Elecciones presidenciales, un problema integral

Publicado Por

El autor es Decano Asociado de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del ITESM. Twitter:@ArturoSanchezG; Facebook: Arturo Sánchez Gutiérrez (Figura Pública)

El análisis electoral en 2018 debe incluir el conjunto de las elecciones que tendrán lugar el próximo 1o de julio. Por su importancia, se entiende que la atención esté puesta en los tres precandidatos a la Presidencia de la República y que los comicios locales queden relegados a un segundo término. Creo que eso es un error. En las próximas semanas, las elecciones locales empezarán a tomar relevancia, en particular las nueve entidades en las que se elegirá a un nuevo gobernador (o jefe de gobierno). Lo anterior resulta relevante, porque gobernar a un país en democracia implica hoy revalorar las decisiones y políticas que se toman a nivel local que no necesariamente coinciden con los propósitos y estrategias de la Presidencia de la República. Asimismo, cada vez parece más obvio que quien gane la Presidencia no contará con la mayoría del Congreso de la Unión y que cualquier promesa de campaña enfrentará el reto de obtener los votos suficientes en las cámaras para implementarlas.

Por otro lado, no es lo mismo gobernar el país con el favor de la mayoría de los 32 gobernadores, que enfrentar a un bloque de estados que condicionarían el apoyo a políticas federales relevantes (combate a la pobreza o a la delincuencia organizada), a otras decisiones que tienen que ver con la negociación de los presupuestos en los estados y otras estrategias. Lo mismo podría ocurrir con la correlación de fuerzas al interior de las entidades federativas. Se renovarán congresos locales y presidencias municipales. Una vez más, el equilibrio político en las entidades federativas (cualquiera que éste sea), será renovado y afectado por la competencia electoral del primer semestre de este año. En suma, es una realidad que el mapa político del país cambiará, en especial si lo miramos desde cada municipio y cada entidad federativa.

Ha llegado la hora de mirar a la elección como un problema integral para todo el país, con efectos específicos en cada comunidad. El tema fundamental será la negociación del presupuesto de 2019. En diciembre de este año, cuando el nuevo Presidente tome posesión (independientemente del partido o coalición de la que provenga), y una nueva Cámara de Diputados debata el presupuesto nacional, los nuevos gobernadores y presidentes municipales empezarán a valorar el alcance de sus promesas de campaña. Será una época en la que la negociación y habilidad política serán necesarias para garantizar nuevos esquemas de gobernabilidad durante la siguiente administración.

Desde el punto de vista electoral, organizar las elecciones federales y 30 elecciones locales es, fundamentalmente, un problema técnico. Sin duda se presentarán muchos dilemas políticos que el Instituto Nacional Electoral (INE) y los 30 organismos públicos locales electorales (OPLE) sabrán resolver. Nadie duda que las casillas se instalarán, habrá boletas y los votos se contarán de forma correcta por funcionarios bien capacitados por el INE. El problema radica en mantener el orden y la civilidad en las diferentes campañas electorales locales y federales. Ninguna expresión de violencia, ni siquiera verbal, coadyuva a construir el mejor ambiente para la transformación que vivirá el país durante este año. Es lamentable que en fechas recientes se haya presentado un número importante de asesinatos de personalidades vinculadas con la política y los procesos electorales. Y, por si fuera poco, se insiste en descalificar a las autoridades electorales por no contener acciones que están muy fuera de su competencia.

La conclusión es evidente: faltan casi dos meses para el inicio formal de las campañas, las autoridades electorales están concentradas en organizar la elección más compleja que haya tenido el país, se antoja que los actores políticos que compiten por el poder, en los tres órdenes de gobierno, colaboren para fortalecer el ambiente que se requiere para que quienes resulten ganadores estén en condiciones de generar las mejores políticas públicas que resuelvan los problemas de nuestro país.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: