Presas subterráneas: solución para zonas semidesérticas

Publicado Por

Alcaldes de México

Presas_Subterraneas_Queretaro_Alcaldes_de_Mexico_Octubre_2015Por las ventajas que ofrecen en lo que se refiere a infraestructura y recolección, así como el impacto ecológico, las presas subterráneas resultan una alternativa para solucionar los problemas de agua en zonas semidesérticas, o aquellas donde existe se requiere un reabastecimiento de los mantos freáticos.

Aunque el concepto de presas subterráneas no es nuevo a nivel mundial, en México se hizo realidad por primera vez en este 2015, cuando se construyó esta obra hidráulica en Charape de los Pelones, comunidad ubicada en la delegación Santa Rosa de Jáuregui, en el municipio de Querétaro.

El proyecto llamado Presa Subterránea Aire Número Uno se llevó a cabo por iniciativa del gobierno del estado de Querétaro, la Comisión Estatal de Aguas (CEA) y el director de Presas Bajo Tierra, SA de CV, Miguel Álvarez Sánchez, quien dirigió esta obra por la que, además, le fue otorgado el Premio al Constructor del Año 2015 que entrega la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CNIC) en la categoría de Proyecto Sustentable.

La ventaja principal de esta técnica “es que el agua no se evapora, queda almacenada debajo de la tierra en las condiciones normales por lo que no cambia su química, ni se pudre o contamina, solamente se aprovecha. Se conserva pura y se utiliza solamente la cantidad que se requiere, la demás sigue su ciclo normal. Además son más económicas y sustentables”, explicó Álvarez Sánchez.

Una presa subterránea consiste en construir una barrera impermeable en el lecho permeable, frenando el viaje del agua que ha hecho por toda su historia; al bloquear ese paso del agua se arremansa, se almacena y, en consecuencia, al paso del tiempo se obtendrá un almacenamiento de agua muy considerable porque no solamente se almacena el agua en el sitio donde se hace la presa, sino que también se acumula aguas arriba, por lo que no sabe uno hasta dónde pueda llegar en almacenamiento, , según explicó el especialista.

La población en donde se instaló la presa, tiene ya una vida de asentamiento comprobada de más de 50 años, y a lo largo de toda su historia nunca había tenido agua, siempre la habían sacado precisamente del lugar donde nosotros hicimos la construcción.

“Pero ¿qué pasaba en las épocas de estío? La gente tenía que excavar e ir siguiendo el agua hacia abajo para obtener el líquido. Con esta obra ¿qué va a suceder? Como ya se tiene lo más importante en un sistema de distribución de agua que es la fuente, esta se va a distribuir, recolectar, almacenar, tratar y volver al arroyo, pero ya tratada”, detalló Miguel Álvarez.

“No hay que olvidar que seguimos abatiendo el nivel friático de manera drástica. En los pozos se extrae mucho más agua de la que se debiera, entonces los acuíferos no son sustentables porque nos los estamos acabando. En el caso de Querétaro está ocurriendo eso, por lo que debemos considerar todas las alternativas posibles para dar solución a esta problemática”, concluyó.

Deja un comentario

No Announcement posts