Eficiencia energética. con Ecocasa

El programa otorga créditos concesionales para la construcción de inmuebles que ahorran hasta 20% de energía, gracias a tecnología con bajo impacto ecológico

calentadores-solares

FOTO: DREAMSTIME

La sustentabilidad es un tema clave para mejorar la política de vivienda y de desarrollo urbano del país, tal como lo implementa el Programa de Cooperación Financiera para la Oferta de Vivienda Sustentable en México (Ecocasa), el cual colabora con agencias internacionales para crear moradas con ecotecnologías innovadoras y sostenibles, elementos que asegurarán una mejor calidad de vida para los mexicanos, señala para Alcaldes de México la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

El programa es una iniciativa conjunta de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Alemán de Desarrollo (KfW, por sus siglas en alemán) en el marco de las Acciones Nacionales Apropiadas de Mitigación (NAMA, por sus siglas en inglés), ante el interés por impulsar la construcción de casas con menor impacto ambiental en México.

Su propósito es apoyar la construcción de más de 27 mil viviendas eficientes en distintas ciudades del país. También ofrece incentivos financieros y asistencia técnica a los desarrolladores de casas para que logren niveles más altos de eficiencia energética, de ese modo contribuyen a transformar el sector de la vivienda de México, en línea con los objetivos en materia de cambio climático.

Jesus-Alberto-Cano

Jesús Alberto Cano Vélez.
FOTO: CORTESÍA DE LA SOCIEDAD HIPOTECARIA FEDERAL

Este tipo de desarrollos, indica la Sedatu, se impulsan también mediante el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste), así como promotoras de vivienda y del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable, a partir de un convenio entre el Infonavit, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad de Harvard.

El director general de la SHF, Jesús Alberto Cano Vélez, enfatiza que el principal eje por el que se rige la nueva política federal de vivienda es la sustentabilidad. Argumenta que Ecocasa es una prueba de que se pueden impulsar nuevos desarrollos para disminuir los gases de efecto invernadero y crear beneficios económicos y sociales mediante la construcción de viviendas verdes.

Cano Vélez comenta que, “adicionalmente, la SHF implementará un componente de casas pasivas —inmuebles que utilizan recursos de la arquitectura bioclimática— a través del Mecanismo de Inversión para América Latina de la Unión Europea (LAIF, por sus siglas en inglés) y Facilidad NAMA, los cuales contemplan metas para construir 600 y 11 mil viviendas, respectivamente, para 2019.

TRANSFORMAR EL MERCADO

Derivado de la implementación del primer Plan Mundial de NAMA que promueve el diseño de viviendas eficientes en materia energética, y con el objeto de elevar la calidad del sector de la construcción sin incurrir en mayores costos para los desarrolladores de vivienda social en México, el programa Ecocasa plantea un esquema que promueve el uso de técnicas arquitectónicas y de construcción.

Leticia-Riquelme

Leticia Riquelme Arriola.
FOTO: ROSALÍA MORALES

Esas técnicas proporcionan mayor flexibilidad al implementar eficiencia energética en las viviendas, comenta Leticia Riquelme Arriola, especialista senior en Mercados Financieros del BID.

“Para este programa se diseñó un financiamiento con dos componentes: uno que incluye 50 millones de dólares (mdd) de recursos concesionales del Fondo de Tecnología Limpia (CTF, por sus siglas en inglés) y 80 millones de euros (mde) del KfW para fondear la construcción de las viviendas sustentables; y otro con 50 mdd de capital ordinario del BID para financiar el origen de hipotecas verdes”, indica.

La experta apunta que “el programa se basa en el concepto del ‘desempeño integral de la vivienda’, por lo que no promueve una lista específica de materiales o de ecotecnologías, sino que deja la decisión al desarrollador para que elija los materiales que más convengan de acuerdo al prototipo y a la zona bioclimática donde se encuentre el desarrollo, apoyando así la innovación y despunte tecnológico”.

Riquelme Arriola asegura que “Ecocasa busca impulsar la transformación del mercado de vivienda en México a partir de la incorporación de medidas que reduzcan al menos en 20 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero, en comparación con las viviendas convencionales, mediante el otorgamiento de créditos concesionales (préstamos que concede un estado a otro estado o instituciones financieras intergubernamentales en condiciones ventajosas y con una finalidad de cooperación bilateral) para la construcción de viviendas energéticamente eficientes”.

Con dicho préstamo concesional, los desarrolladores de vivienda obtienen una tasa de interés más atractiva, que es la clave para la implementación y sostenibilidad del programa, recalca la experta. De acuerdo con el BID es importante mencionar que al cierre de junio de 2015 se financiaron 12 mil 756 viviendas de las 27 mil 600 unidades sustentables previstas para 2020.

protocolo-de-operacionA su vez, la SFH dio a conocer que a la fecha se han desembolsado recursos para poco menos de 14 mil viviendas, lo que implica un avance de 49 por ciento con respecto a la meta.

Esas viviendas son construidas por 15 desarrolladores y se ubican en los estados de Chihuahua, Coahuila, México, Guerrero, Hidalgo, Nuevo León, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sonora, Puebla, Tamaulipas y Veracruz, que cubren las principales zonas bioclimáticas del país.

RESULTADOS ESPERADOS

Jesús Alberto Cano explica que al cierre de agosto del año pasado se otorgaron créditos por 2,543 millones de pesos (mdp); asi mismo, 13 mil 325 de las viviendas están firmadas y entregadas.

El rango del precio de venta de cada Ecocasa debe estar entre 250 mil y 900 mil pesos. Sin embargo, el beneficio principal se ve reflejado en el ahorro en electricidad y gas. La especialista del BID, Riquelme Arriola, agrega que “inyectará experiencia a los desarrolladores para que puedan negociar con proveedores y autoridades con mejores precios de ecotecnias (innovaciones tecnológicas con el menor impacto ecológico) y cuotas tarifarias”.

Con los resultados, se tendrán indicadores para poder negociar en un futuro la conversión de subsidios “al consumo” por subsidios “al frente” —para las familias con menores ingresos y crédito con recursos de la SHF para que adquieran una vivienda— para la incorporación de ecotecnologías de energía y agua, así como concientizar a la sociedad del uso óptimo de los recursos.

En 2015, Ecocasa fue ganador del premio Ashden de energía y sustentabilidad en la categoría Edificios Sustentables.

Deja un comentario

No Announcement posts