>

Cómo actuar ante desastres naturales

Publicado Por

SrLa respuesta de cualquier sociedad ante una catástrofe natural de grandes magnitudes representa un reto importante para las autoridades que por ley deben salvaguardar la seguridad, paz y estabilidad de los ciudadanos que las eligieron.

México, dada su ubicación geográfica y muy particulares características, es propenso a los embates de la naturaleza en sus diferentes formas. Desde huracanes que azotan las costas del Golfo de México y del océano Pacífico, las sequías que terminan por arruinar cultivos y presionar a una migración silenciosa de los afectados, hasta los movimientos telúricos que parecieran ser una constante en el centro y suroeste del país.

Aprendizaje

Basta recordar uno de los momentos más trágicos en la historia de nuestro país, el terremoto del 19 de septiembre de 1985, con una magnitud de 8.1 en la escala de Ritcher, y una duración de dos minutos, el cual tuvo mayor impacto en la Ciudad de México. Este desastre causó al menos 10 mil víctimas mortales en el Distrito Federal.

El punto a destacar con este ejemplo es la falta de respuesta inmediata que tuvo la administración del entonces presidente Miguel de la Madrid, quien demoró tres días en comprender la magnitud del desastre y de atender las necesidades de la población afectada. Es en esta inacción por parte del Estado que la sociedad civil tuvo a bien organizarse y reactivamente auxiliarse de manera voluntaria. De esta forma, varias ONG surgieron y sirvieron como ejemplo de reacción ante desastres naturales. Asimismo, el terremoto del 85 sirvió como un precedente para todos los niveles de gobierno y una mejor organización y velocidad de respuesta ante desastres naturales, sin embargo, la legitimidad y respeto hacia el gobierno de De la Madrid se vio afectada negativamente.

Ante esta situación, hoy podemos destacar ejemplos importantes de reacción eficiente, ágil y positiva de varios gobiernos locales ante el embate de desastres naturales.

Acción municipal

Auto inundadoDada su situación geográfica y características sociales, Ensenada, Baja California, es una ciudad donde se han presentado cambios importantes en la normatividad para una mejor respuesta de las autoridades ante desastres naturales de gran des proporciones. Así, durante el último cuarto de 2013 se iniciaron proyectos de protección civil para casos de emergencia en Ensenada.

Este tipo de actividades están destinadas a tener una mejor respuesta en caso de incendios, sismos, inundaciones, etcétera. Con estas medidas se espera reducir de forma importante los tiempos de reacción de las diferentes unidades de atención a eventos en la ciudad.

A raíz de la contingencia que se presentó en la Macro Plaza Comercial de Ensenada, con la explosión por acumulación de gas del restaurante Denny´s, el ayuntamiento llevó a cabo la adquisición de exposímetros de alta tecnología, con el fin de prevenir que se presenten este tipo de siniestros en el futuro. Así, el ayuntamiento de Ensenada también comenzó a proporcionar equipo y capacitación al personal de bomberos y protección civil del municipio, enfocándose en el rescate en espacios confinados, incendios domiciliarios y fuga de materiales peligrosos.

Muy a pesar de la capacitación que el mismo ayuntamiento brinde a los equipos de rápida respuesta en desastres naturales, el alcalde o funcionarios públicos con autoridad para la toma de decisiones en el caso de alguna tragedia, deberán mantener una serie de atributos que generen confianza en la ciudadanía respecto a cómo se está manejando la situación.

A planear

Las bases sobre las cuales la autoridad debe apoyarse al momento de reaccionar ante un desastre natural, a pesar de la preparación que se haya tenido a todos sus niveles, deberán tener las siguientes características:

• Canales de comunicación abiertos en ambos sentidos, donde fluya la información sin limitar de ninguna manera la interacción de la ciudadanía con los funcionarios responsables de enviar ayuda.

Esto hará más fácil a las autoridades ubicar los centros que requieren atención y priorizar sus esfuerzos.

• Hacer público el plan de reacción ante contingencias, de tal manera que la población tenga conocimiento de la estrategia que se va a seguir para minimizar las afectaciones, enviar apoyo y canalizar a los cuerpos de rescate.

• Evitar declaraciones apresuradas y definir a los voceros autorizados que harán llegar la información a la población; de esta manera se reducirá el riesgo de que los ciudadanos obedezcan a rumores o noticias falsas sobre las afectaciones del siniestro.

Y lo más importante, ser congruentes con la información de ayuda que se da a conocer. Con esto queremos decir que si hay un anuncio de envío de un número importante de toneladas de ayuda, es imprescindible que las autoridades den seguimiento a la logística de entrega, y que los medios de comunicación, junto con la ciudadanía, den fe del arribo de alimentos, medicinas y todo lo que necesite la población afectada. Este podría ser el elemento más fuerte en la estrategia de respuesta a contingencias ante un desastre natural, de una autoridad municipal.

Antes o después de cualquier evento natural con afectaciones negativas a la gente, deberá de haber una constante comunicación de parte de los funcionarios, ser mesurados con la difusión de las actividades preventivas, eficientes en la ejecución, y claros en el reporte de actividades en beneficio de la comunidad, posterior a la resolución de las afectaciones en la zona.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: