Contrataciones abiertas para municipios más prósperos

Los contratos públicos transforman los recursos del gobierno en bienes y servicios que le permiten cumplir sus funciones. Sin embargo, también son las actividades de gobierno que presentan más riesgo de corrupción. En el mundo, según la Convención Antisoborno de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), 57 por ciento de los casos de corrupción están relacionados con contratos públicos. Esta situación genera costos que impiden garantizar los derechos de la población a la salud, a la educación, por mencionar sólo dos y, por ende, amplía la brecha entre autoridades y ciudadanos. Además, la corrupción impide que los recursos públicos se ejerzan eficientemente y demerita la calidad de los bienes y servicios que la población necesita.

Los ayuntamientos son responsables de proveer agua potable, drenaje, alumbrado público, recolección de residuos, mercados, calles y parques, entre otros. La mayoría de estos servicios son provistos mediante contrataciones. Este nivel de gobierno no escapa de los riesgos de las contrataciones públicas que anoté arriba. Este problema se agrava porque, según el Índice de Información Presupuestal Municipal 2016 del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), de los municipios analizados, aproximadamente sólo 15 por ciento publica y desglosa el pago para contratos de asociaciones público-privadas. Además, los municipios están gastando cada vez más, pero la satisfacción con los servicios que proveen es baja: 4.1 de 10 puntos posibles.

Para cerrar espacios a la corrupción y mejorar la calidad de los servicios que proveen los municipios, es necesario proporcionar información que permita consolidar la vigilancia de los contratos de los gobiernos municipales a través de contrataciones abiertas. Esto significa que servidores públicos, empresarios y población accedan a y usen la información estandarizada, completa y oportuna sobre todas las etapas de los procesos de contratación, desde la planeación hasta la ejecución.

Con el fin de acompañar a las autoridades de todos los niveles y cada uno de los poderes, en marzo pasado, el Grupo Impulsor de la Alianza para las Contrataciones Abiertas en México presentó, con el apoyo del Banco Mundial, el Estándar de Datos de Contrataciones Abiertas en México (EDCA-MX). Transparencia Mexicana, Presidencia de la República, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la Secretaría de la Función Pública (SFP) y el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai), colaboraron para adaptar y ampliar el modelo propuesto por la Open Contracting Partnership (OCP).

El EDCA-MX ahora está disponible para cualquier institución pública del país, sin importar el poder o nivel de gobierno. Esto significa que todos los municipios pueden adoptarlo, sólo tienen que acercarse al Grupo Impulsor para recibir asesoría y seguimiento. Si los municipios adoptan el EDCA-MX, además de sumarse a la última innovación en la materia, demuestran su compromiso al reducir espacios a la corrupción, ofrecer condiciones equitativas a sus proveedores, mejorar los beneficios de los bienes y servicios contratados y, sobre todo, mantener e incrementar la confianza que les dieron sus electores y los habitantes de su municipio. En http://contratacionesabiertas.inai.org.mx/ se puede ver un ejemplo de la implementación del EDCA-MX.

Hoy los alcaldes de México pueden impulsar su adopción y la población puede cuidar que su implementación se mantenga pese a los cambios de autoridades. El potencial de EDCA-MX va más allá de las contrataciones, permitiría a los municipios mejorar su administración para ser más prósperos económicamente y facilitar que la población reciba los resultados que espera al poner en marcha una política pública que involucra contrataciones públicas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: