“Apagón analógico” en riesgo.

Publicado Por

Apagón AnalógicoEl proceso del “apagón analógico” empezó en el estado de Baja California desde hace por lo menos tres años, lo que significa que la transición a la televisión digital ocurrirá en esa zona del país sin mayor problema.

Sin embargo, los analistas del sector de telecomunicaciones temen que la conversión fracase en el resto de las entidades federativas por la falta de recursos financieros, así como de un andamiaje jurídico para que la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) obligue a sus regulados a que cumplan con lo dispuesto.

Javier Contreras, coordinador de Ingeniería de Síntesis, del canal de la Frontera TV Tijuana, refiere que Estados Unidos fue el primero en apretar el botón para el proceso de cambio tecnológico digital en 2009, cuando todas las emisoras de televisión de ese país dejaron de utilizar la señal analógica para dar paso a la transmisión digital.

Por consecuencia, el hecho de que Tijuana, Baja California, haya sido elegida como la primera ciudad en México donde se realizará el “apagón” analógico —el próximo 16 de abril de 2013—no tendrá mayor dificultad pues la conversión a la televisión digital ya está en marcha.

“Aquí en Tijuana ya podemos ver 25 canales digitales de televisión de Estados Unidos. Antes de 2009 sólo teníamos acceso a ocho canales. Con la cobertura digital podemos ver canales de San Diego y de los Ángeles, California”, comenta el directivo de Síntesis.

Javier Contreras agrega que, si bien Síntesis de Tijuana habrá invertido en la transformación tecnológica alrededor de 400 mil dólares —por la compra de equipo nuevo y capacitación de personal—, dicha suma de dinero podría ver su retorno en cinco años, ya que “la fuerza del mercado nos ha movido a todas las televisoras”. En este sentido, opina que el futuro de la televisión es la alta definición.

Considera que, si bien es difícil determinar una inversión promedio, las empresas instaladas en el sur del país podrían requerir desde 650 mil y hasta 1 millón de dólares (mdd).

“INTERFERENCIAS”

Por lo pronto, la Cofetel hace votos para que el apagón analógico no fracase —está previsto que concluya el 31 de diciembre de 2015—, ya que la nueva tecnología, además de garantizar una mejor calidad de imagen, facilitará otros servicios, como educación a distancia, telefonía e Internet, lo que sin duda constituye un beneficio social.

Jes´s Meza Lueza y Purificación CarpinteyroSin embargo, fuentes cercanas al proceso de transición a la Televisión Digital Terrestre (TDT) comentaron que existen muchos claroscuros y deficiencias en el programa, de modo que probablemente no se cumpla con el plan trazado en las regiones del país ni en los plazos marcados.

Los analistas señalan la amenaza de más impugnaciones legales y el descontento por la falta de recursos, pues el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de 2013 no prevé un solo peso de los 2,400 millones de pesos (mdp) que la Cofetel necesita para realizar la segunda fase del “apagón analógico”, también en la zona norte del país.

Jesús Meza Lueza, director de la Licenciatura en Comunicación y Medios Digitales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), reconoce que los recursos públicos son determinantes para que triunfe o fracase la digitalización de la televisión, así como la falta de una campaña nacional de información a la gente.

Refiere que el desconocimiento podría ser el peor enemigo, ya que si “la población llegara a rechazar la instalación de los codificadores y/o antenas digitales para la recepción de la señal digital, el programa no avanzaría”. El académico recuerda que son 80 millones de casas en las que hay que cambiar el televisor o instalar el decodificador.

Por lo anterior, los especialistas consultados destacan la importancia de que las autoridades centrales, pero también las locales participen en una campaña de difusión.

POLÍTICA DE CONTENIDOS, AUSENTE

Aleida Calleja, presidenta de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), critica que “el gobierno no haya sido capaz de establecer una política integral para dicha transición”. En su opinión “todo pareciera indicar que el objetivo es ver una televisión de mejor calidad, de alta definición, pero sin establecer ninguna otra política en términos de contenidos, de pluralismo y de diversidad. Es decir, que si el apagón analógico y la televisión digital solamente servirán para ver al Chavo del Ocho en alta definición, pues francamente la política se queda muy pobre”.

Estima que “el proceso del apagón analógico suena bien en términos de que los mexicanos podamos tener una televisión digital que genere más servicios”, sin embargo cuestiona: “¿Quién y cómo va a ejecutar ese proceso de transición para que no sean los mismos jugadores los que tengan los canales de televisión y las señalas que de ellas se derivan en la televisión digital?”.

Calleja recuerda que México se encuentra entre las 15 economías más grandes del mundo, sin embargo sólo 15 por ciento de los hogares posee un dispositivo para ver televisión digital y menos de un tercio tiene una computadora, por lo que la mayoría de la población posee televisión y radio analógicos.

En su opinión, resulta paradójico que se haga un plan piloto en Tijuana para el apagón de la televisión analógica, sin que se tenga clara cuál es la política de transición a la TDT, ya que en México todavía se venden aparatos de televisión analógicos pero ninguna autoridad se preocupa por evitarlo.

SUSPENDER APARATOS VIEJOS

Purificación Carpinteyro, diputada federal por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), considera que dichas críticas son válidas, máxime cuando el decreto del Ejecutivo Federal —del 2 de septiembre de 2010— establece que la Secretaría de Economía debía impedir que continuara la importación de televisiones analógicas. En este sentido, dice: “México vino a ser el basurero de todos aquellos aparatos que ninguna nación demanda”.

Lamenta que las grandes cadenas comerciales ofrezcan, a precios de ganga, dichos productos. “Tan sólo en 2011 se vendieron 2.9 millones de televisiones, de los cuales aproximadamente 52 por ciento tenían tecnología análoga.”

La legisladora perredista hizo votos para que ningún mexicano se quede fuera del uso de la tecnología que permite que el audio y el video pasen por un canal de televisión comprimido y que a su vez deja espacio para seis servicios adicionales, lo que sin duda constituye un beneficio social.

CALENDARIO ESCALONADO

Según la Cofetel, única responsable del proceso de la transición a la TDT, el programa se hará de manera escalonada y por ciudades. La primera será Tijuana, y después le seguirán Mexicali, Ciudad Juárez, Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros y Monterrey el 26 de noviembre de 2013. Para la Ciudad de México, Guadalajara y el centro del país, se fijó el 26 de noviembre de 2014 y el resto de la república deberá concluir el 31 de diciembre de 2015.

Tijuana tiene más televisiones digitales que cualquier otra ciudad del país, sin embargo necesitó recursos por 360 millones de pesos (mdp), obtenidos del Fondo de Cobertura Social en Telecomunicaciones (Foncos) —que aglutina recursos federales—, para que la empresa Teletec de México instalara los codificadores digitales en aquellos hogares de escasos recursos que no tienen cable y ninguna otra opción de ver televisión más que la abierta.

Sin embargo, los expertos consultados lamentan que el PEF 2013 no haya previsto una partida especial para este programa, lo que pondrá en aprietos financieros a las entidades federativas y a las ciudades en las que deberá continuar la transición tecnológica.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: