Municipios informados, mejor atención a ola migratoria

Es necesario entender que otros municipios y actores sociales pueden colaborar con los municipios fronterizos. […] la información pública es crucial para despertar estas redes de colaboración: permite un lenguaje común y la cocreación.

► Por Joel Salas Suárez*

Los migrantes que llegan a México desde octubre pasado también repercuten a nivel local. El cumplimiento de las obligaciones del Estado mexicano incluye a los municipios, especialmente aquellos ubicados en las fronteras norte y sur, donde la presencia de migrantes es más notable.

Controlar el fenómeno migratorio significa garantizar sus derechos en tanto transitan o permanecen en la jurisdicción del municipio, estado o país. Estas obligaciones pueden complicarse por el acuerdo que México y Estados Unidos formalizaron en junio pasado y que puso tregua a la amenaza de una guerra comercial. Los municipios ayudaron (aún lo hacen) a cumplir por lo menos un par de compromisos adquiridos: albergar a quienes estén esperado asilo de Estados Unidos.

¿Qué deben hacer los municipios? Eso depende de si son lugares de tránsito, hospedaje o residencia. ¿Qué pueden hacer los gobiernos locales ante este fenómeno? Eso depende de las voluntades políticas y la disponibilidad de recursos humanos y económicos. Por ejemplo, cuando las primeras caravanas ingresaron al territorio mexicano, el Gobierno de la Ciudad de México envió acompañamiento humanitario durante su tránsito hacia la capital. Pero la situación es diferente en municipios fronterizos. En junio de 2019, autoridades de Tijuana advirtieron que los albergues disponibles colapsan dada la cantidad de migrantes y cinco gobiernos de estados del norte pidieron al Gobierno Federal un presupuesto extraordinario para atender a las personas que llegan por centenares cada día. Por su parte, 23 municipios de la frontera sur vieron afectada su vida cotidiana por la presencia de miles de elementos de la Guardia Nacional que trabajarán en la contención del flujo migratorio.

La información pública es crucial para que los alcaldes de estos municipios sepan sus obligaciones y rindan cuentas a sus habitantes y la población mexicana en general sobre la dimensión del reto que enfrentan, la presencia de otros problemas como enfermedades, trata de personas o inseguridad, las necesidades de recursos humanos y financieros, así como sobre la coordinación con los gobiernos Federal y estatales. La información también es el antídoto para prevenir la discriminación o la xenofobia. Si los mexicanos entienden las causas por las que estas personas deciden abandonar sus raíces y arriesgar la vida para buscar un destino mejor, podrían ser solidarios y colaborar con sus autoridades para darles un trato digno y proteger su integridad.

Además, la información pública sirve para demostrar la contribución al control del flujo migratorio. Los resultados pueden medirse en términos de la reducción de migrantes que buscan acceso a Estados Unidos, pero también en términos de los que son cuidados, protegidos y hasta integrados a la vida cotidiana de los municipios porque se les dio la oportunidad de aportar a ella brindándoles techo, servicios de salud, educación y empleo. Por último, es necesario entender que otros municipios y actores sociales pueden colaborar con los municipios fronterizos. De nueva cuenta, la información pública es crucial para despertar estas redes de colaboración: permite un lenguaje común y la cocreación.

Mientras no haya soluciones en las naciones de origen, México seguirá siendo un país de tránsito o receptor de migrantes. Las autoridades municipales pueden encontrar en el derecho de acceso a la información a un aliado para conseguir apoyos, rendir cuentas y ser partícipes de la solución de este momento histórico.

*El autor es Comisionado del Inai y Coordinador de la Comisión de Políticas de Acceso, Gobierno Abierto y Transparencia. Twitter: @joelsas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: