Estados y municipios, grandes compradores de autos

PatrullasCuando en la madrugada del sábado 24 de abril, la secretaria de Seguridad Pública del gobierno de Michoacán, Minerva Bautista Gómez, sufrió un atentado con rifles AK-47, R-15 y hasta con granadas de fragmentación, simplemente comprobó que el haber adquirido una Gran Cherokee blindada con nivel tres, como parte de la flotilla en la que la funcionaria se apoya para el ejercicio de la administración estatal, había sido una buena elección.

El sector público en México ha sido un canal muy importante para la venta de flotillas, principalmente porque las armadoras instaladas en el país ofrecen precios más competitivos por el volumen y el uso de las unidades. Incluso, dos o tres armadoras han tenido presencia destacada en estados y municipios en los últimos años, sobre todo porque ofertan vehículos que no se expenden al público en general, sino exclusivamente para flotillas.

Municipios como Tlalnepantla en el Estado de México, y San Pedro Garza en Nuevo León, así como el Distrito Federal, invierten cantidades importantes de recursos monetarios para la adquisición de flotillas que destinarán a la seguridad pública, entre otros rubros. Los montos pueden ir desde los 20 millones de pesos hasta, incluso, más de 100 millones de pesos, dependiendo del número y del modelo de las unidades que se adquieren. Por ejemplo, sólo para el caso del municipio mexiquense, éste destina entre 28 y 34 millones de pesos, al adquirir alrededor de 100 unidades al año para seguridad pública.

San Pedro Garza destina anualmente de 33 a 68 millones de pesos, aproximadamente, ya que por lo regular adquiere unas 120 unidades. En el caso de la Ciudad de México —con una población superior a los 8 millones de personas—, las necesidades aumentan y las adquisiciones pueden llegar a los 500 automóviles para incrementar la seguridad, lo cual da una cifra que oscila entre 120 a 170 millones de pesos.

NEGOCIO SOBRE RUEDAS

El mejor postorAlrededor de 25 a 30 por ciento de las ventas de las armadoras instaladas en el país se destinan a las flotillas para el sector público, de acuerdo con información del sector y con base en datos de las armadoras. De las unidades que se colocan entre el sector público, incluyendo estados y municipios, 70 por ciento se destina al área de seguridad pública, y 30 por ciento va al uso operativo de instancias como la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Petróleos Mexicanos y el sector salud (ambulancias), principalmente.

Mauricio Gómez Aguado, gerente de Ventas de Flotillas de Chrysler, comenta que el esquema de flotillas es diferente al de ventas por menudeo, incluso el concepto de flotillas representa 30 por ciento de las ventas totales de la empresa en el país, esto es alrededor de 25 mil unidades. De esta última cifra, 32 por ciento se coloca en entidades de gobierno, 38 por ciento se vende en la iniciativa privada, 10 por ciento se coloca con clientes cuyo giro es la renta diaria —arrendadoras para turismo—, y el resto en otros servicios.

“El gobierno ciertamente es un canal muy importante para la venta de flotillas, y lo que se ofrece como inicio es un precio más competitivo por el volumen y por el uso de la unidad. Nosotros en los últimos tres años hemos tenido presencia importante como marca en estados y municipios, sobre todo para la venta de unidades para uso de seguridad pública. Es el groso de la venta a gobierno”, explica .

El directivo indica que de las unidades que Chrysler de México coloca en el sector público, 70 por ciento es para las áreas de seguridad pública en estados y municipios, y el resto se ha vendido para uso operativo y para unidades de trabajo.

Mauricio GómezDentro del Grupo Chrysler se han distribuido los modelos Dodge, Jeep, Ram y Dodge Avenger, además la armadora cuenta con la llamada Chrysler Police, en sus versiones B6 y B8. “Ese modelo se vende mucho a nivel estatal y federal, y algunos municipios lo han comprado también”, señala Gómez Aguado, y destaca que últimamente el uso de pickups se da mucho en seguridad pública, por los requerimientos de espacio. En las zonas rurales se ha posicionado la Ram, regular o estándar y cabina doble, para que quepan más oficiales dentro de la unidad.

Aclara que es común que las administraciones locales renueven su parque vehicular cada tres o cuatro años, lo cual hacen mediante licitaciones; aunque comenta que existe el mecanismo de asignación directa o por invitación restringida, y explica que esto obedece a situaciones de emergencia, porque cuando los índices de violencia aumentan en alguna localidad es posible que se destinen partidas presupuestales fondeadas por el gobierno Federal, pues no hay tiempo para licitaciones. Sin embargo, 85 por ciento de las ventas de flotillas al sector público se realiza a través de licitaciones, dice.

Los mejores clientesEl vocero de Toyota-México, Alejandro Velazco, comenta por su parte, que en el caso de la armadora japonesa, los programas de venta de estas unidades se hacen a través de asociación, que los precios no varían entre los diversos distribuidores y que son los mismos para un automóvil que para 10.

Explica que el proceso comienza cuando un cliente acude a las distribuidoras y solicita la cotización de entre las 15 líneas de vehículos —Corolla, Camry, Rav4— para sus flotillas, expone sus necesidades y en un máximo de dos días obtiene la calificación y se inicia el trámite. En cuanto al descuento, éste se establece de acuerdo con el número de unidades que se compren. Los programas van de 5 a 9 unidades, de 10 a 15 y a partir de 16. A excepción del modelo Tacoma —que se arma en México— los demás se importan de Canadá, Estados Unidos y Japón. Destaca que el Corolla, carro emblemático de la marca, es el prototipo que más se vende en flotilla. Se trata de un sedán cuatro puertas que desde su primera generación ha sido muy exitoso en todo el mundo.

Toyota es una marca nueva en México —ocho años de antigüedad— y aunque al inicio no se vendía en flotillas, en los últimos dos años ha cobrado mayor fuerza el tema de ventas corporativas dado su carácter competitivo con otras marcas, lo cual ha convertido al Corolla en una opción sólida.

Velazco destaca que la política de Toyota es que las propuestas para el sector público sean las mismas que para el privado. “Lo que importa es la calidad de la marca, pues el nombre Toyota ya es una garantía que puede dar valor agregado en la rentabilidad de los productos y los servicios de mantenimiento que son muy económicos”, acota.

Guillermo Degollado, director de Flotillas de General Motors México, refiere que GM ofrece un extenso portafolio de vehículos que cubre “casi cualquier necesidad de transporte”. En particular, en la parte de pasajeros cuenta con unidades que van desde lo más básico, como el Chevrolet Chevy, pasando por vehículos más equipados como el Chrevrolet Cruze, y las marcas de lujo como Buick con LaCrosse, los cuales “cubren las necesidades de los clientes más exigentes”.

Gómez Aguado señala que en el tema de flotillas, Chrysler es “líder” en México, sobre todo en el uso de seguridad pública en donde tiene una participación de al menos 28 por ciento del mercado, de acuerdo con cifras de 2009; seguida por la marcas Ford y GM. “Hasta ahora hemos sido los tres principales competidores tanto a nivel estatal como municipal, pues sólo en sedanes Nissan es la marca japonesa competitiva en cuanto al abasto del sector público, pues los japoneses tienen una gama amplia con Platina, Tsuru, Tiida y Aprio.”

El directivo refiere que en cuanto a unidades destinadas a un concepto diferente a la seguridad pública, alrededor de 20 por ciento de sus ventas que se destina a los gobiernos locales es para funcionarios. Además de ser el principal abastecedor de automóviles para seguridad a estados y municipios, en los últimos años la empresa ha vendido unas 450 unidades (en 2008) al sector público federal. Se trata de las llamadas Ram 400, las cuales vienen sólo con cabina y el chasis, y estas unidades se adaptan como hospitales móviles para la Secretaría de Salud.

En el 2010, el municipio de Tlalnepantla está licitando alrededor de 100 unidades con Chrysler de México, en tanto que los ayuntamientos de San Pedro y Guadalupe licitan 120 unidades cada uno, Guadalajara 150, Metepec 80 y Toluca 100 unidades.

A toda velocidad

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: