Hora de medir y monitorear el agua

Publicado Por

Llave de aguaEn los últimos 100 años, la utilización global del agua ha aumentado dos veces más rápido que el crecimiento de la población. Las condiciones de sequía de largo plazo serán definitorias para las vidas de muchas personas en todo el mundo. Mientras tanto, en un planeta cada vez más poblado e industrializado, el agua será un recurso más exiguo.

Algunos datos básicos ponen en perspectiva esta cruda realidad: la mayoría de los 3 mil millones de personas que se proyecta se agregarán a la población mundial a mediados de este siglo, nacerán en países que ya experimentan la escasez de agua. En 2025 se estima que dos tercios del globo se enfrentarán a la insuficiencia de este recurso.

Si bien debemos seguir mejorando el acceso al agua, es necesario que las sociedades también estudien la manera de administrar el líquido. Porque en casi todos los casos, actualmente los sistemas diseñados para el manejo del agua —alcantarillado, agricultura, industria— la desperdician.

En algunas áreas, incluso, hasta 50 por ciento del agua que fluye por un sistema se pierde debido a filtraciones y deficiencias en la infraestructura.

El problema es que durante demasiado tiempo no se ha hecho nada por medir y monitorear las formas de abasto de este líquido, dado que hasta hace poco, en la mayor parte del mundo, no había muchos motivos para tomar estos pasos básicos. El agua era un commodity, era barata, pero ahora los días de las fuentes de agua fácilmente disponibles están llegando a su fin.

Los niveles acuíferos ya están cayendo masivamente en países como China, Estados Unidos e India, debido a un sobrebombeo para usos industriales, agrícolas y residenciales.

Un resultado podría ser una merma en los cultivos alimenticios en algunos países, consecuencia que tendrá un impacto mayor que en el pasado debido a los fuertes vínculos que la globalización está forjando entre economías y comunidades.

TIEMPO DE ACTUAR

Contenedores de aguaSin embargo, basta tener una comprensión básica de cómo se está utilizando, gastando o contaminando el agua para revertir la ecuación y administrarla en formas mucho más inteligentes. Las empresas y los organismos gubernamentales de todo el mundo están comenzando a definir cómo será la era de la gestión del agua. En el centro de estos nuevos sistemas se encuentran los datos. Al medir y monitorear el agua, podemos analizar dónde se pierde y cómo se contamina, y crear modelos de la mejor forma de usarla y protegerla.

Las compañías de administración de residuos y de agua, por ejemplo, están empezando a usar el análisis, las tecnologías de mapeo y los medidores inteligentes en hogares y empresas para crear sistemas que predigan problemas antes de que se produzcan, en lugar de tratar de solucionarlos después de sucedidos. En el caso de IBM, por ejemplo, la compañía está trabajando con la ciudad de Shenyang, en el noreste de China, en el análisis de datos de los sistemas de alcantarillado y tuberías de agua para determinar dónde se están produciendo las pérdidas de agua y cómo puede mejorarse el acceso al líquido potable y limpio.

Otras comunidades están implementando sistemas sofisticados para el monitoreo de sus fuentes de agua limpia, conectando información sobre datos cambiantes del clima, niveles de contaminación e incluso reservas ictícolas.

Usando sensores inalámbricos y sistemas de medición avanzada, algunos están rastreando el agua a medida que fluye por cañerías de transmisión a los distribuidores que abastecen a empresas, hogares y productores rurales. Al proporcionar a cada uno de los actores que intervienen en el sistema de agua información en tiempo real sobre los flujos de ríos y presas, la calidad del líquido e incluso informes meteorológicos, se les brinda los conocimientos que necesitan para comenzar a usar este recurso con más eficiencia y aprender a priorizar su uso en distintos momentos.

La información, después de todo, es poder. El paso simple de usar medidores inteligentes en el hogar para dar una idea del consumo de agua puede tener un impacto real. Como el agua ha sido tan abundante para muchas sociedades, compañías y productores agrícolas, es poco lo que se ha hecho por comprender este recurso. Pero, este tipo de comportamiento rápidamente va a quedar en el pasado. En momentos en los que la demanda de agua aumenta, el mundo debe ser más consciente de un recurso que se vuelve cada vez más preciado.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: