Baja California, a un puerto de ser gigante

Publicado Por

José OsunaMexicali, BC.- “Hoy no la estamos pasando bien. Hay cierto nivel de desempleo que, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, llega a 7.4 por ciento, lo que contrasta con los índices de entidades muy pobres como Chiapas, el que anda en 2 por ciento. Esto quiere decir que hay una corriente migratoria muy fuerte a nuestro estado, y que no hemos podido soportar la generación de empleos a ese ritmo.”

La reflexión es de José Guadalupe Osuna Millán, gobernador de Baja California, quien, en entrevista con Alcaldes de México, cita los dos factores más importantes que obstaculizan el cumplimiento de la agenda estatal. El primero es la inseguridad, que “ha ocupado buena parte de nuestro tiempo, porque es enorme”. El segundo es la presencia de la influenza AH1N1, la que, conjugada con la crisis económica mundial, además de la parálisis momentánea de algunas actividades regionales, como el turismo, detuvo varios proyectos de desarrollo macroeconómico. Entre éstos destaca la licitación y construcción del puerto de altura más grande del litoral mexicano, en Punta Colonet, a 60 kilómetros al sur de Ensenada, que representa la puerta principal de entrada a las mercancías de los Gigantes asiáticos, como China, Corea, Japón y Taiwán.

Pero eso no impide que Osuna Millán se muestre orgulloso del trabajo realizado en la entidad por los gobiernos del Partido Acción Nacional, que han mantenido el poder durante los últimos 20 años en el estado fronterizo, colocándolo en el tercer lugar nacional en desarrollo humano y competitividad, tan sólo después del Distrito Federal y Nuevo León.

Enclavada en el norte lejano de México, con 57 años de vida como entidad federativa, Baja California tiene probabilidades de ser el estado más estratégico del país. El detonante para llegar a esa posición lo constituye la construcción del puerto de altura Punta Colonet, proyectado para mover hasta 6 millones de contenedores al año. Empezaría con 1 millón de contenedores anuales, lo que implicaría una inversión de entre 3 mil y 5 mil millones de dólares.

Lo anterior es un hecho para el gobernador, quien en tono amable menciona que todo el sistema portuario de México mueve menos de 3 millones de contenedores al año, además de que la proyectada terminal marítima competirá con Long Beach, que ya está saturada, y con el Canal de Panamá, que les implica una travesía de seis días más a los Tigres asiáticos.

El proyecto es más que esperanzador porque, según palabras del Ejecutivo estatal, implicaría para el estado la generación de 80 mil empleos directos en la construcción del puerto y la red ferroviaria, así como una mayor inversión nacional y extranjera que estaría dedicada a la creación de la infraestructura para el suministro de agua potable, energía eléctrica, drenaje y carreteras.

Salir del Bache

Estado líderPara superar el tropiezo provocado por la crisis económica mundial, “ya estamos haciendo nuevas inversiones tanto de capital nacional como extranjero. Uno de los pivotes económicos del estado ha sido la industria manufacturera, que es la que genera más empleo y se distingue como exportadora, principalmente hacia Estados Unidos”, comenta Osuna Millán.

Refiere que “estamos diversificando nuestra canasta de inversiones en la industria para exportación. Le estamos apostando al sector primario, dándole valor agregado. Por ejemplo, tenemos la producción de trigo del Valle de Mexicali, y exportamos a Italia casi la totalidad de las 400 mil toneladas que cosechamos. Asimismo, a través de la empresa La Moderna se está transformando el trigo en pastas para exportarlas a Estados Unidos.

“Otros sectores donde estamos empujando fuerte son el comercio y el turismo. Esto abre una gran oportunidad de negocios para el capital local y foráneo. Ya tenemos una Ley de Competitividad del Estado, donde se ofrecen estímulos fiscales y asistencia técnica a los inversionistas, además de que hemos estructurado proyectos público-privados para la construcción de infraestructura mediante licitaciones, como hospitales, penitenciarías, acueductos, etcétera.”

Las empresas establecidas en Baja California son originarias principalmente de Estados Unidos, y luego están las asiáticas: Japón, Corea y Taiwán; además, ya se concretaron un par de contratos con China para una armadora de camiones, explica Osuna Millán.

Dadas las características de operación de las empresas chinas, el gobernador comenta que en ese caso “entraremos con cuidado para que generen empleos bien remunerados y dejen divisas en el estado y en el país”.

En cuanto al tema de la inseguridad, Osuna explica que la percepción que se tiene de este problema se ha convertido en una dificultad tal vez mayor a la del propio flagelo, y niega que ciudades como Tijuana o el Distrito Federal, e inclusive México como país, sean los más violentos de América Latina. Cita el caso de Brasil, donde los homicidios son 2.5 veces más, en porcentaje, que los cometidos en nuestro país. Ciudades como Detroit, en Estados Unidos, registran mayor violencia que las urbes mexicanas, dice el mandatario estatal.

“Sin embargo, a Detroit se le ve como la capital industrial de la Unión Americana. Pero en eso los medios de comunicación han jugado un papel preponderante. En México los diarios destacan los hechos violentos con despliegues fotográficos, con la pretensión de vender más, mientras que otros países hacen lo contrario.”

En política nadie es eterno

Pero no sólo de economía vive un estado; la política tiene su lugar y es fundamental para sacar adelante los proyectos de gobierno. Y aquí surge la pregunta sobre un tema que puso en la palestra legislativa el presidente Felipe Calderón.

¿Comparte la postura del Presidente de la República en cuanto a la reelección de los legisladores y presidentes municipales?

PuertoCreo en la conveniencia de la reelección en los congresos estatales y la Cámara de Diputados. Ello obligaría a los legisladores a estar más en contacto con sus electores y atender más sus intereses; es algo muy sano que va a ayudar a la democracia mexicana y que formará legisladores de carrera.

En el caso de las presidencias municipales, habría que poner algunos candados, ya que hay ciertos bemoles. Hay que preguntarse si durante su periodo de gobierno los alcaldes podrían sustraerse del uso de su tiempo y de recursos públicos para su propia precampaña. Habría que establecer una legislación secundaria en la que se estipulen muy claramente las reglas del juego. Estos temas deben discutirse ampliamente, antes de dar el siguiente paso en la democracia mexicana.

¿La reelección tendría que ampliarse a gobernadores y Presidente de la República?

No lo creo. Pienso que no estamos preparados. Hay que dar un salto cualitativo, importante, en la escala de legisladores y de alcaldes, y dejar eso para después. Depende de cómo nos vaya en la práctica de esa reforma para, en un segundo periodo de análisis, saber si es que vale la pena la reelección y por cuántos periodos, como ocurre en otras democracias.

En el país apenas estamos aprendiendo a convivir entre partidos gobernantes y partidos opositores. Estamos aprendiendo a perfeccionar en un proceso inacabado en el que los actores políticos y la sociedad tienen que estar en constante reflexión.

¿En materia presupuestaria, funciona el federalismo en México?

Es un tema muy delicado, que en otras democracias genera graves conflictos. Por ejemplo, en España, la lucha en el norte de ese país es precisamente por los tributos. Allá son las provincias las que recogen el tributo y envían a la Corona y al gobierno central un porcentaje determinado para el pago de la defensa, para el mantenimiento de la monarquía, etcétera.

Aquí funciona distinto. Recauda el gobierno central y distribuye de acuerdo con una Ley de Coordinación Fiscal, basada en fórmulas que a veces no son las más equitativas, porque no responden y no establecen diferencias regionales.

¿Cuál ha sido el “secreto” para que Acción Nacional permanezca en el gobierno de Baja California?

Los acuerdos, con base en resultados, del gobierno con los partidos de oposición. Esa ha sido la fórmula para que el PAN gobierne la entidad por cuarta ocasión consecutiva.

¿El PAN seguirá al frente del estado?

TransportadoraEl Partido Revolucionario Institucional gobernó 70 años el país y nosotros no queremos emularlo, ni conservarnos eternamente en el poder. Hay gobiernos panistas que no han salido tan buenos y la gente los castiga quitándoles su voto. Aquí nadie la tiene ganada, nadie tiene el futuro asegurado, son los riesgos de la democracia.

¿Cuál es su máxima en política?

La política es servir a los demás con calidad, eficiencia y calidez, tanto a los que votaron por uno como a los que no lo hicieron.

Con esta frase el gobernador concluye la entrevista y retoma su intenso ritmo habitual de trabajo. En su actitud se adivina el equilibrio preciso entre un trato afable y la exigencia sin cuartel que demanda la responsabilidad de gobernar un estado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: