En busca de recursos para los municipios.

La mayoría de los alcaldes nuevos —salvo que se trate de un político experimentado en el manejo del presupuesto— carece de práctica en la gestión de fondos, por lo que debe pasar por la misma curva de aprendizaje que sus predecesores: conocer el manejo de la hacienda local, buscar la forma de sanear las finanzas municipales y, en los casos necesarios, indagar sobre diversas opciones de financiamiento, entre otros aspectos.

A esto se suma la poca profesionalización del personal responsable, lo que dificulta la elaboración técnica de los proyectos. Tan solo en 2010, el Instituto para el Desarrollo Técnico de las Haciendas Públicas (Indetec) reportó la existencia de sólo 100 tesoreros calificados en las haciendas locales; en tanto que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señaló en el mismo año que 89 por ciento de los tesoreros municipales no tenían experiencia en finanzas locales al asumir su cargo.

Al entrar en funciones, muchos alcaldes desconocen las fuentes de financiamiento de que disponen, no saben qué puertas tocar, cómo solicitar recursos, por lo que el gasto público se planea principalmente con las aportaciones federales —normalmente 66 por ciento de los ingresos municipales provienen de éstas—, y con ello se atienden los compromisos heredados de administraciones pasadas, al tiempo que se promueven los proyectos propios.

BAJO APROVECHAMIENTO DE APOYOS .
De esta situación surgen varios problemas: proyectos mal estructurados, subejercicios derivados del incumplimiento de los procesos establecidos por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para la aplicación de los presupuestos, gestiones realizadas ante instancias equivocadas, mala planeación del gasto público, bajo aprovechamiento del crédito y los recursos municipales, entre otros. El principal problema es que este ciclo se repite cada administración, independientemente del partido que gane la elección.

El índice de desempeño financiero de los municipios (IDFEF) que elabora Aregional, ayuda a comparar los estados en términos de su habilidad para administrar sus ingresos, gastos y créditos. Esto incluye el desempeño municipal. En la gráfica puede verse el último índice realizado, correspondiente al periodo 2008-2010.

La mayoría de los ingresos estatales y locales provienen del Ramo 33 —aportaciones federales etiquetadas que representan 34.2 por ciento de los ingresos locales— y del Ramo 28 —participaciones federales no etiquetadas que constituyen 32.4 por ciento—, por lo que se vuelve indispensable para los alcaldes obtener financiamiento adicional directo.

DIVERSIDAD DE OPCIONES.

Actualmente existen fondos y programas con los que los gobiernos locales pueden complementar sus finanzas, aunque la facilidad de conseguirlos depende de la proactividad de los alcaldes y de su equipo para “bajar” esos recursos de la Federación. Algunos de los esquemas para municipios son:

Fondos mixtos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt):

son apoyos para investigaciones científicas y desarrollo tecnológico, con aportaciones conjuntas de los gobiernos municipales y del Federal. Para obtenerlos es necesario celebrar un convenio de colaboración, bajo alguno de los siguientes criterios:

• Constituir un Consejo Consultivo Municipal u organismo homólogo encargado de fomentar las actividades científicas y tecnológicas en la localidad.

Índice de desempeño financiero_o13

• Colaborar con el Conacyt en la conformación y operación del Sistema Integrado de Información sobre Investigación Científica y Tecnológica y las reglas de operación del fondo.

• Programa de Mejora Regulatoria: orientado a fomentar la desregulación en las entidades federativas y municipios que lo soliciten. Este instrumento cuenta con alrededor de 16 modalidades de apoyo que van de 3 a 10 millones de pesos (mdp). Algunos de los requerimientos son los siguientes:

a) Instalar ventanillas únicas para la realización de trámites y un sistema para apertura rápida de empresas

b) Organizar un programa de desregulación administrativa y de registro de trámites y servicios

c) Establecer una unidad de mejora regulatoria

d) Introducir un sistema para la elaboración de Manifestaciones de Impacto Regulatorio (MIR)

Programas del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem): entre los diversos esquemas que ofrece, los de Competitividad y Reactivación Económica fomentan el desarrollo de la cultura empresarial mediante el fomento de las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes). Para participar en los programas, el municipio tiene que cumplir, entre otros, con los siguientes requisitos:

• Celebrar un convenio con el Inadem • Presentar proyectos integrales que eleven la competitividad de las Mipymes en los sectores estratégicos regionales • Elaborar planes que fomenten el empleo y proyectos integrales de infraestructura

La obtención de estos recursos exige el cumplimiento de ciertos requisitos técnicos que normalmente no tienen los munícipes al tomar posesión del cargo. Para cuando estos gobiernos han perfeccionado su estrategia para buscar, “bajar” y ejercerlos, su periodo en el cargo casi ha terminado y deben preparar los cambios para la administración que llegue.

Por desgracia estos preparativos no transmiten la experiencia de una administración a otra, de modo que el proceso de aprendizaje se repite una y otra vez. Los procesos de transición de los ayuntamientos son momentos propicios para que los alcaldes electos toquen puertas que les permita gestionar recursos por adelantado para aprovecharlos desde el primer día de gestión.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: