Ébola ¿Hay capacidad para enfrentar el virus en México?

Publicado Por

Emergencia Internacional

A finales de marzo de este año, las autoridades de Guinea confirmaron que la enfermedad hemorrágica que había causado la muerte de 59 personas desde enero en ese país era ébola. A partir de entonces las alarmas se prendieron en la Organización Mundial de la Salud (OMS), al saber que la cepa del virus era la conocida como Zaire, la cual tiene una tasa de mortalidad de entre el 60 y 90 por ciento de los contagiados.

El virus del ébola se fue esparciendo hasta llegar a los 337 muertos en junio, convirtiéndose en ese entonces en la más letal de la historia. Pero el contagio seguiría, alcanzando a Sierra Leona y Liberia, por lo que la directora general de la OMS declaró la emergencia de salud pública internacional el 8 de agosto.

Para este mes, ya se contabilizan 3,338 muertos por la infección del virus. La muerte de un religioso español en el hospital Carlos III de su país de origen fue el primer fallecimiento por el virus en Europa.

Los siguientes casos, como el de una sanitaria de Madrid, que participó en el equipo sanitario que atendió al médico Manuel García Viejo, repatriado a España en septiembre por haberse contagiado del virus en Sierra Leona, se convirtió en el primer contagio fuera de África. En Estados Unidos se anunció el 1 de octubre el primer caso detectado en Texas, lo que alertó a las autoridades de salud mexicanas de los estados fronterizos del norte.

El riesgo en México

Al saber que el virus del ébola llegó a Texas, el gobierno de Tamaulipas inició un protocolo de vigilancia en cinco puntos de la entidad: Reynosa, Matamoros, Nuevo Laredo y dos en el municipio de Tampico. De esta forma se estará revisando a toda persona que haya entrado a México y que presente alguno de los siguientes síntomas: fiebre súbita alta, postración, pérdida de energía, dolor muscular o de cabeza.

Aunque los protocolos de seguridad se han activado, la secretaria de Salud, Mercedes Juan, aclaró que las autoridades mexicanas en conjunto con especialistas del Centro de Control de enfermedades (CDC) de Atlanta, trabajan para evitar que el brote cruce la frontera hacia México, y agregó que el riesgo de propagación del virus hacia nuestro país es muy bajo.

Medidas de contención

La principal medida de contención tiene que ver con los niveles de bioseguridad, los cuales llegan al nivel 4, siendo estos los indispensables para contener la enfermedad en caso de presentarse en un paciente dentro de nuestro país.

El nivel de bioseguridad 4, se utiliza para trabajar con agentes biológicos que representan un riego alto de contagio y representar un riesgo para la vida, por lo que los pacientes con sospecha de ser portadores del virus del ébola deberán ser confinados a un espacio de bioseguridad nivel 4 hasta que se tenga suficiente información sobre el virus que afecta al paciente.

Los trajes que se utilizan en este nivel son trajes especiales que cubren la totalidad de sus cuerpos, los cuales evitan que entren partículas infecciosas al mismo. A su vez, el ambiente en el que trabajan debe tener una presión de aire negativa, con lo que se impide que los agentes nocivos escapen del ambiente controlado. Una característica que deben tener estos espacios especiales es que se deben ubicar en un edificio separado o un área controlada dentro de un edificio, aislada por completo de los demás pisos.

La medida preventiva de autoridades mexicanas

El director general de Epidemiología, Cuitláhuac Ruiz Matus, informó que se ha acondicionado un piso completo del Centro Nacional de Atención a Quemados, para atender a los pacientes infectados por el virus del ébola en caso de llegar al país.

El área está conformada por 20 camas aisladas para atender los posibles casos de ébola en México. El cual aseguran las autoridades, cuenta con las características y medidas de bioseguridad necesarias para aislar y contener el brote.

Además, la Secretaría de Salud adquirió una cama de aislamiento portátil que sería usada para trasladar a cualquier mexicano que se contagie en el extranjero, además de tener listo un avión ambulancia totalmente equipado.

Otras medidas previstas son el plan de emergencia de respuesta inmediata, con personal médico del instituto Nacional de Ciencia Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, quienes se encargarían de atender en un primer contacto al enfermo.

Ruiz Matus aseguró que se dispondría de una serie de hospitales ubicados cerca de los principales aeropuertos internacionales en la ciudad de México, Tijuana, Monterrey, Guadalajara, el Bajío y Cancún.

En cuanto a instrumentos médicos especiales para la protección del personal médico, el funcionario explicó que se cuenta con una reserva de mascarillas, guantes e impermeables que se han ido renovando desde la epidemia de influenza AH1N1.

Fácil Contagio

La OMS informa que aunque el virus no se dispersa tan fácilmente, el riesgo de contagio es alto, ya que basta con tocar los fluidos corporales de una persona enferma para que el virus afecte a las personas en contacto con ella.

Cuando se utiliza el término ébola, los especialistas se refieren a un conjunto de enfermedades que se ubican dentro de la categoría de enfermedades hemorrágicas. De una sola célula pueden salir cien mil virus que afectan en cuestión de días a miles de células, principalmente del sistema sanguíneo, por lo que los vasos sanguíneos se empiezan a reventar causando hemorragias internas.

Virus y tratamiento

La variedad Ébola-Zaire tiene un índice de letalidad de 90%, y recibe su nombre debido a que fue detectado por primera vez en el río Ébola ubicado en Zaire. Existen cinco serotipos del virus del Ébola: Ébola-Zaire, Ébola-Sudán, Ébola-Costa de Marfil, Ébola-Bundibugyo y Ébola-Reston, el último de los cuales ha causado enfermedad en primates pero no en humanos.

A pesar de que la cepa del virus Reston no causa enfermedad en humanos, dicho virus sí se transmite por vía aérea, mientras que la variedad Zaire se contagia por el contacto con fluidos corporales del paciente enfermo. Sin embargo algunos especialistas consideran que el virus podría mutar a uno similar al Reston que podría afectar a humanos, ya que el virus actual se contagió de cerdos a monos por medio del aire.

Par enfrentar la epidemia, el panel de 12 miembros de la Organización Mundial de la Salud, decidieron ofrecer tratamientos experimentales a humanos, pero hasta la fecha no ha habido resultados positivos que sirvan para crear medicamento eficiente en contra del virus.

Entre los sueros experimentales se encuentra el ZMapp, una especie de antiveneno que sólo sirve una vez, pues si el paciente se vuelve a exponer a la enfermedad volverá a contagiarse del virus, ya que a diferencia de las vacunas tradicionales, el ZMapp no otorga inmunidad.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: