La política ¡no duerme!

Estamos en la recta final de un sexenio y, en pocas semanas, Enrique Peña Nieto tomará posesión como Presidente de México. Apenas han pasado tres meses desde el 1o de julio, cuando se realizaron los comicios, y la política electoral no ha descansado ni un día. No sólo esperamos largas semanas para que el Instituto Federal Electoral (IFE) concluyera con las actividades electorales. También fue muy larga la espera para que el 31 de agosto, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) cerrara el proceso y otorgara la constancia de mayoría al ganador.

Lo peculiar de nuestra política es que, sin que los expedientes hayan sido completamente archivados, ya se iniciaron procesos nuevos que afectarán la vida electoral y mantendrán abierto el debate. Éstos son los temas en disputa:

1. La fiscalización de los gastos de campaña de los partidos y candidatos por el IFE. Este 8 de octubre los partidos entregarán al IFE sus informes de gastos y se terminará la revisión de documentos. Será entonces cuando sabremos si algún candidato rebasó el tope de gastos de campaña o si existió financiamiento ilegal.

2. La resolución de las quejas tipo Monex, Soriana, etcétera. También el IFE tendrá que terminar sus investigaciones para establecer si en las campañas participaron empresas vinculadas a un partido para financiar ilegalmente a un candidato.

3. El debate sobre las encuestas. A estas fechas se han realizado múltiples reuniones sobre el papel que desempeñaron las encuestas en la última elección. Por lo pronto existe una iniciativa de reforma legal en la Cámara de Diputados que busca prohibir la difusión de cualquier encuesta durante todo el proceso electoral.

4. Sobre la propaganda gubernamental y los medios. También en el Congreso de la Unión se ha iniciado un debate sobre la regulación de los medios de comunicación para evitar que interfieran en la equidad de las elecciones.

5. Los efectos de la reforma política. En agosto pasado, el Presidente de la República promulgó la reforma constitucional que incorpora figuras como: candidaturas ciudadanas, consulta pública, iniciativa popular, iniciativa preferencial, entre otras. La tarea ahora para los nuevos legisladores será aterrizar esas reformas en la ley, y determinar los mecanismos específicos a través de los cuales se operarán dichos cambios en las elecciones venideras.

6. Nuevos partidos políticos. Durante enero de 2013, el IFE recibirá la notificación de aquellas organizaciones que buscarán constituirse como partidos políticos nacionales para participar en las elecciones de 2015. Se iniciará un largo proceso para verificar si dichas organizaciones cumplen los requisitos. Desde ahora, Andrés Manuel López Obrador se formó en la fila para hacer dicha solicitud.

Lo cierto es que en materia electoral, la política no descansa. En este caso, los actores políticos enfrentan un dilema al realizar reformas para perfeccionar las leyes. A pesar de la calidad que tuvo la organización de la elección de este año, lo cierto es que nuestra democracia requiere de instrumentos que fortalezcan la credibilidad de todos en los resultados, principalmente en aquellos que fueron derrotados.

El dilema consiste en decidir si lo conveniente es realizar reformas que otorguen certeza, pero que limiten o restrinjan libertades; o por el contrario, ampliar la competencia electoral a un modelo más abierto y dejar, sin temor alguno, que sean los electores los que decidan, con toda la información y debate que sea posible.

En el primer caso, se proponen iniciativas como la de prohibir las encuestas, bajo el argumento de la equidad; en el segundo caso, prevalece la libertad de todo tipo de campañas e información y es el elector el que tiene, con su criterio propio, la última palabra. Resolver este dilema es tarea de nuestros nuevos legisladores.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: