Frontera norte tan prospera… y tan insegura

Ciudades gemelasSe les ha llamado de diversas formas: ciudades pares, ciudades espejo, ciudades gemelas. Nacieron hermanadas pero sus caminos han sido distintos en crecimiento; no obstante, trabajan de la mano para impulsar el desarrollo y bienestar de la población, así como para abatir problemas en común, principalmente aquellos relacionados con la migración ilegal y la delincuencia.

El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, América del Norte del Senado, Luis Alberto Villarreal García, detalla que el ejemplo más exitoso de la colaboración entre ciudades fronterizas gemelas es el de San Diego-Tijuana, donde las autoridades están mejor organizadas; y han sido pioneros en asociarse, en ambos lados, para compartir experiencias, su visión y hacer el trabajo conjunto para las gestiones federales.

El presidente municipal de Nogales, Sonora, José Ángel Hernández Barajas, comenta al respecto, que estas ciudades son un caso de cómo se puede impulsar el desarrollo comercial y económico, ya que juntas cabildearon en Washington que se autorizara un cruce de acceso peatonal directo de San Ysidro, San Diego, al aeropuerto de Tijuana. Eso fue clave para el desarrollo económico de la zona, y lo lograron los alcaldes Jorge Ramos y Jerry Sanders, respectivamente.

El aeropuerto de San Diego ya no tenía capacidad de vuelos y a la terminal de Tijuana le sobraba, recuerda. Así, luego de gestionar el acceso, el vuelo que salía de Japón a California, EU, ahora ha comenzado a realizarse vía Tijuana, por ejemplo, de tal manera que los pasajeros estadounidenses pueden llegar a San Ysidro en auto y cruzar a pie hacia el aeropuerto mexicano para viajar al país oriental.

En este sentido, Nogales, Sonora, inició los trabajos para abrir otra puerta comercial con Arizona para un desarrollo de vivienda, que también avecina éxito y es producto del esfuerzo de los alcaldes de la frontera con Estados Unidos, indica Hernández, quien también funge como titular de la Asociación de Presidentes Municipales de la Frontera Norte.

Otro tema que se ha trabajado por parte de las ciudades fronterizas, es en materia de medio ambiente, donde se están llevando a cabo programas de sustentabilidad, aprovechando la presencia del Banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN), que preveía que con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) las fronteras iban a crecer.

En EU esa política pública federal se ha sostenido, las autoridades han invertido recursos para completar proyectos, y del lado mexicano, la Comisión Nacional del Agua ha estado atenta y ya empezó a trabajar paralelamente con el vecino del norte.

El director adjunto del BDAN, Alejandro Hinojosa, explica que la institución financia proyectos de infraestructura que mejoren las condiciones ambientales en la región y trabaja estrechamente con su institución hermana, la Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza (Cocef), con el fin de apoyar a las comunidades fronterizas en el desarrollo y fi nanciamiento de proyectos autosustentables y asequibles que cuentan con amplio apoyo local.

Cada proyecto debe pasar por un proceso de participación pública y certificación, realizado por la Cocef, para ser candidato a recibir el financiamiento del banco.

José HernándezA la fecha, el BDAN ha contratado un total acumulado de 1,224.2 millones de dólares (mdd) en recursos crediticios y no reembolsables para financiar, en parte, 148 proyectos certificados cuyo costo total de construcción se estima en 3,203 mdd. De los recursos contratados, se ha desembolsado 93 por ciento a los promotores de 137 proyectos, y se aprobó un crédito de 161.7 mdd para fi nanciar un proyecto adicional.

En el tema de la vivienda, la frontera norte mexicana se ha quedado rezagada por la migración, porque las autoridades en esta materia (Infonavit) no consideran a toda la gente que cruza la frontera, la deportan y queda a la espera de regresar hacia EU. Por ello las ciudades de la frontera son las que presentan mayor desorden urbano, advierte José Ángel Hernández.

El representante de los ediles de la frontera recuerda que a partir del TLCAN se crearon ciudades nuevas del lado estadounidense, que políticamente se fueron distribuyendo mejor y consideraron un mejor desarrollo urbano; mientras que en el lado mexicano no ocurrió igual. Hace muchos años que el número de municipios no pasa de 38, con todo y localidades como el nombrado Valle de Juárez, que debería ser otro municipio, por ejemplo.

APOYO DESDE LA FEDERACIÓN

Propuestas para una repatricMientras luchan por llevar una agenda común extensa y nutrida, actualmente el tema de la migración domina las discusiones de las autoridades locales de ambos lados de la frontera norte del país, y de otros actores como el gobierno y los legisladores federales. Todos los días llegan miles de deportados a las ciudades fronterizas que demandan, básicamente, una cama y comida; los albergues, además de insuficientes, no son la solución, y los gobiernos locales son “la bruja del cuento” que los encarcela por haber delinquido por hambre, incurriendo en robos, incluso, del herraje de los panteones.

La temática en la agenda de estas ciudades es diversa y abundante, misma que los ediles han aglutinado en ocho rubros: seguridad, migración, municipalismo, relaciones internacionales, desarrollo económico, infraestructura y desarrollo urbano, medio ambiente y salud. Si bien dicha agenda está dominada por la problemática de la migración, existe mucha colaboración de cada una de las partes.

“Somos ciudades hermanas, regiones económicamente concentradas a quienes afectan negativamente los discursos políticos que surgen tanto de Washington como del Distrito Federal, echándose culpas recíprocas y amenazas de boicoteos y deportaciones”, expone José Ángel Hernández.

Destaca que la participación de la autoridad mexicana federal es fundamental para atender la problemática de la región, “necesitamos que México colabore”. Y propone: “Que los diputados reacomoden el presupuesto que se destina a las carreteras —por ejemplo— y que lo apliquen al traslado de miles de ciudadanos mexicanos, los que tras el endurecimiento de la política migratoria de Estados Unidos (EU), todos los días son devueltos a través de la frontera. Buscamos que los migrantes no sufran”.

Tan sólo en el caso de Nogales, el municipio recibe aproximadamente mil personas cada día, que son deportadas desde EU. Por ello, el edil también critica que no han recibido los 200 millones de pesos (mdp) del Fondo Metropolitano que les etiquetó el Congreso para el ejercicio de 2009, como recursos adicionales de la Federación para apoyar el acelerado crecimiento que enfrentan las poblaciones del norte del país.

Luis VillarealEl senador Villarreal García, coincide: “Las ciudades fronterizas deberían tener un régimen fiscal especial en materia de distribución de recursos y participaciones estatales y federales porque enfrentan dificultades adicionales a las que todo municipio del país tiene. Deben tener un aumento de recursos económicos”.

SUEÑO Y REALIDAD

El microbús que Melitón Vargas maneja todos los días en una ruta local en el Estado de México es producto de los envíos de remesas que durante más de una década hizo a su esposa desde Seattle, EU. Él es uno de los miles de indocumentados que a diario deportan las autoridades de Washington desde Tucson hacia la Ciudad de México en vuelos fletados con recursos del gobierno estadounidense.

Antes de regresar a su localidad (Chalco, Edomex) Melitón estuvo recluido en una cárcel de Estados Unidos durante seis meses, tiempo en el que nunca habló, escribió o tuvo algún otro tipo de contacto con familiares o amigos. Era un número más en la estadística de quienes permanecen privados de su libertad cuando son detenidos antes de ser deportados. El trato en la cárcel, platica, era cruel: “Mal alimentados y de ‘perros’ no nos subían”.

Son al menos 60 poblaciones ubicadas en ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y México que son contraparte en los cada vez más grandes centros urbanos que la geografía creó y, pese a la independencia con que se manejan, dada su soberanía por formar parte de países diferentes, enfrentan retos similares y visiones comunes sobre el tema migratorio.

La problemática, que se replica en los 3,152 km de la frontera norte del país, es la deportación de migrantes indocumentados y sus consecuencias en servicios públicos, de salud y vivienda. La Asociación de Presidentes Municipales de la Frontera Norte demanda, en este sentido, que el Instituto Nacional de Migración (INM) establezca como política que las personas lleguen seguras a sus hogares al ser deportadas, porque de otro modo están a merced del crimen organizado.

Los albergues son insuficientes, advierte Hernández, ya que, por ejemplo, en Nogales el de mayor capacidad es de 80 camas y todos los días deportan mil personas, aunque reconoce que el Servicio Nacional de Empleo federal cuenta con un fondo que ha ayudado a que se les pague un boleto de autobús a quienes son deportados, para que regresen a sus lugares de origen.

CioudadTambién, los delegados de migración comenzaron a operar eficientemente el programa conocido como Repatriación Humana, lo que permitió lograr el regreso seguro de 500 personas diarias a Nogales, indica el edil.

En pláticas con autoridades del vecino país del norte, incluso con los representantes del gobierno de EU en México, se ha concluido que la mejor estrategia para que los migrantes no sufran cuando son deportados, es a través de este proyecto, y que los vuelos de repatriación salgan desde EU hacia los estados del centro del país.

En Arizona, el programa de repatriación humana opera cinco meses al año: todos los días fletan dos aviones con más de 500 migrantes en total, lo que implica un costo global de 20 mdd. “Pero necesitamos que México colabore. Ocupamos 40 mdd al año para tres puntos de deportación que ya tenemos vistos: Tucson (Arizona), Texas y California. Consideramos que 40 mdd (400 mdp) para el PERF, repartidos entre 10 estados no es nada”, expone Hernández.

Por eso, asegura tajante que es fundamental “dejar de hablar mal” de la frontera. “En conjunto, dejen de hablar mal de nosotros, los dos gobiernos. Ya estuvo suave de decir que ‘la región más peligrosa y violenta es la frontera’. Hablen de que la frontera es la potencia que le está compitiendo a China para recuperar empleos, de que tenemos buena relación y asociación para hacer negocios y para producir manufactura.”

“En el norte tenemos un dicho: ‘Tan cerca de Estados Unidos y tan lejos del Distrito Federal’ ”, puntualiza.

Destaca que el Major de Nogales, Arizona, ha viajado dos veces a Washington para reclamar públicamente que se “hable mal” de la franja fronteriza con México, dado que el tema de la imagen de las fronteras es algo que se está trabajando con un enfoque más productivo y de desarrollo económico y social.

“Nosotros no nos vamos a pelear, hay mucha colaboración, hay recursos estadounidenses que están apoyando la frontera. Por ejemplo, el gobierno de EU regaló a Nogales 8 mdd para completar un programa medioambiental de rehidratación del suelo”, finaliza el alcalde José Ángel Hernández.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: