Modelos urbanos, clave para tomar decisiones

Smart Cities

El paradigma de estas ciudades en el mundo es optimizar el uso de recursos y el tiempo de los ciudadanos, de las empresas y de instituciones públicas y privadas

 

Desde hace ya casi un siglo, y de manera más intensa durante los últimos 30 años, la humanidad ha sentido la necesidad creciente de emplear de manera sostenible los limitados recursos del planeta, así como de un uso del tiempo más eficiente.

Hoy día, estas dos aspiraciones se convierten en realidad gracias a las tecnologías de la información y comunicación (TIC), sobre todo en regiones donde las concentraciones de personas permiten economías de escala y grandes inversiones.

¿Qué es una smart city?

Al conjunto de acciones que hacen que una ciudad contemple y lleve a cabo tareas que optimizan el uso de recursos y el tiempo en las vidas de sus habitantes, se le han bautizado como “acciones inteligentes”, las cuales son propias de “ciudades inteligentes”.

En ese sentido, se puede considerar que una ciudad es “inteligente” cuando cuenta con un “cerebro”, es decir, con un “sistema operativo” capaz de compilar, analizar y elaborar, preferiblemente en tiempo real, los flujos de datos adquiridos de una red de sensores y de elementos relacionados, con el objetivo de hacer más eficientes todos los servicios que son esenciales en la vida de los ciudadanos y las empresas.

Una ciudad inteligente se preocupa y se ocupa en temas como tráfico, movilidad, logística, seguridad vial y ciudadana, dotación de agua potable, alcantarillado, energía, salud, servicios educativos, ofertas turísticas, servicios de emergencia e incluso asuntos burocráticos. La administración pública, en sus diferentes niveles, debería ser capaz de monitorear, proveer y controlar los servicios de estos temas cruciales para cualquier ciudad.

El Internet de banda ancha, la ciencia de la computación y el posicionamiento global son los desarrollos tecnológicos que permiten este cambio en la gestión de las ciudades. Sin embargo, la disponibilidad de datos masivos no es suficiente. Para realmente lograr la meta de una ciudad inteligente se requiere, por un lado, el ajuste personalizado y la agregación de la información en diferentes niveles para extraer datos verdaderamente útiles, y por otro lado, modelos y algoritmos que permitan pronosticar y prevenir situaciones futuras.

Los diseños de las ciudades a largo plazo pueden ser mejorados significativamente mediante la explotación de la información obtenida en el monitoreo de corto plazo.

Asimismo, el acceso libre a la información inteligente mejora la participación de los actores interesados: ciudadanos, negocios, operadores e instituciones públicas. La transparencia conduce hacia la democracia y activa un círculo virtuoso, ya que el cambio en el comportamiento de los individuos y las colectividades requieren de un mayor nivel de conciencia.

BOCETO DEL FUTURO

Algo que las administraciones públicas deben tener en cuenta para hacer realidad una ciudad inteligente, es crear modelos en tiempo real de la dinámica actual de las urbes, con el objetivo de explotar las capacidades existentes. Para ello existen programas informáticos como PTV Optima, los cuales también apuntan a posicionarse como parte central del “cerebro” de las ciudades inteligentes.

Este tipo de herramientas permite conocer, por ejemplo, el estado general del tránsito en una ciudad sin importar sus distintas fuentes. La información que se genera se puede integrar en una sola plataforma, la cual además permite hacer estimaciones en las zonas donde no se cuenta con elementos que permitan recolectar datos. Esto produce una imagen detallada y coherente de las condiciones actuales del tránsito.

También proporciona ayuda para procesos de toma de decisiones. Dependiendo de las situaciones esperadas, ocasionadas por un comportamiento natural de la red o por algún imprevisto en la misma, el programa puede ayudar a generar escenarios que, de acuerdo con sus indicadores de rendimiento, se identifiquen como las opciones más deseables para enfrentar una situación.

* Vicente Torres es director General de PTV GROUP América Latina. Guido Gentile es presidente de SISTeMA ITS e investigador asociado de Ingeniería de Transporte en la Sapienza, Universidad de Roma

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: