Investigan asentamientos irregulares en el Caribe mexicano

Publicado Por

Alcaldes de México

Por Marytere Narváez

(Agencia Informativa Conacyt).- En Quintana Roo, existen por lo menos tres asentamientos irregulares que carecen de certeza legal y se ubican en zonas de protección natural o en zonas no aptas para el crecimiento urbano.

 

Con el objetivo de identificar y reconocer nuevos asentamientos irregulares y levantar información sobre el recurso de agua, los residuos sólidos, la energía eléctrica y la habitabilidad de las viviendas y sus pobladores en tres ciudades del Caribe mexicano, investigadores y estudiantes de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), campus Cozumel, participan en el proyecto de colaboración internacional “Indicadores de sustentabilidad en asentamientos irregulares del Caribe”.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, Oscar Frausto Martínez, profesor investigador de la Uqroo, campus Cozumel, señaló que entre las características principales de los asentamientos irregulares se encuentra la carencia de servicios básicos como drenaje, energía eléctrica y pavimentación.

“Pero también la solidaridad, las economías de apoyo, la construcción de redes sociales de sustentabilidad y aprovechamiento de los recursos disponibles para su autogestión”, indicó.

De acuerdo con el investigador nacional nivel I, el proyecto se concentra en el entendimiento del uso de los recursos naturales, principalmente del agua, por los habitantes de los asentamientos irregulares.

“El principal elemento es apoyar en el reconocimiento y conocimiento de los asentamientos irregulares, visibilizarlos en un contexto turístico donde el discurso es el crecimiento económico y la riqueza y donde se olvida la desigualdad y la pobreza”, indicó.

El proyecto cuenta con el financiamiento del Fondo DAAD-RISE para estancias de jóvenes investigadores y con la participación de estudiantes de la Universidad de Colonia y de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Jena, ambas en Alemania.

“Así, los estudiantes y profesores participantes nos dedicamos a caracterizarlos, mapearlos y señalar las condiciones en que vive la población, reconociendo sus limitantes, pero también las oportunidades que se identifican como alternativas de manejo de los recursos naturales”, señaló el investigador.

De acuerdo con el doctor Frausto Martínez, los indicadores son señales que son útiles para la toma de decisiones. En el caso de la sustentabilidad, sirven para tomar decisiones sobre la sustentabilidad de un lugar, con lo que se definen áreas prioritarias de interés de los habitantes.

“Entre ellas, las relacionadas con el contexto social (exclusión, pertenencia, apropiación, derecho a servicios básicos), económico (derecho a la tenencia, acceso a una vivienda digna, a servicios de apoyo barrial) y ecológico (tratamiento de aguas residuales, acceso a agua potable, a colecta de residuos y ambiente seguros)”, apuntó.

Calidad y cuidado del agua

La calidad del agua de los asentamientos irregulares que se han evaluado como parte del proyecto se encuentra en los niveles permisibles por las normas oficiales mexicanas. “Entre los hallazgos, existen buenas prácticas en el uso del agua de pozo, es un recurso que los habitantes cuidan por ser su única fuente de abastecimiento de agua”.

El proyecto consistió en la observación sistematizada del uso y manejo del agua; el manejo de los desechos; tratamiento y mantenimiento de la calidad del agua de pozo, ya sea de forma directa (cloración, construcción de infraestructura del cuidado del pozo, aprovechamiento del agua de lluvia) o indirecta (sistemas de ahorro en el consumo, reúso de aguas tratadas y bajos niveles de explotación).

Compartir pozos de agua entre vecinos, evitar el desperdicio, divulgar las formas de cuidar los pozos o crear redes locales de apoyo para el cuidado del agua fueron algunas de las estrategias comunales que se han propuesto para mejorar la calidad del agua en estos asentamientos.

Colaboración entre estudiantes y profesores de México y Alemania

El proyecto contó con la participación de cuatro profesores universitarios del área de Manejo de los Recursos Naturales de la Universidad de Quintana Roo: doctores Martha Gutiérrez, Adrián Cervantes, Luis Mejía y Oscar Frausto; de los estudiantes participan: Ixchel Ruiz, Orlando Casanova, Maribel Orozco y Aidé Vázquez, del posgrado en desarrollo sustentable, y Alex Tax Contreras, Jesús Cupul Tun, Wilbert Uhu Yam de la licenciatura en manejo de los recursos naturales.

Entre los estudiantes provenientes de Alemania participaron Greta Wierichs, de la Facultad de Geografía de la Universidad de Bonn, y Christian Koch, de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Jena. Su estancia es financiada por el programa RISE-DAAD-Jena y por la Universidad de Ciencias Aplicadas de Jena, Alemania.

Las Fincas, asentamiento irregular de Cozumel

Ixchel Ruiz Tzuc, estudiante de la maestría de gestión sustentable del turismo por la Universidad de Quintana Roo, Unidad Académica Cozumel, desarrolló el estudio “Precariedad de la vivienda en asentamientos irregulares en los destinos turísticos: Cozumel, Quintana Roo, México”, publicado en la revista Investigación y Posgrado de la Universidad Popular de la Chontalpa.

Las Fincas es un asentamiento irregular en el destino turístico de Cozumel, México, del que se presenta la evaluación de los aspectos físicos de sus viviendas.

A través de un censo aplicado en agosto de 2014, Ruiz Tzuc realizó una evaluación de Las Finca, asentamiento humano en un área con uso de suelo agropecuario identificado en el POEL del municipio de Cozumel como la Unidad de Gestión Ambiental (UGA) A3, lo que determina una incompatibilidad de usos de suelo para el centro de población, por lo que la urbanización no está considerada en el Programa de Desarrollo Urbano (PDU).

Las Fincas es una población emergente, fuera de la planeación de la ciudad y sin dotación de servicios públicos. La pobreza es una característica de los pobladores de este tipo de asentamientos informales, ya que tienen un bajo nivel de salarios, donde es usual encontrar a dos o tres familias cohabitando una misma unidad, es decir, viviendas en condiciones de hacinamiento.

Esta estrategia económica de la familia permite fortalecer los limitados recursos, ya que colaboran distintos miembros, que en su mayoría son trabajadores de salario mínimo que pueden o no estar en la formalidad laboral, aunque también están los trabajadores de la construcción, así como los subempleados en la informalidad.

Esta investigación se desarrolló bajo el auspicio del Conacyt a través de los programas de Posgrados de Calidad y el Fondo Conacyt-Mincyt para desarrollar una estancia de investigación en la Universidad Nacional del Litoral, bajo el proyecto “Indicadores de sustentabilidad aplicados a productos de interés regional”, bajo la dirección del doctor Oscar Frausto Martínez y la doctora Paola Bagnera Signoret.

Publicada originalmente por Agencia Informativa Conacyt, bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons. VER ORIGINAL AQUÍ

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: