilindros son muy resistentes, lo que garantiza que no se rasgarán por la fricción del relleno o por las condiciones ambientales a las que se expongan. En cuanto a la vida útil, los tubos se pueden conservar en buen estado hasta por 100 ó 150 años. Sin embargo, Ángel Díaz aclara que si las estructuras no se cubren con rocas o arena para reforzarlas, su duración se reduce a 20 ó 30 años.

Cada proyecto se elabora a la medida, es decir, se adapta a las características físicas del lugar, por lo que Ángel Díaz recomienda a los gobiernos municipales interesados en adquirir una solución de este tipo, que desarrollen un plan ejecutivo en el que se detalle cuáles son las necesidades que se pretende solventar, así como las dimensiones de la obra.

El directivo recuerda los desastres que ocasionó el huracán ilma en 2004 en Cancún, Quintana Roo, y asegura que a partir de ese suceso el uso de tubos geotextiles ha ido en aumento. “Todos vimos las imágenes en las que no había arena en las playas. Esa situación se pudo evitar con una protección en las orillas del mar. En dicho municipio se construyeron bordos en el lecho marino, los cuales mantienen la arena en su lugar y previenen la erosión de la playa, así como los daños a las propiedades cuando hay mal tiempo. Funcionan como una especie de tope”, agrega el directivo.

SOLUCIÓN FLEXIBLE
Otro uso de los tubos geotextiles es la creación de espigones, que son líneas cortas y perpendiculares que se extienden desde las costas para detener el movimiento lateral de la arena, lo que permite que las playas crezcan con poco o nulo mantenimiento.

Los cilindros se pueden utilizar para construir muelles o plataformas de atraque para buques y, aunque es poco común, Díaz Sobrino detalla que también se pueden rellenar con concreto para brindar mejor estabilidad a las estructuras, lo que habla de su gran flexibilidad.

En cuanto al costo de estas soluciones, el directivo aclara que los precios están al alcance de los gobiernos locales, sin embargo para estimar una cantidad se debe tener en cuenta el tamaño del proyecto. En Chiapas, por ejemplo, se pretende realizar una obra para la protección de viviendas ubicadas en las cercanías de un río. La superficie que se planea cubrir es de 270 metros y la obra costará 1 millón de pesos (mdp).

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: