…Y después de la Revolución

Diaz MaderoCuando finalmente fue vencido Porfirio Díaz, el gobierno maderista vivió una situación muy difícil en finanzas públicas.

Los dos últimos años de gobierno del dictador ya dejaban entrever problemas a futuro para las arcas públicas, los cuales se agravaron por el aumento en el gasto militar. El desequilibrio presupuestal, así como la desintegración de la estructura de recaudación y un mercado monetario insolvente, no se hicieron esperar.

El déficit presupuestario en el país pasó de 10 millones de pesos, entre 1910 y 1911, a 27 millones en 1912.

Para enfrentar el bache financiero y combatir las insurrecciones, el gobierno de Madero logró la autorización de partidas especiales, para lo cual aumentó impuestos a textiles, alcohol y producción de petróleo, además de pedir un préstamo del sector privado. ¿Le suena familiar?

Fuente: Leonor Ludlow, «La quiebra financiera y la debacle monetaria (1908-1916)», en México en tres momentos, 1810-1910-2010.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: